Medicamentos
| por Paula Cortés

Paracetamol: qué es, para qué sirve, dosis y efectos secundarios

Paracetamol es un medicamento analgésico muy conocido para combatir muchos tipos de dolores.
Paracetamol

El paracetamol es tal vez la sustancia famacológica analgésica más popular de todas. Todo el mundo ha oído a hablar de este fármaco y la mayoría de personas lo han tomado, y es que es muy efectivo para combatir diferentes tipos de dolores leves y moderados.

A continuación se explica todo lo que hay que saber acerca de este fármaco. A pesar de su popularidad, antes de tomar Paracetamol hay que saber qué es y para qué sirve. Igualmente importante es conocer su dosis recomendada y sus efectos secundarios y contraindicaciones.

¿Qué es Paracetamol?

El paracetamol es un principio activo de varios fármacos analgésicos y antipiréticos. Este ingrediente se puede encontrar en las farmacias bajo diferentes nombres comerciales, como Gelocatil, Paracetamol Cinfa, Paracetamol Kern Pharma, Tramadol, Dolocatil o Cinfagrip. También hay que destacar que en algunos países el paracetamol se conoce como acetaminofeno o acetaminofén.

Gelocatil es la más conocida, pero existen muchos genéricos. De este modo, existen diferentes marcas que comercializadas por parte de los diferentes laboratorios farmacéuticos. En todos los casos se basan en la acción farmacológica del paracetamol, y es por esta razón que su uso y eficacia es la misma.

¿Para qué sirve?

El paracetamol es una sustancia muy útil para tratar el dolor y los síntomas de la fiebre. Se puede encontrar en la composición de medicamentos en los que es el único principio activo, siendo muy útil para combatir los dolores de cabeza y muelas, así como el dolor menstrual, muscular, articular. También el dolor de huesos generalizado en procesos febriles.

Sus propiedades antipiréticas lo hacen ser una sustancia efectiva para minimizar los síntomas relacionados con la fiebre, la gripe y diversas enfermedades agudas del tracto respiratorio.

Gracias a estas propiedades se encuentra en la composición de fármacos con otros principios activos. Sobre todo se combina su acción farmacológica para combatir la sintomatología relativa a las enfermedades propias de la llegada del invierno.

¿Cómo tomarlo?

El paracetamol es un medicamento muy fácil de tomar. Se puede tomar sin importar si se tiene el estómago lleno o no, por lo que no hay que preocuparse por tomarlo con o sin la comida. La razón es que no causa irritación estomacal y no tiene problemas de absorción.

El paracetamol actúa una vez han transcurrido 30 minutos desde que se ha tomado. Su efecto es efectivo durante unas 4 o 6 horas, y no debe tomarse otra dosis hasta que han pasado 8 horas respecto a la toma anterior.

Se debe usar mientras aún haya síntomas (dolor de cabeza, dolor de muelas, etc.), y en los casos de dolor muscular o fiebre generalmente dos o tres días tienen que ser suficientes. Si el dolor persiste hay que ir al médico para que estudie bien el caso.

Presentación

El paracetamol se puede comprar en la farmacia sin receta, y existen diferentes presentaciones. La más habitual con diferencia es la presentación en forma de comprimidos, pero se puede encontrar también en sobres con gránulos efervescentes o como jarabe, gotas orales y supositorios.

Este última presentación se indica en casos en los que la fiebre persiste durante más de tres días. Se recomienda sumergirlo en agua durante unos minutos antes de usarlo, pues al mojarlo externamente es más fácil su administración en el recto.

Dosis recomendada

La dosis máxima que se recomienda es de 3 gramos de paracetamol al día. Esto significa que si se puede tomar cada 8 horas, las dosis no deben pasar de un gramo. En el caso de los niños las dosis máximas se encuentran entre los 40 mg y 500 mg (dependiendo de la edad).

Es muy importante tener en cuenta que se trata de un tipo de medicamento cuya toxicidad se presenta en bajas dosis, pues se trata de 4 gramos al día. La diferencia entre la cantidad que permite la acción farmacológica y la cantidad tóxica es muy poca, por lo que hay que poner mucha atención.

Mecanismo de acción

Las propiedades analgésicas y antipiréticas del paracetamol derivan de su capacidad para inhibir la producción de prostanoides. Estas sustancias son un tipo de prostaglandinas, las cuales son responsables de la sensación dolorosa.

El paracetamol es una sustancia que se caracteriza por tener una alta biodisponibilidad. Esto significa que la cantidad de fármaco activo en circulación una vez se toma es muy alta, llegando a difundirse por todos los tejidos a través del torrente sanguíneo.

Excepto en ciertos casos en los que la persona que lo toma tiene alguna patología en el hígado, las concentraciones del fármaco en sangre no se ve influenciada por diferentes condiciones (haber comido, estómago vacío, etc.)

Este medicamento se distribuye de forma amplia por los tejidos del cuerpo, y se metaboliza su mayor parte en el hígado (una pequeña parte se elimina por la orina).

Efectos secundarios

Como todo medicamento, el paracetamol puede tener efectos secundarios no deseados. Se trata de un fármaco muy seguro y bien tolerado si se consume de forma adecuada, pero en ocasiones pueden aparecer diferentes tipos de reacciones adversas.

Lo primero que hay que controlar es que no se produzca ningún tipo de reacción alérgica (picazón o enrojecimiento de la piel, dificultades para respirar, etc.). Si esto sucede hay que dejar de tomar el medicamento inmediatamente.

Los efectos secundarios más frecuentes, sin ser habituales, son malestares estomacales, mareos o incluso se puede producir una coloración amarillenta en la piel.

Si las dosis recomendadas no se respetan hay posibilidades de que se produzca daño hepático grave, por lo que es muy importante tener control sobre su toma. La intoxicación grave acostumbra a ir asociada a la ingesta accidental del medicamento, que como se ha comentado puede resultar tóxico superados los 4 gramos diarios.

Contraindicaciones

Existen una serie de contraindicaciones que es preciso conocer si se quiere tomar paracetamol. En primer lugar no debe tomarse este medicamento si se tiene hipersensibilidad o alergia al producto, por lo que en caso de cualquier reacción adversa no descrita anteriormente debe consultarse al médico con urgencia.

Hay una serie de afecciones que también están contraindicadas con la toma de paracetamol, y entre ellas destacan los casos de insuficiencia renal y hepática grave, así como en los casos de anemia hemolítica grave.

Sin estar contraindicado, hay que poner especial atención y hacer seguimiento a las personas con deficiencia de la enzima glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, así como en el caso de embarazo y lactancia.

Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia tienen que acordar con el médico si es oportuno tomar paracetamol. Se trata de un medicamento que se distribuye ampliamente por todo el cuerpo, y puede atravesar la placenta y secretarse en la leche materna.

Por otro lado, ninguna persona debe tomar paracetamol por más de 10 días consecutivos. Ya en el caso de estar tomando paracetamol durante tres días sin mejorar los síntomas de cualquier padecimiento hay que consultar al médico.

Referencias bibliográficas

Paula Cortés

Farmacéutica

Carmen nació en Barcelona en 1988 y es Graduada en Farmacia por la Universidad de Barcelona. En seis años ha trabajado en varias farmacias de la demarcación de Barcelona y Lleida. La divulgación y escribir siempre han estado entre sus intereses, por lo que desde 2018 colabora en portales que abogan por el conocimiento en el ámbito de la salud como MedSalud.com.