Sarna: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Los picores provocados por la sarna pueden ser una pesadilla si no sabes cómo erradicar el problema.
Sarna

La sarna puede llegar a causar muchas molestias e incomodidades. Las personas que lo han sufrido saben que los picores que puede llegar a ocasionar son realmente insoportables, y rascar aún empeora la situación.

A continuación se explica todo lo que hay que saber acerca de la sarna: qué es y cuáles son sus causas, síntomas y tratamiento. Una guía fundamental para identificar y tratar a tiempo este problema de salud que siempre resulta de lo más inoportuno.

¿Qué es la sarna?

La sarna es producida por un ácaro, es decir, un pequeño insecto. Se trata de un animal llamado Sarcoptes scabiei, el cual pertenece a la misma familia que los piojos. Al igual que estos, este ácaro es un parásito que saca provecho de residir en el cuerpo humano.

En realidad los piojos y los ácaros de la sarna se parecen mucho. La diferencia fundamental entre unos y otros es que los piojos se han especializado en parasitar el cabello y el cuero cabelludo, mientras que los ácaros de la sarna hacen lo propio con la piel.

Estos animales son muy diminutos, aunque se pueden llegar a ver a simple vista. Su forma de parasitar la piel humana es introduciéndose debajo de la piel. Para ello primero hacen un pequeño agujero de entrada, y luego van creando unos túneles que se conocen como “galerías”. Allí es donde depositan sus huevos.

Causas

La causa de sufrir sarna no es otra que el contagio. Este se puede dar por exposición de forma directa con la persona que los tiene en su piel, siendo las relaciones íntimas el momento más propicio para que se produzca dicho contagio.

Por otro lado, también se puede contagiar si se entra en contacto con ropa que haya llevado la persona contagiada, así como si se duerme en sus sábanas. Otros tejidos no son tan altamente contagiosos, pero toda precaución es poca.

En realidad no hay otros factores que deban ser considerados. Por ejemplo, la higiene personal no tiene nada que ver con el contagio. Alguien muy aseado puede contagiarse con igual facilidad si entra en contacto con este insecto.

Por otro lado hay quien teme a los perros u otros animales como fuente de contagio. Lo cierto es que existen parásitos de sarna específicos para humanos y para perros, y si bien no se debe considerar la idea del contagio cruzado tampoco se puede descartar.

Síntomas

El picor en la piel es el síntoma más significativo de sarna. Básicamente estos animales van moviéndose y rasgando la parte interior de la dermis y no hay mucho que se puede hacer para evitarlo rascando la piel.

De hecho rascarse es probablemente lo peor que se puede hacer, y es que cuando se hace es muy probable que algunos de estos diminutos parásitos queden alojado debajo de las uñas.

Esto hace que puedan colonizar otras zonas del cuerpo con facilidad, esparciendo su alcance y magnificando el problema. No obstante, es importante saber que estos insectos producen lesiones en zonas determinadas del cuerpo, mientras que en otras no dejan ninguna evidencia.

Se pueden encontrar lesiones de sarna básicamente en dedos, manos, muñecas, axilas, muslos y glúteos. En algunos casos la infección puede afectar a partes genitales, sobre todo al pene y al escroto. Con todo, en ningún caso aparecen en zonas como la cara o la espalda.

Algo también muy significativo es que es durante la noche cuando se sufren más picores. Estos insectos tienen actividad nocturna, por lo que es justamente cuando los seres humanos acostumbran a ir a dormir cuando pueden causar más picazón.

Diagnóstico

A muchas personas les cuesta llegar a tener un diagnóstico sobre este problema. Las lesiones causadas por los ácaros de la sarna pasan muy desapercibidos, sobre todo al principio, pero sin embargo los síntomas pueden ser muy intensos.

En países como España la sarna parecía estar bastante erradicada, pero en los últimos años se están dando más casos de los esperados. Esta enfermedad está volviendo a manifestarse entre la población, la cual en muchos casos desconoce tal dolencia.

Para diagnosticar este problema hay que mirar detenidamente las partes del cuerpo anteriormente comentadas. Estas partes susceptibles de ser parasitadas muestran señales si hay sarna, siendo las manos una de las zonas más propicias para observar.

Específicamente, lo que se puede observar es un puntito negro debajo de la piel (el ácaro) seguido de una marca en forma de zigzag. Esta marca es el camino a través del cual se ha desplazado el ácaro, llamada galería como se ha mencionado anteriormente.

Tratamiento

El tratamiento contra la sarna es muy efectivo. Cuando se tiene definitivamente el diagnóstico no hay nada que esperar, y lo que hay que hacer es comprar permetrina en una farmacia.

La permetrina es un insecticida que mata los ácaros de la sarna. Habitualmente se compra la crema en presentación de tubo, la cual debe aplicarse por todos y cada uno de los rincones de piel del cuerpo. Todos excepto de cuello hacia arriba.

Esta crema se debe dejar una 14 horas actuando. Es muy importante no lavarse antes de tiempo, por lo que el mejor momento para hacerlo es por la tarde o noche. De este modo se puede disponer de todas las horas de la noche.

El procedimiento se puede repetir una segunda vez, pero solamente después de dos semanas. La permetrina es un poco agresiva para la piel, y de hecho los días posteriores a su primera aplicación la piel puede picar. Este síntoma puede que ya no sea causado por los ácaros, sino por la propia permetrina.

Por último, hay que saber que se debe lavar toda la ropa usada y las sábanas a 60 grados centígrados para matar estos insectos y no contagiarse de nuevo. Otra alternativa es encerrar la ropa en bolsas de plástico, las cuales no pueden abrirse hasta transcurridos tres o más días, una vez el parásito ya está muerto.

Referencias bibliográficas

Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.