10 remedios caseros para combatir el dolor de muelas

A veces encontramos remedios eficaces en la despensa.
Remedios naturales para el dolor de muelas

Las afecciones dentales como el dolor de muelas pueden ser problemas debilitantes que impiden a las personas desempeñar sus labores diarias, derivando en un cierto impacto social y económico.

Este tipo de enfermedades y trastornos afectan con mayor frecuencia a personas de bajo nivel socioeconómico, probablemente por la falta de visitas regulares con especialistas de la salud dental.

Aunque nuestra higiene bucal sea perfecta, si aparece un dolor dental que no cesa lo más adecuado es siempre visitar a un profesional especializado que nos pueda orientar correctamente en cuanto al tratamiento correcto de la enfermedad se refiere.

En este artículo hablaremos de qué puedes hacer para combatir el dolor de muelas antes de visitar al dentista y qué deberías evitar. Te lo ilustramos mediante diferentes remedios caseros, de los cuales explicaremos sus funciones y posibles contraindicaciones.

¿Qué causa el dolor dental?

La boca humana adulta media cuenta con 32 dientes permanentes, sin contar las muelas del juicio. Lejos de ser sencillas piezas de hueso, nuestros dientes son estructuras complejas con varias partes diferenciadas que cumplen diferentes funciones:

  • Esmalte, el durísimo recubrimiento de hidroxiapatita de alta pureza que envuelve a los dientes
  • Dentina, la capa de material duro bajo el esmalte, llena de tubos microscópicos.
  • Pulpa Dental, donde se sitúan los nervios y vasos sanguíneos del diente
  • Cemento dental, que une a las raíces dentales con las encías y la mandíbula.
  • Ligamento periodontal, que ayuda a mantener el diente unido a la mandíbula.

El daño que le pueda ocurrir al esmalte, ya sea por enfermedades dentales como las caries o traumatismos que hayan expuesto el interior del diente, puede causar molestias. Esto es porque sin el esmalte protector, nuestros dientes son más sensibles a cambios de presión y/o temperatura.

El mantenimiento de la salud bucodental evita problemas de dientes y encías, que serán los principales causantes de molestias dentales. Para ello, debemos seguir unas prácticas higiénicas correctas que incluyen las revisiones anuales por parte de un dentista.

Remedios caseros contra el dolor de muelas

Dentro de los remedios caseros encontramos algunos que efectivamente funcionan, pero otros que no deberías probar, ya sea por su ineficacia o su peligrosidad.

En este artículo comentaremos cuáles funcionan y cuáles es mejor evitar.

1. Enjuagues con agua salada

Los enjuagues con una solución de cloruro sódico (NaCl, la típica sal de mesa) ayuda a mejorar la salud de las encías y también acelera el proceso de curación natural de las úlceras bucales. Recientes estudios científicos corroboraron estos efectos positivos de este tipo de prácticas sobre la salud bucal, que tienen su origen como remedio tradicional para el dolor de muelas.

Para realizarlo, debemos mezclar aproximadamente unos 10 gramos de sal en 1L de agua tibia y enjuagarnos con la mezcla. Si nos excedemos con la cantidad de sal, los efectos positivos del enjuague se verán reducidos.

2. Enjuagues con agua oxigenada

El uso del agua oxigenada para el mantenimiento de la salud bucal es controvertido. Su alta capacidad oxidante puede causarnos problemas si la consumimos por error. Aun así, su efectividad para disminuir ligeras infecciones bucales está comprobada por la ciencia.

Está recomendado especialmente para dolores de encías que puedan estar causados por la inflamación de estas, ya el enjuagado con agua oxigenada es capaz de disminuir visiblemente los efectos de la inflamación gingival.

3. Medicación antiinflamatoria

En caso de dolor e inflamación, siempre podemos acudir a los fármacos antiinflamatorios de venta libre, como el paracetamol o el ibuprofeno. Esta medicación debe tomarse de acuerdo con las indicaciones del prospecto e ir con cuidado acerca de sus contraindicaciones.

4. Medicación anestésica

Existen ciertos tipos de medicación en “spray” que sirven como analgésicos, para calmar el dolor bucal. Este tipo de medicación está pensada para su uso puntual y no como una forma de curar un trastorno dental, únicamente para paliarlo.

Las podemos utilizar para un rápido alivio extra, pero no podemos apoyarnos en ellas para tratar el dolor de muelas.

5. Aplicación de hielo

Siempre que hay dolor e inflamación, se recomienda utilizar frío (por ejemplo, aplicando hielo envuelto en una tela limpia directamente sobre la zona afectada). Si lo utilizamos regularmente, podemos controlar la inflamación a la vez que disminuimos nuestro dolor de muelas.

6. Masaje frío de las manos

Otra técnica que parece funcionar, especialmente en cuanto a dolores de encías se refiere, es el uso de masajes fríos. En esta técnica se aplica, tras enfriar la zona con hielo, un masaje en la zona membranosa que se encuentra entre el dedo índice y el pulgar de la mano que se encuentra en el mismo lado que el dolor bucal.

Ciertas investigaciones paralelas también ligan este tipo de masaje con reducción de otros tipos de dolores, como aquellos que se padecen durante el parto.

7. Masticar ajo

Masticar ajo es nefasto para nuestro aliento, pero no para nuestra salud bucal.Masticar ajo funciona como antiséptico, lo cual disminuye nuestros niveles de bacterias bucales, entre ellos aquellas bacterias causantes de la placa dental.

8. Aceite de clavo de olor

El aceite esencial extraído a partir del clavo de olor tiene también propiedades antisépticas, al igual que el ajo. Pero también tiene propiedades anestésicas similares a las que presentan anestésicos clásicos como la benzocaína, lo que nos puede ayudar enormemente a superar el dolor de muelas.

Para utilizarlo debemos mojar un hisopo o algodón con este aceite esencial, para después aplicarlo suavemente sobre nuestras encías.

9. Enjuagues con alcohol

Los enjuagues con bebidas de alto grado alcohólico pueden servir para matar bacterias bucales y también para anestesiar partes adoloridas de nuestra boca. Aun así, el uso habitual de este tipo de enjuagues causa daños en la boca, ya que facilita que las encías se resequen.

Esto puede derivar en otros problemas bucodentales, así que no se recomienda su uso asiduo.

10. Mantener una aspirina en la boca

Mantener una aspirina en la boca es un remedio casero que no funciona. El mejor efecto contra el dolor de muelas que podemos obtener de la aspirina son sus capacidades analgésicas y antiinflamatorias, de las cuales nos podemos beneficiar consumiendo la aspirina directamente.

El mantener la aspirina en la lengua o junto a la zona de la boca que nos duele puede provocar lesiones en nuestro epitelio bucal, de modo que este remedio no se recomienda, tanto por su ineficacia como por su peligrosidad.

Prevención

Además de estos remedios, se recomienda no aplicar presión sobre el lado de la boca que duela, evitar consumir alimentos demasiado calientes o fríos, y evitar el fumar. Todas estas prácticas pueden ser dolorosas y, especialmente el hábito del tabaquismo, alterar nuestra salud bucal.

En caso de que experimentemos síntomas como fiebre, pus, dolor generalizado que dura más de dos días, dolor de cabeza, o dificultades serias para comer o respirar por culpa del dolor, deberíamos acudir lo antes posible al especialista dental más cercano.

Referencias bibliográficas

  • Kakoei, S., Parirokh, M., Nakhaee, N., Jamshidshirazi, F., Rad, M., & Kakooei, S. (2013). Prevalence of toothache and associated factors: a population-based study in southeast iran. Iranian endodontic journal, 8(3), 123–128.
  • Bayan, L., Koulivand, P. H., & Gorji, A. (2014). Garlic: a review of potential therapeutic effects. Avicenna journal of phytomedicine, 4(1), 1–14.
  • Rashed H. T. (2016). Evaluation of the effect of hydrogen peroxide as a mouthwash in comparison with chlorhexidine in chronic periodontitis patients: A clinical study. Journal of International Society of Preventive & Community Dentistry, 6(3), 206–212. doi:10.4103/2231-0762.183114.
Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.