Los 4 tipos de alopecia (causas y posibles tratamientos)

Analizamos la pérdida de cabello, sus posibles causas y qué remedios realmente funcionan.
Tipos de alopecia

La alopecia es la pérdida del cabello, y se produce por diversas causas. Pero no existe un tipo únicamente, sino muchos. En este artículo hablaremos de los cuatro tipos de alopecia más frecuentes, así como de sus causas y posibles tratamientos a aplicar para frenar o revertir la calvicie.

Como veremos, cada tipo de alopecia tiene causas y síntomas diferentes; además, algunas de ellas son irreversibles y otras no. Conocer la causa exacta permitirá aplicar el tratamiento más conveniente en cada caso.

Los 4 tipos de alopecia

La alopecia implica la pérdida de cabello, y se produce por diversas causas. Según su origen y manifestaciones, podemos encontrar muchos tipos de alopecia, ya sea producidas por traumatismos, y en base a esto podemos clasificar la alopecia en 4 tipos: la alopecia androgenética (la más frecuente), la alopecia cicatricial, la alopecia difusa y la alopecia areata.

Vamos a ver las características de los 4 tipos de alopecia, así como sus causas y posibles tratamientos.

1. Alopecia androgenética

La alopecia androgenética (también llamada alopecia androgénica o "calvicie común"), constituye el 95% de los casos de alopecia. Es, por tanto, la alopecia más común en la sociedad. Además, aparece mucho más en hombres que en mujeres. Concretamente, la alopecia androgenética la padecen el 90% de los hombres mayores de 21 años.

El primer signo de este tipo de alopecia es la presencia de entradas en la cabeza. Sin embargo, a partir de los 40 años, los hombres empiezan a sufrir este tipo de alopecia en la zona de la coronilla en el 50% de los casos.

Este tipo de alopecia es causado por factores genéticos. Más concretamente, el gen portador de la alopecia puede saltarse generaciones o desarrollarse sin interrupciones. Ello implica que el tener un padre calvo no sea razón suficiente para pensar que nosotros también lo seremos.

Tratamiento para este tipo de calvicie

¿Cómo se trata? Existen diversos tratamientos, aunque ninguno "cura" al 100% este tipo de alopecia. Lo que es seguro es que cuanto más se alargue en el tiempo el tratamiento, más probabilidades habrá de recuperar el cabello.

Por orden de efectividad, los tratamientos demostrados más efectivos son: los fármacos antiandrógenos como la dutasterida y la finasterida, el minoxidil (también útil para la alopecia areata), microinyecciones de dutasterida (infiltración de dutasterida en el cuero cabelludo)y plasma rico en plaquetas (que se infiltra en el cuero cabelludo).

Finalmente, también existen otras terapias médicas disponibles, como por ejemplo el láser de baja potencia o los análogos de prostaglandinas. Por otro lado, las células madre se investigan para aplicar en un futuro.

Alopecia Androgénica

2. Alopecia cicatricial

Siguiendo con los 4 tipos de alopecia, en el caso de la alopecia cicatricial, su causa es que se destruye el folículo piloso. Estamos hablando de una alopecia irreversible, aunque no muy común, ya que afecta a una parte pequeña de la población. A diferencia de la anterior, ésta se da por igual en hombres y mujeres. Por otro lado, aparece de forma más frecuente en las personas adultas.

Más concretamente, la alopecia cicatricial se produce por una malformación, destrucción o daño en los folículos pilosos, que se sustituyen por un tejido cicatricial permanente. En este tejido, ya no es posible que nazca cabello nuevo, por lo que como comentábamos, se trata de una alopecia irreversible.

¿Cómo se localiza? Cuando aparecen zonas sin cabello en el cuero cabelludo, acompañadas por enrojecimiento y cierta descamación. También se puede detectar porque la persona va perdiendo el pelo de forma progresiva, sin causa aparente. Además, la persona que la padece también puede manifestar una sensación de dolor (o ardor) en la zona del cuero cabelludo, donde está empezando a perder cabello.

Tratamiento

Y ¿cómo se trata? Dependerá de hasta qué punto haya avanzado la alopecia, aunque generalmente se tratará con antiinflamatorios, coricoesteroides o antibóticos; estos medicamentos evitarán que las células dañinas que destruyen el folículo piloso, lo sigan haciendo. Incluso cuando muchos de los folículos ya estén destruidos, se deberá seguir el tratamiento para evitar que se destruyan folículos nuevos (y sanos).

Alopecia Cicatricial

3. Alopecia difusa

En la alopecia difusa, la pérdida de cabello es progresiva y generalizada. Sin embargo, no se llega hasta una calvicie total. Además, el pelo se vuelve lacio y sin vida, como escaso. La alopecia difusa afecta tanto a mujeres como a hombres.

Las causas de esta alopecia incluyen causas endocrinas, alimentarias o medicamentosas.

En el caso de las causas endocrinas, lo más probable es que existan problemas en las glándulas endocrinas; sería el caso del hipotiroidismo o del hipertiroidismo (patologías que pueden conllevar a una alopecia difusa).

Cuando la causa es el tipo de alimentación, será importante revisarla para evitar la aparición de la alopecia difusa. Concretamente, un déficit en los nutrientes necesarios para un buen desarrollo del pelo, implica que éste además se vuelva quebradizo, seco y con aspecto adelgazado.

En cuanto a los medicamentos, algunos anticoagulantes, tratamientos para la quimioterapia, medicamentos psiquiátricos, anticonceptivos orales y exceso de vitamina A o de carbonato de litio, pueden también favorecer la aparición de este tipo de alopecia.

Tratamiento

En cuanto a su tratamiento, es importante, además del tratamiento en sí, su prevención. Por un lado, una dieta equilibrada y saludable puede ayudar a evitar su aparición, gracias a la obtención de los nutrientes necesarios para un cabello sano y fuerte.

Por otro lado, es importante acudir a un profesional especializado en caso de detectar algún síntoma, para que nos realice un estudio del cabello. Una vez obtenido el diagnóstico, podremos recibir un tratamiento adecuado para nuestro caso.

Alopecia Difusa

4. Alopecia areata

La última de los 4 tipos de alopecia es la alopecia areata, donde la pérdida de cabello se centra en una zona determinada. Se trata de una alopecia reversible y no definitiva. Afecta tanto a mujeres, como hombres y niños.

El tipo de pérdida de cabello que se da aquí es en forma de parches redondos, en una o más zonas del cuero cabelludo (también pueden aparecer en otras partes del cuerpos). A veces la alopecia areata puede convertirse en una calvicie total, aunque no siempre.

A veces este tipo de alopecia puede ocurrir como consecuencia de una enfermedad, traumatismo, embarazo o período de estrés. Aunque, generalmente, las causas de esta alopecia se asocian a: un perfil genético concreto (1 de cada 5 personas con alopecia areata tiene antecedentes familiares de alopecia), una hipersensibilidad general, reacciones inmunes y autoinmunes específicas de ciertos órganos y estrés emocional.

Tratamiento

¿Cómo se trata? Debemos saber que el pronóstico de este tipo de alopecia generalmente es positivo; de esta forma, el pelo vuelve a salir 1 año después de la aparición de la afección, en el 80% de los casos. Sin embargo, siempre será recomendable acudir a un especialista para tratar la dolencia.

En este caso, se suelen emplear corticoides (que reducen el dolor y la hinchazón), administrados por vía oral, tópicamente (cremas) o a través de inyecciones en la piel. También se utiliza un medicamento que estimula el crecimiento de nuevos cabellos y retrasa su caída: el minoxidil.

Alopecia Areata

Referencias bibliográficas

  • Choi GS, Kim JH, Oh SY, Park JM, Hong JS, Lee YS, Lee WS. (2016). Safety and Tolerability of the Dual 5-Alpha Reductase Inhibitor Dutasteride in the Treatment of Androgenetic Alopecia. Ann Dermatol, 28(4):444-50.

  • Svenson. (2019). Tipos de alopecia. Todo sobre el pelo, caída del pelo o cabello.

  • Vañó-Galván S, Camacho F. (2017). New Treatments for Hair Loss. Actas Dermosifiliogr, 108(3): 221-228.

Laura nació en Barcelona en el año 1994. Es Graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil. Redactora y divulgadora científica en Psicología y Mente y en MedSalud.