Belleza
| por María Trujillo

¿Qué es el Microblading? Cejas perfectas con esta técnica semipermanente

Las cejas ayudan a enmarcar los ojos, resaltar la mirada y deben estar en armonía con el rostro.
Microblading

La tendencia desde hace ya unos años son las cejas espesas y bien delineadas. Este estilo de ceja permite que las facciones del rostro resalten y la mirada se vuelva aún más profunda. Además de que este estilismo hace lucir más joven, a diferencia de las cejas delgadas o escasas.

No obstante, no todas tenemos nuestras cejas largas, espesas y delineadas de forma natural. Y aunque hay muchas técnicas de maquillaje para hacerlas lucir así, la técnica de microblading para las cejas es una opción excelente. Pero... ¿qué es exactamente el microblading y cómo funciona esta técnica?

¿Qué es el Microblading?

El microblading es una técnica de micropigmentación para definir la forma de la ceja. Sin duda es una de las técnicas más novedosas en la industria del maquillaje. Consiste en una pigmentación en la epidermis y del diseño “pelo a pelo” para dar forma o rellenar áreas.

Es una alternativa segura y los resultados son asombrosos. No obstante aún hay gente que tiene desconfianza y temor a que las cejas no queden bien y que no haya marcha atrás. Por esta razón traemos aquí todo lo que debes saber sobre el microblading.

¿Cómo funciona?

El microblading es una pigmentación semi-permanente sobre la piel. Se realiza con una pluma desechable parecida a un bisturí biselado. Esta herramienta es similar a la que se utiliza para realizar tatuajes o micropigmentación, que son técnicas parecidas pero con una permanencia mayor y con trazos mucho más gruesos. El microblading dura alrededor de año y medio.

En el caso del microblading, la pluma que se usa contiene 14 agujas muy delgadas, tan delgadas como un vello. Se repasa tres veces cada área que se va a pigmentar. Esto se realiza con trazos muy finos a mano alzada, eso sí, siempre siguiendo la dirección natural del vello, pues el objetivo es que en todo momento resulte muy natural.

No obstante, además de la técnica y las herramientas especializadas para realizar el microblading, una parte esencial para que el resultado sea ideal es que se realice un diseño de ceja, así como unas pruebas previas para determinar el mejor tono y descartar alguna posible alergia o reacción a los químicos.

¿Qué es el diseño de ceja?

El diseño de ceja permite determinar qué forma y color es el ideal para cada rostro. La tendencia actual es que las cejas se lleven gruesas, abundantes y muy bien definidas, pero sin que luzcan falsas o exageradas. Este estilo enmarca muy bien las facciones y la mirada y con el microblading, a diferencia de la pigmentación o tatuaje, se logra de forma natural.

Sin embargo, la forma de las cejas no puede ser la misma para todas las personas. Las facciones, el color de piel y de cabello, la forma de los ojos y el gusto personal, son los elementos que se toman en cuenta para diseñar la ceja. Por esta razón es que mucha gente aún tiene temor de probar estas técnicas, pues una ceja mal diseñada puede ser fatal y muy antiestética.

El diseño de ceja se hace previamente al microblading. Se toman medidas del rostro y se busca la simetría. Por último, antes de comenzar el microblading en la ceja, se muestra “pintando” un diseño previo con maquillaje y la forma y los tonos finales. Por esta razón es que es tan importante acudir con profesionales contrastados para llevar a cabo esta técnica.

Diseño de ceja

¿Cuáles son los cuidados durante y después del microblading?

Aunque es un tratamiento sencillo, requiere ciertos cuidados para que no haya complicaciones. El microblading no causa mucho dolor. Si acaso se compara a un proceso de depilación que provoca algo de comezón e irritación que pasa rápidamente. Sin embargo antes de comenzar el proceso, se debe realizar una prueba de alergia.

Con este fin, al mismo tiempo que se realiza el diseño de ceja y la prueba de color, se aplica una pequeña cantidad de pigmento. Hay que esperar 24 horas para corroborar que la tinta no provoque ninguna reacción extraña. Si todo sale bien, se sigue adelante. También es probable que se indique que encima de lunares o manchas en la ceja no se pigmente por seguridad.

Posterior el microblading, la ceja tiene que permanecer tapada y untar una crema para la cicatrización. No hay que exponer al sol durante 5 a 10 días posteriores y no hay que exponer a perfumes, alcohol ni al maquillaje. También es muy importante no arrancar las costras. Y es muy importante no tocar las cejas con las manos sucias para evitar una infección.

5. Los 6 días siguientes al microblading

Después del microblading, la cicatrización hace parecer que todo ha salido mal. Hay que recordar que el proceso de microblading incluye pequeños cortes en la piel, que aunque no son dolorosos, tienen un proceso normal de cicatrización y reaccionan como tal. Esto puede traer algunas sorpresas en los días posteriores, pero hay que saber qué es lo que está pasando.

Al momento de terminar el trabajo y el día posterior, las cejas lucen muy parecidas a lo que será el resultado final. El segundo día, debido a que comienza la cicatrización, lucirán más oscuras. Puede ser que no te guste cómo se ven, pero es un proceso normal y temporal. El tercer día algunas cicatrices comienzan a caerse solas y pueden tener pegados algunos vellos. Es normal y no serán demasiadas.

El cuarto día aún no será muy notoria la pigmentación puesto que la cicatrización hará que luzca blanquecino. Esto, aunado a que se han caído algunos vellos, hará parecer que las cejas desaparecen. Finalmente durante el quinto y sexto día, las cejas comienzan a lucir como quedarán y seguramente estarán tal y como las imaginaste.

Referencias bibliográficas

  • Dermatologic Complications with Body Art. (2010). Cosmetic and Medical Applications of Tattooing Christa De Cuyper.
  • Goldman, Alberto; Wollina, Uwe. (2014). Severe unexpected adverse effects after permanent eye makeup and their management by Q-switched Nd:YAG laser. Clinical Interventions in Aging.

María Trujillo

Comunicóloga

María nació en Bogotá en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Santo Tomás y estudió un Máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila (México). Empezó su carrera como locutora en radios locales colombiana, extendiendo su carrera profesional radiofónica en México mediante diferentes colaboraciones, incluídos en trabajos de producción. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.