16 reglas para una medicación segura (y no poner en riesgo la salud)

Si seguimos estas sencillas advertencias sanitarias podemos evitar poner en riesgo nuestra salud.
16 reglas para una medicación segura (y no poner en riesgo la salud)

Hoy en día tenemos la suerte de poder disponer de la medicación, un gran recurso farmacológico para cuidar nuestra salud. La medicación permite combatir muchos tipos de dolencias, algo que antes de la aparición de la medicina moderna era impensable y que se habría considerado como algo mágico.

La calidad de vida que nos ha dado la medicación es innegable, pero no se puede usar de cualquier modo. Estamos hablando de sustancias que pueden llegar a tener efectos muy perjudiciales si no las usamos como es debido. Es por esta razón que hoy veremos cómo fomentar una medicación segura a través de unos simples pero esenciales advertencias.

Las 15 advertencias esenciales para medicación segura

Existen una serie de reglas que deben ser inquebrantables para que nuestra medicación sea segura. Desafortunadamente, no todo el mundo tiene en cuenta las advertencias que dan las autoridades sanitarias.

Desde MedSalud queremos promover la buena praxis cuando tratamos con medicamentos, por lo que a continuación veremos las advertencias más importantes para tener una medicación segura. A la hora de usar medicamentos hay que ser cautos para no poner en riesgo nuestra salud o la de nuestra familia.

1. Conservación adecuada

Para que los medicamentos no queden alterados hay que conservarlos en un lugar apropiado. Hay que buscar un lugar en la casa en el que no haya mucha temperatura y humedad. Al mismo tiempo hay que proteger los medicamentos de la luz para que no les afecte.

2. Fuera del alcance de los niños

Este lugar para guardar los medicamentos tiene que estar lejos del alcance de los niños. Hay algunos cajones que resultan muy accesibles para los más pequeños, que con su afán de exploración pueden interesarse en ellos. No podemos permitir que acaben en su boca.

3. Avisar al médico si tomamos otros medicamentos

Antes de tomar que el médico nos prescriba un nuevo medicamento debe saber si ya tomamos alguno. En la mayoría de casos será irrelevante, pero es algunos casos de vital importancia. Hay medicamentos que interaccionan de tal forma que pueden llegar a ser tóxicos, por lo que debemos evitar estas situaciones.

4. Preguntar cualquier duda al médico

Por cualquier duda que tengamos debemos preguntar al médico. No hay que temer que piense que somos ignorantes o cualquier cosa por el estilo. De hecho son conscientes de que este es su trabajo y no el de sus pacientes. Su deber es el de informarnos siempre que sea necesario.

5. No alterar el envoltorio

Hay personas que alteran el embalaje y esto no se puede hacer. Para garantizar una medicación segura hay que respetar la forma en la que encontramos los fármacos. Estos están pensados para preservarse de acuerdo con su envoltorio inicial, sino podrían sufrir alteraciones.

6. No alterar las cápsulas

Respetar la forma en la que se presentan las cápsulas es importantísimo. Algunas personas deciden alterar el medicamento y esto puede afectar a la capacidad de acción del fármaco. Por ejemplo, retirar las cápsulas para tomar el polvo que hay dentro no es adecuado; el principio activo va a ver alterada su absorción debido sobre todo a alteraciones en la absorción.

7. No dividir los comprimidos

Parecidamente al punto anterior, hay personas que alteran los comprimidos al dividirlos o al masticarlos. Si bien a veces es por problemas de deglución, hay que pensar que por lo general los fármacos no están pensados para tomarlos así. Es preferencial recurrir a otras presentaciones antes que a dividir los comprimidos.

8. Leer el prospecto

No hay que tomar ningún medicamento si antes no se ha leído el prospecto. En este papel informativo se pueden leer contraindicaciones que podríamos haber inadvertido. Hay muchos fármacos que no pueden tomarse en caso de sufrir ciertas enfermedades, embarazo, tener cierta edad, etc.

9. No dar medicamentos de adultos a los niños

En ningún caso se deben dar medicamentos de adultos a los niños. En el prospecto pone el rango de edades permitidos, y si no dice que el medicamento en cuestión es apto para niños debemos respetarlo. Solamente el médico podría recetarlo si fuera necesario.

10. Respetar las dosis

El médico nos recetará unas dosis que debemos respetar. No es aceptable no seguir sus directrices, pues por ejemplo hay medicamentos como el paracetamol que pueden llegar a ser tóxicos si tomamos unas pocas veces más de la dosis adecuada. Solamente el prospecto y el farmacéutico pueden informarnos sobre la dosis además del médico.

11. Respetar la frecuencia y tiempo de administración

Normalmente los medicamentos no se toman una vez y ya está. Están pensados para tomarlos con una frecuencia y durante un tiempo determinado. Por ejemplo, los antibióticos en su gran mayoría de casos necesitan ser tomados durante unos días y con una frecuencia determinada para que hagan el efecto que corresponde.

12. Recordatorios

Puede ser una gran idea preparanos recordatorios para no olvidar el momento de tomar un medicamento. Como hemos comentado, existen medicamentos que deben ser tomados cada cierta cantidad de horas. Escribir una nota en la cocina o crear una alarma será una buena forma de recordar la hora en cuestión y garantizar una medicación segura.

13. Informar al médico de cualquier eventualidad

Si atribuímos al medicamento efectos secundarios inesperados o muy acentuados debemos informar al médico. En ocasiones algunas personas sufren reacciones fuera de lo que se considera normal, ya sea por alergias, intolerancia, alteraciones del metabolismo, etc. Si este es el caso el médico, una vez informado, podrá retirar el medicamento si es necesario y buscar otra solución para el caso.

14. No automedicarse

No hay que recurrir a la automedicación de ningún modo. Solamente los profesionales que conocen los medicamentos pueden ser los que decidan sobre si debemos o no tomar un medicamento. Los médicos serán los que nos prescriban los medicamentos y los farmacéuticos también pueden ayudarnos.

15. Prestar atención a la fecha de caducidad

Un medicamento caducado no debe ser tomado. Cada medicamento se vende con una fecha de caducidad. En la mayoría de casos esta es de años, pero no debemos tenerlos en el cajón de los medicamentos indefinidamente. Debemos comprobar periódicamente que las fechas de caducidad de nuestros medicamentos no venzan si queremos garantizar una medicación segura.

16. Prestar atención al plazo de conservación

El plazo de conservación sería la caducidad del medicamento una vez abierto. No sucede en todos los medicamentos, pero en algunos casos (como por ejemplo jarabes) una vez se abre el medicamento ya el plazo de conservación es más corto. En estos casos en la caja lo indicará.

Referencias bibliográficas

  • Campmany, M.E. (2006). Conservación y administración de medicamentos. OFFARM, 25(8), 70-7.

  • Davis, T.C, Wolf, M.S., Bass, P.F., Thompson, J.A., et al. (2006). Literacy and Misunderstanding Prescription Drug Labels". Annals of Internal Medicine, 145 (12), 0000605–200612190–00144.

  • Tannenbaum, C., Farrell, B., Shaw, J., Morgan, S., Trimble, J., Currie, J., et al. (2017). An ecological approach to reducing potentially inappropriate medication use: Canadian Deprescribing Network. Can J Aging, 36(1), 97–107.

Paula Cortés

Paula Cortés

Farmacéutica

Carmen nació en Barcelona en 1988 y es Graduada en Farmacia por la Universidad de Barcelona. En seis años ha trabajado en varias farmacias de la demarcación de Barcelona y Lleida. La divulgación y escribir siempre han estado entre sus intereses, por lo que desde 2018 colabora en portales que abogan por el conocimiento en el ámbito de la salud como MedSalud.com.