15 motivos de peso para dejar de tomar leche

La leche no es un alimento tan recomendable a pesar de preocuparnos tanto por el calcio durante años.
Los 15 motivos de peso para dejar la leche

Tomar leche siempre se ha considerado algo bueno para la salud. Se trata de un alimento muy nutritivo, con muchas proteínas y grasas que le dan energía a nuestro cuerpo. También contiene una gran cantidad de calcio, un mineral muy necesario para nuestro organismo que está implicado en multitud de funciones vitales.

En tiempos de escasez era un alimento muy recomendable, y hasta nuestros días nutricionistas, médicos y demás profesionales nos aconsejaban tomar cada día. ¿Entonces? ¿Por qué ese título? Bien, desafortunadamente, no todo es tan ideal como parece cuando hablamos sobre la leche, y existen motivos de peso para dejar la leche.

Las 15 buenas razones por las que plantearse dejar de tomar leche

Si en el pasado la leche representaba una fuente de alimento muy buena, hoy en día ya no es así. Ya no hay escasez nutricional, con lo cual retirar la leche sería mejor que continuar tomándola. Infelizmente la industria alimentaria no quiere que dejemos de comprarla, pues tienen montado un negocio de lo más rentable.

Desde Medsalud expondremos los motivos de más peso para ver que tomar leche no es la mejor de las opciones. Tomar leche cada día como nos vinieron recomendando no es bueno ni siquiera por la osteoporósis, el gran tema en el que continuan insistiendo para que no dejemos de tomar leche.

1. Pérdida de densidad ósea

Hoy en día en las sociedades occidentales generalmente tomamos demasiada proteína. Por muy sorprendente que parezca, cuando esto pasa de forma continuada nuestra densidad ósea se puede ver afectada. Para metabolizar los excedentes de proteína el cuerpo necesita más calcio, lo que conlleva a una descalcificación de nuestro almacén natural: el hueso.

2. Problemas de fijación de otros minerales

En casos en los que se se absorbe y se fija mucho calcio en los huesos puede haber consecuencias varias. Una de ellas es que el hueso acabe fijando una proporción de calcio mayor a la que requieren estos tejidos, con la consecuente dificultad en fijar otros minerales como el fósforo o el magnesio.

3. Calcificaciones

Otra de las consecuencias de que en nuestro cuerpo haya demasiado calcio es que puede conllevar problemas en otros órganos. Cuando nuestro cuerpo tiene un excedente de calcio, tejidos como las articulaciones pueden absorberlo. No hace falta decir que esto conduce a problemas funcionales en estos órganos.

4. No es la única fuente de calcio

Nos han insistido con la idea de que si no tomamos leche tendremos falta de calcio. Eso puede ser verdad, pero solamente si evitamos legumbres, frutos secos, pescado y marisco, verduras de hoja verde o cereales como la avena. En cambio, si incorporamos estos alimentos en nuestra dieta de forma regular no tenemos que preocuparnos más por el calcio; podemos dejar la leche.

5. Ingesta de antibióticos

Cuando bebemos leche también estamos tomando antibióticos. Los recintos en los que viven los animales no tienen las mejores condiciones higiénicas. De hecho, al estar los animales encerrados juntos es común que las enfermedades se propaguen. En la industria láctea, así como en la industria cárnica, la solución es dar antibióticos a los animales (antibióticos que sí, llegan a tu taza o plato).

6. Alteraciones hormonales

Hay evidencia científica de que tomar leche puede afectar a la producción hormonal. Las hormonales ya presentes en el alimento pueden llegar a alterar el orden hormonal de aquellas personas que toman la leche.

7. Problemas cutáneos

Pueden desarrollarse complicaciones en la piel si tomamos leche, especialmente acné. Las complicaciones de la piel responden a diferentes factores como el estrés, la herencia genética o los niveles hormonales, pero se ha comprobado que los lácteos son contraproducentes en muchos casos. Es aconsejable lejar la leche en casos de acné.

8. Inflamación

La leche ocasiona problemas digestivos en muchas ocasiones. Por eso cuando andamos mal de la barriga se nos dice que debemos evitar los lácteos. Se trata de un alimento no muy amable con el tracto gastrointestinal, pudiendo producir gases e irritaciones.

9. Intolerancia a la lactosa

La leche contiene un azúcar natural que no todas las personas pueden digerir. Se trata de la lactosa, cuya metabolización en nuestro cuerpo va a cargo de la lactasa, una enzima digestiva. Desafortunadamente, algunas personas no tienen esta enzima o la tienen en concentraciones muy bajas. Y muchas siguen tomando leche; ni siquiera saben que es la causa de sus problemas intestinales.

10. Producción de flemas

La leche incentiva a que se produzca moco en las vías respiratorias. Algunas personas que toman productos lácteos experimentan esta sustancia segregada por la mucosa del aparato digestivo. Se trata de flemas que pueden evitarse dejando de tomar leche.

11. Producción de tos

Algunas personas que toman leche muy a menudo también tienen tos. Es otro de los síntomas de tomar productos lácteos que puede agravarse si tomamos la leche fría de la nevera. Pero en cualquier caso se relaciona más con una mucosidad que hemos mencionado en el punto anterior.

12. Producción de alergias

Muchos niños desarrollan alergías por culpa de la leche. Algunas son parecidas al asma, pero lo más general es que se produzca anafilaxia. Pueden llegarse a producir vómitos, y en general se desencadena como una forma de intolerancia a este alimento.

13. Puede desarrolar cáncer

Se ha demostrado que algunos cánceres se desarrollan más en las personas consumidoras de productos lácteos. El cáncer de ovarios y el de próstata son algunos los más representativos, y es un hecho que muchos oncólogos proponen dejar la leche a sus pacientes con cáncer.

14. Es un alimento muy calórico

Beber leche no es como beber cualquier otro líquido. Se trata de un alimento con mucho valor calórico del que no se debe abusar. Los estudios demuestran que quienes toman leche cada día pesan más que los que no tomas. Por lo tanto, si se quiere adelgazar no se debe abusar de la leche cada día.

15. No fomentas la crueldad en los animales

Las vacas son unos animales que no tienen ninguna calidad de vida. Muchas estan encerradas de por vida produciendo leche después de fecundarlas artificialmente y retirarles la cría. Sin duda un modelo de negocio del todo repudiable si miramos el asunto con un poco de perspectiva.

Referencias bibliográficas

  • Anderson, J.J., Kruszka, B., Delaney, J.A., et al. (2016). Calcium intake from diet and supplements and the risk of coronary artery calcification and its progression among older adults: 10-year follow-up of the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA). J Am Heart Assoc, 5 (10), e003815

  • Cohen, R. (1998). Milk: The Deadly Poison. USA: BookWorld Press.

  • Michaëlsson, K., Wolk, A., Langenskiöld, S., Basu, S, Warensjö-Lemming, E., Melhus, H. y Byberg, L. (2014). Milk intake and risk of mortality and fractures in women and men: cohort studies. BMJ, 349, 1-15.

  • Pinnock, C.B., Graham, N.M., Mylvaganam, A. y Douglas, R.M. (1990). Relationship between milk intake and mucus production in adult volunteers challenged with rhinovirus-2. The American Review of Respiratory Disease, 141 (2), 352–356.

Bernat nació en Barcelona en 1987. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y máster Erasmus Mundus "Work, Organizational and Personnel Psychology (WOP-P)" por la Universitat de Barcelona y la Universidade de Coimbra en Portugal. Políglota y con formación adicional en nutrición, coaching y psicología evolucionista, tiene experiencia en psicología clínica y en recursos humanos. Actualmente es director de contenidos de MedSalud.com.