Alimentos
| por Carmen Otegui

Productos lácteos: los 8 derivados de la leche que debes conocer

Los diferentes alimentos derivados de la leche tienen sus propias características.
Productos lácteos

La leche es un alimento que está ligado a la historia humana. Una vez el seu humano fue capaz de domesticar ganado, fue posible disponer de leche de animales como las vacas, las cabras o las ovejas.

Son diferentes los productos lácteos derivados de la leche que se han ido elaborando a lo largo de la historia. La mayoría son ya conocidos en todo el mundo, en este artículos se explican sus principales características.

¿Qué son los productos lácteos?

Los productos lácteos son alimentos derivados de la leche. Para elaborarlos se somete la leche a ciertas condiciones que hacen que este alimento se transforme en otro de diferente, pues sus características nutricionales y organolépticas son distintas.

Estos procesos de elaboración pueden ser llevados a cabo por la fermentación microorganismos como bacterias u hongos, pero también existen otros procedimientos.

Por otro lado, la leche utilizada puede ser potencialmente originaria de cualquier mamífero. Lo más habitual es que la leche procede de vacas, cabras y ovejas, pero existen poblaciones en el mundo que consumen leche de otros animales como llamas o camellos.

Los 8 principales productos lácteos (derivados de la leche)

La leche contiene una gran proporción de grasas y proteínas. Por esta razón, todos los productos lácteos derivados de la leche tienen una composición similar, pero hay diferencias.

Por ejemplo, los productos fermentados contienen menos lactosa que la leche, pues este azúcar ha sido consumido por algún microorganismo. A continuación se muestran los principales alimentos que existen dentro de la categoría de productos lácteos.

1. Yogurt

El yogurt es uno de los productos lácteos más populares. Se elabora a partir de la leche, la cual es fermentada por la acción de unas bacterias. Las más conocidas pertenecen a los grupos de estreptococos y lactobacilos.

Es un derivado de la leche muy conocido y consumido en todo el mundo. Es un alimento probiótico, pues que contiene microorganismos en su interior que repercuten positivamente en la flora bacteriana.

Eso sí, hay que estar atentos porque hay yogures que son pasteurizados. Estos tienen una data de caducidad mucho más larga pero no contiene estos beneficiosos microorganismos.

2. Kefir

El kéfir es un producto lácteo parecido al yogurt. Originariamente es un producto que se empezó a elaborar en la zona del Cáucaso, si bien últimamente está ganando popularidad en todo el mundo. Tiene un gusto un poco peculiar, algo más ácido. Se tiene que probar.

El principio es el mismo que el del yogurt, es decir, unos microorganismos que fermentan. Su metabolismo aprovecha los azúcares de la leche para producir ácido láctico. La diferencia es que estos microorganismos son diferentes.

3. Cuajada

La cuajada es un producto lácteo de consistencia cremosa. Se elabora a partir de la leche y la acción sobre ella del cuajo, una sustancia que contiene unas enzimas que coagulan las proteínas de la leche. El cuajo puede ser de origen animal, vegetal, microbiano o artificial.

Se consume de forma habitual como postre, y se suele acompañar con frutos secos y miel, así como trozos de fruta o fruta deshidratada.

4. Queso

El queso es uno de los productos lácteos más populares. Se consume en grandes cantidades a nivel mundial, y la cantidad de variedades que existen es completamente indeterminable.

Existen muchas regiones del mundo con quesos propios de la zona, y sin duda es el producto lácteo con más posibilidades de todos los derivados de la leche. Contienen muchas proteínas y grasas. aunque algunos quesos son muy grasos y otros son más bien magros.

5. Nata

La nata o crema de leche es un alimento muy graso. Cuando se obtiene la leche hay una capa que es más rica en grasa, y esta es la que acaba constituyendo la nata. Es por lo tanto un producto lácteo que se compone por un gran porcentaje de grasa.

Lo habitual es centrifugar la leche para conseguir separar la nata, y lo que se hace es envasarla de forma separada. Así, la nata se utiliza mucho en la preparación de postres, aunque se puede utilizar para preparar cafés o cremas.

6. Helado

El helado en un producto alimentario que acostumbra a contener algún producto lácteo. Puede ser nata o leche, pero la cuestión es que normalmente es uno de los ingredientes más importantes.

Aún así existen cada vez más marcas o establecimientos que elaboran helados que no contienen productos lácteos. El hecho de que haya cada vez más personas veganas es el principal argumento, que no deja de ser un nicho de mercado que está en auge.

7. Mantequilla

La mantequilla es otro producto lácteo muy conocido. Se elabora a partir de la leche y ha sido muy utilizado durante generaciones para preparar postres o desayunos.

Sin embargo la margarina ha sido un producto que ha competido mucho en los últimos años con la mantequilla por la cuota de mercado. Este no es un producto lácteo, ya que sus grasas no provienen de la leche, sino de aceites vegetales. Sin embargo se ha demostrado que la mantequilla es mucho más saludable que la margarina.

8. Dulce de leche

El dulce de leche es otro producto lácteo muy popular. Es un dulce tradicional en todos los países de Latinoamérica y se consumo mucho en la elaboración de postres.

Las formas más populares en las que se puede encontrar el dulce de leche son: obleas, alfajores, panqueques, cuchuflíes, obleas, tortitas, wafles, helados, pasteles y tortas.

Existen muchos tipos y variedades según el país latinoamericano en el que se vaya, y es un producto lácteo que contiene bastante azúcar. Es por lo tanto muy recomendable no consumir demasiada cantidad cuando se coma.

Referencias bibliográficas

  • Ducrot, V.E. (1998). Los sabores de la patria: las intrigas de la historia argentina contadas desde la mesa y la cocina (1.ª edición). Buenos Aires: Editorial Norma.

  • García-Garibay, R.S. y Gómez-Ruiz, L. (1993). “Productos lácteos". En: Biotecnología Alimentaria (García-Garibay M, Quintero R y López-Munguía Canales A, eds.) México D.F: Editorial Limusa, S.A.

  • Miller, G.D., Jarvis, J.K. y McBean, L.D. (2000). Handbook of Dairy Foods and Nutrition (Segunda edición). Boca Raton (FL), EUA). CRC Press.

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.