Ciencia
| por Ana Torres Ruiz

10 falsos mitos sobre el acné (desmentidos por la ciencia)

El acné es un problema que afecta a muchas personas, pero no hay que dejarse engañar por falsos mitos
10 falsos mitos sobre el acné (desmentidos por la ciencia)

El acné es un verdadero dolor de cabeza para muchas personas. Sobre todo para personas jóvenes, que ven cómo el acné invade la cara u otros lugares de sus cuerpos. Se trata de una situación que en ocasiones hace sentir a la persona bastante insegura.

Si bien se trata de un problema sin grandes consecuencias para la salud, sí que preocupa tener acné. Por esto desde MedSalud.com recomendamos consultar a un dermatólogo especializado en este tipo de afectaciones, y nunca hacer caso a los falsos mitos sobre el acné que han estado desmentidos por la ciencia.

10 falsos mitos sobre el acné (sin base científica)

Algunos de los mitos sobre el acné están muy extendidos. Se trata de falsas creencias sobre las causas que provocan el acné. Durante años se creía que era sobre todo debido a la mala alimentación y a la falta de higiene, pero se ha demostrado que no es así. Se trata de falsos mitos sobre el acné sin una buena evidencia científica.

La explicación de que algunas personas tengan acné es muy compleja, y responde a una combinación de múltiples factores vinculados al estilo de vida. El cambio hormonal, el estrés y la contaminación representan los principales factores, y sí que se discute el impacto de algunos productos cárneos, lácteos, productos refinados y el azúcar.

Mito nº1: “No puedes comer chocolate”

Empezamos con una idea relacionada con la comida que no es correcta. El chocolate de por sí no es malo en los casos de acné. El problema en todo caso es si este chocolate contiene mucha cantidad de azúcar. el cual sí debemos evitar.

Mito nº2: “Hay que eliminar todas las grasas de la dieta"

Eliminar toda grasa de la dieta es uno de los grandes falsos mitos sobre el acné. Hay controversia con aquellas dietas que contienen muchas grasas saturadas, pero las grasas monosaturadas (por ejemplo del aceite de oliva) o poliinsaturadas (por ejemplo de los frutos secos) son saludables.

Mito nº3: “El acné se debe a una mala higiene"

Hay quien cree que el acné se debe a la falta de higiene de la piel. Lo cierto es que en muchos casos hay personas que padecen acné que nada se les puede recriminar en cuestión de higiene. De hecho, a veces pasa lo contrario, y es que lavar la piel demasiado fuerte puede empeorar la situación.

Mito nº4: "Para que no se el acné es mejor taparlo con maquillaje"

Muchas personas usan maquillaje para tapar el acné. Esto puede servir en alguna ocasión muy puntual, aunque normalmente es difícil que el resultado sea muy bueno. Pero el uso de cosméticos no adecuados para la piel con acné pueden empeorar el trastorno, pues obstruyen el folículo piloso.

Mito nº5: “Es el acné se resuelve con la edad"

En muchas ocasiones con la edad el acné mejora, pero no siempre es así. El acné es una enfermedad inflamatoria crónica, y no se debe subestimar y dejar que siga su curso. Sin tratamiento la salud de la piel se puede complicar, y pueden aparece cicatrices permanentes en la piel.

Mito nº6: “Todos los productos farmacéuticos ayudan a sanar"

Los medicamentos que prescriben los dermatólogos son un remedio adecuado, pero no cualquier producto de la farmacia es bueno. Por ejemplo, hay cremas que pueden alterar el pH de tu piel empeorando la situación. Hay que asesorarse bien al médico y que él conozca nuestro tipo de piel antes de ir a buscar un remedio en la farmacia sin conocimiento de causa.

Mito nº7: "Una crema hidratante siempre ayuda a mejorar la piel"

Una crema hidratante a veces es un mal remedio. Hoy en día en el mercado encontramos muchas cremas hidratantes que tienen ingredientes como la parafina. Esta da una sensación de suavidad a la piel, pero lo cierto es que obstruye los poros, lo cual promueve la acumulación de sebo.

Mito nº8: "El acné un problema de adolescentes"

Este es un falso mito sobre el acné muy extendido. El acné no es un problema siempre vinculado a la pubertad o a la adolescencia. Puede persistir, empeorar o incluso aparecer por primera vez durante la edad adulta. En las mujeres adultas el problema puede deberse a tener ovarios poliquísticos.

Mito nº9: “Tomar el sol va bien para combatir el acné"

Tomar el sol de forma gradual y moderada tiene efecto antiinflamatorio, seca los granos del momento y nos da color y una apariencia más saludable. Sin embargo, si tomamos demasiado sol, los rayos UV pueden promover la acumulación de sebo y radicales libres en la piel. Además, la mayoría de cremas solares son problemáticas para las pieles con acné.

Mito nº10: “Es mejor no hacer deporte para no sudar"

Dado que la produccción de sebo se relaciona con el acné, hay quien cree que es mejor no sudar. Esto es una idea errónea y contraproducente. Hacer deporte es muy recomendable no sólo para que el poro excrete sustancias de nuestro cuerpo, sino para otros muchos beneficios indirectamente relacionados con la salud de la piel. Aunque lo más importante es reducir el estrés, nuestro principal enemigo para combatir el acné.

*Tal vez quieras leer: "Mentalidad ganadora: 10 cualidades clave para alcanzar tus objetivos"

Referencias bibliográficas

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.