Las 10 frutas que no deben guardarse en la nevera

Nos hemos acostumbrado a meter diversidad de alimentos en la nevera, pero no es lugar para la fruta
L.as 10 frutas que no deben guardarse en la nevera

La nevera es un invento revolucionario que ha cambiado nuestras vidas. Las personas más jóvenes han nacido ya con una nevera en casa, y a veces no son conscientes del valor de tener este electrodoméstico.

Conectado las 24 horas del día a la corriente, permite que muchos de nuestros alimentos no se estropeen al llegar a casa. Pero esta tendencia de llegar a casa y llenar la nevera con la compra no siempre es lo más adecuado. Un ejemplo son las frutas. el artículo de hoy veremos cuáles son los alimentos que no deben estar en la nevera.

Principales 10 frutas que necesitan estar fuera de la nevera

Existen alimentos que todos sabemos que si no los ponemos en la nevera al cabo de unas pocas horas se vuelven malos. Por ejemplo, productos lácteos como la leche, el yogurt o el requesón son muy sensibles a temperatura ambiente.

Aún así, no debemos meter a media cesta de la compra en la nevera porque no tenemos espacio fuera o porque seguro que allí todo se guarda mejor. Generalmente las frutas y la nevera no deben combinarse, pue se estropean o se pierden las características que tanto nos gustan. A continuación vemos estos alimentos que necesitan estar fuera de la nevera.

1. Plátano y banana

Los plátanos y las banana son frutas tropicales, y por lo general toda la fruta tropical tiene que ir fuera de la nevera. Veremos más ejemplos de productos tropicales en esta lista, pues es un tipo de alimento que tendemos a meter dentro de la nevera al no saber que no es recomendable.

El plátano debe madurar fuera de la nevera siempre, pues dentro no lo hará de la forma correcta y cuando nos lo comemos no disfrutaremos igual. Si está maduro sí que podemos ponerlo para que aguante un poquito más. En este caso la piel puede quedar negra pero por dentro la fruta sigue bien.

2. Piña

Esta fruta es susceptible de empeorar si se pone en la nevera ya que también viene del trópico. Si la dejamos dentro de la nevera antes de que esté madura sus propiedades organolépticas se pierden y adquiere sabor de mala maduración. Se vuelve de un color más oscuro tanto por fuera como por dentro, teniendo un aspecto más apagado.

3. Papaya

Como veremos las frutas en general empeoran con el frío. Sobre todo en su proceso de maduración, pero las frutas tropicales son las que se llevan la peor parte. Si ponemos una fruta como la papaya que aún está verde en la nevera su maduración será insatisfactoria y el sabor y el aroma no llegarán a ser como esperamos.

4. Mango

El mango es otra de esas frutas tropicales que debemos evitar poner en la nevera. Podríamos añadir otras tantas frutas tropicales como la fruta de la pasión o maracuyá, la papaya, etc., pero en la lista hemos decidido incluir las más comunes.

5 . Maracuyá o fruta de la pasión

El maracuyá o fruta de la pasión debe evitar también ir a la nevera por su condición de fruta tropical. Algo que podríamos llegar a hacer en algunos casos con estas frutas es ponerlas en la nevera una vez ya estén maduras. Si las ponemos en el momento oportuno habrán madurado bien y podremos ganar uno o dos días, pero ponerlas antes de madurar es un error.

6. Aguacate

A muchos les sorprenderá saber que el aguacate es una fruta, pues técnicamente es así. Y una fruta muy singular, pues además de ser tropical tiene un alto contenido en grasas, algo muy inusual en lo que a frutas se refiere. Como las otras frutas, debe madurar fuera de la nevera.

Solamente una vez esté maduro podemos guardar el aguacate dentro para ganar un poco de tiempo si aún no nos lo vamos a comer. Se trata de una fruta que no soporta muchos ajetreos y si la abrimos se oxida fácilmente. Si lo hemos abierto podemos bañarlo con jugo de limón para prevenir su oxidación.

7. Cítricos

Las frutas cítricas como naranjas, limones y limas no deben ponerse en la nevera ya que se estropean. La mejor forma de conservarlos y que continúen teniendo todos sus aromas es dejarlos en un lugar fresco y seco. Ponerlo en una encimera en la mesa o en una canasta en algún sitio un poco ventilado es ideal para este tipo de fruta.

8. Frutas con pepitas o hueso

Frutas como la manzana o el albaricoque toleran mejor el frío que otras frutas. De todos modos, la mejor forma de que exploten todo su potencial de sabores y aromas es dejando que maduren fuera. Una vez estas frutas están maduras no es tan grave si las ponemos en la nevera, pero aconsejamos no hacerlo.

9. Sandía y melón

La sandía y el melón son un tipo de frutas que se asocian al verano y a tomarlas bien fresquitas. Si bien es un placer para refrescarnos, algunos de sus beneficios pueden perderse. La vitamina C y algunos antioxidantes que contienen pueden dañarse dentro de la nevera con el frío. Esto implica que si deseamos ayudar a nuestras defensas de la mejor manera posible, lo haremos si no ponemos la sandía y el melón en la nevera.

10. Tomate

Acabamos la lista con el tomate. Sí, el tomate también es una fruta, a pesar de que siempre vaya asociado con las hortalizas. El tomate es una de las frutas que más sufre en la nevera. Cuando ponemos el tomate en frío sus tejidos se rompen y esto hace que suelten más agua. La textura pierde en calidad, y por lo tanto solamente con este detalle el sabor ya empeora. La mejor opción para ellos es guardarlos en un sitio seco y fresco.

Referencias bibliográficas

  • Alais, C y Linden, G. (1990). Bioquímica de los alimentos. Barcelona: Masson, S. A.

  • Bello Gutiérrez, J. (2000). Ciencia bromatológica. Principios generales de los alimentos. Madrid: Díaz de Santos.

  • Fennema, O. (2000). Química de los alimentos. Zaragoza: Acribia

Bernat nació en Barcelona en 1987. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y máster Erasmus Mundus "Work, Organizational and Personnel Psychology (WOP-P)" por la Universitat de Barcelona y la Universidade de Coimbra en Portugal. Políglota y con formación adicional en nutrición, coaching y psicología evolucionista, tiene experiencia en psicología clínica y en recursos humanos. Actualmente es director de contenidos de MedSalud.com.