Mucosidad en la garganta: ¿por qué aparece y cómo eliminarla?

Te explicamos cómo lidiar con los molestos mocos de la garganta.
Mucosidad en la garganta

El moco es un sistema de defensa natural de nuestro cuerpo, que se produce en varias partes de nuestro organismo. Las distintas mucosas de nuestro cuerpo producen moco en parte para evitar que los organismos patógenos puedan colonizar libremente zonas de nuestro cuerpo, como las vías respiratorias o el sistema gástrico.

Cuando el moco se acumula en la garganta puede acabar facilitando infecciones, llegando a causar enfermedades como la bronquitis o la neumonía en algunos casos. En este artículo te explicaremos por qué aparece la mucosidad de la garganta, así como también cómo eliminarla.

La mucosidad de la garganta

Las flemas y la mucosidad son una parte habitual de nuestra fisiología. De media, generamos entre 1,5 y 2 litros de moco diariamente cuando estamos sanos. La mayoría de este moco será tragado o absorbido por las vías respiratorias.

La mucosidad es un gel coloidal (como la gelatina) en el que están disueltas sales inorgánicas, productos antimicrobianos como las lisozimas o inmunoglobulinas, además de proteínas y glicoproteínas como la mucina, que ayudan a darle densidad al gel.

Protege no solo las vías respiratorias, si no también las células epiteliales del sistema digestivo, genial, auditorio y visual. La gran mayoría de la mucosidad se produce en el sistema gastrointestinal.

Causas del exceso de moco en la garganta

Los motivos por los que puede incrementarse el exceso de moco en la garganta son muy diversos, pero la gran mayoría de las veces tiene que ver con problemas en las vías respiratorias, ya sean endógenos (como pequeñas deformaciones o desviaciones de las vías, que faciliten la acumulación de moco en la garganta) así como agentes externos, como las infecciones.

Dentro de los principales causantes de la mucosidad en la garganta encontramos los siguientes.

1. Infecciones

La principal causa del aumento de la mucosidad de la garganta son las infecciones de las vías respiratorias. Las infecciones víricas, como el resfriado común o la gripe son causantes de la mayoría de problemas de acumulación de moco en la garganta.

Esto ocurre porque nuestro cuerpo se defiende de las infecciones de las vías respiratorias mediante procesos inflamatorios y de mayor producción de moco por parte de las mucosas, para atrapar al máximo de microorganismos posible dentro de esta, evitando la colonización de los tejidos y eliminando patógenos de la zona.

La producción de moco debido a infecciones puede causar obstrucciones graves e incluso llegar a afectar a las bajas vías respiratorias, facilitando la aparición de enfermedades como la bronquitis o la pulmonía.

2. Alergias

Las alergias son otro causante habitual de la producción de moco acelerada por parte de las vías respiratorias. Las alergias son reacciones exageradas de nuestro cuerpo a alguna entidad (que en términos inmunológicos se conoce como antígeno), cuya presencia activa una reacción inmunitaria excesiva por parte de nuestro cuerpo.

Básicamente, las alergias ocurren cuando nuestro cuerpo “se defiende” con mucha más fuerza de la que debería, contra elementos que en muchas ocasiones son inocuos, como el polen. En estos casos, los antihistamínicos pueden disminuir la reacción alérgica, disminuyendo también otros síntomas alérgicos como el incremento de mucosidad.

3. Tabaquismo

El tabaquismo es un hábito muy poco saludable. De hecho, el tabaco es una de las mayores causas de muertes evitables en el mundo, provocando la gran mayoría de cánceres de pulmón además de otros síntomas cardiovasculares.

La constante irritación de las mucosas que provoca la inhalación del humo del tabaco hace que estas respondan produciendo una cantidad más alta de moco, que puede dificultar la respiración y ser realmente molesto. Por este motivo se desaconseja fumar especialmente cuando estamos padeciendo algún tipo de infección respiratoria, ya que puede acelerar la evolución de la enfermedad o alargar su duración, y con ella, sus síntomas.

Problemas de mucosidad

4. Contaminación ambiental

Hoy en día, especialmente en las grandes áreas metropolitanas, la polución aérea es una realidad. La gran mayoría de la contaminación proviene del transporte, por ejemplo en subproductos de la combustión de combustibles fósiles como el diesel o también micropartículas que se liberan a partir de la fricción de los neumáticos.

En las áreas metropolitanas hemos de estar especialmente alertas a los niveles de contaminación para cuidar la salud de nuestras vías respiratorias. Al igual que con el humo del tabaco, la contaminación aérea provoca varios problemas para la salud. La organización mundial de la salud (OMS) estima que alrededor de 7 millones de personas mueren anualmente debido a complicaciones derivadas de la contaminación ambiental.

Vivir en un área con elevados niveles de contaminación ambiental no solo incrementa las probabilidades de padecer infecciones respiratorias graves, si no que también aumenta las posibilidades de padecer cáncer o problemas cardiovasculares potencialmente letales. En nuestro día a día, también puede ser el causante de unos niveles anormales de mucosidad en nuestra garganta.

5. Otras causas de la mucosidad en la garganta

También encontramos otras causas probables de la producción excesiva y acumulación de la mucosidad en la garganta, como las temperaturas muy frías o los ambientes secos (irritan las mucosas, promoviendo la producción de moco), cambios hormonales como los que se experimentan durante el embarazo, o algunos tipos de comida, como los alimentos picantes o los derivados de la leche.

Tener una desviación del septo nasal también puede promover una acumulación de moco en la garganta mayor a la habitual, que idealmente podría remediarse con un ajuste físico de la desviación por parte de un profesional de la salud, como un cirujano plástico. Algunos tipos de medicación también pueden causar un incremento inesperado de la mucosidad en la garganta.

Cómo aliviar la mucosidad de la garganta

Sea cual sea su origen, existen ciertos consejos generales de los que nos podemos aprovechar para paliar o eliminar la mucosidad de la garganta y poder respirar con cierta normalidad. Los expertos recomiendan principalmente:

  • Hidratarse correctamente (Entre 1,5 y 2 litros diarios de agua al día)
  • Mantener un ambiente húmedo, por ejemplo con humidificadores
  • Evitar ambientes excesivamente secos o fríos (Como en las zonas con aire acondicionado)
  • Mantener una dieta equilibrada para ayudar al sistema inmune
  • Evitar el consumo de lácteos y derivados, ya que favorecen la producción de mucosidad
  • Ventilar la casa 15 minutos al día para evitar la acumulación de patógenos
  • Hacer gárgaras con agua salada tibia, para dificultar la infección
  • Si fumamos, dejar de fumar. Especialmente si tenemos una infección de las vías respiratorias
  • Medicación anticongestiva, como la pseudoefedrina, para manejar los niveles de mucosidad
  • Dormir con la cabeza en alto para evitar que la mucosidad afecte a la calidad del sueño

Referencias bibliográficas

  • Ambient air pollution: Health impacts. (2019). World Health Organization. Extraído el 16 de Septiembre de 2019 de https://www.who.int/airpollution/ambient/health-impacts/en/
  • Ghosh, A., Boucher, R. C., & Tarran, R. (2015). Airway hydration and COPD. Cellular and molecular life sciences : CMLS, 72(19), 3637–3652. doi:10.1007/s00018-015-1946-7.
  • Åstrand, A. B., Hemmerling, M., Root, J., Wingren, C., Pesic, J., Johansson, E., … Tarran, R. (2015). Linking increased airway hydration, ciliary beating, and mucociliary clearance through ENaC inhibition. American journal of physiology. Lung cellular and molecular physiology, 308(1), L22–L32. doi:10.1152/ajplung.00163.2014.
Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.