Las 20 enfermedades del sistema nervioso más comunes

Repasamos cuáles son las patologías del SN que afectan a más población a nivel mundial.
Enfermedades del sistema nervioso más comunes

Nuestro sistema nervioso está formado por un gran entramado de células nerviosas encargadas de coordinar las funciones de nuestro organismo a través de la recepción y la transmisión de cantidades ingentes de información. Una compleja estructura formada por el encéfalo y la médula espinal que nos permite seguir vivos y funcionando a pleno rendimiento.

Pero como todo sistema, el nuestro tampoco es inmune a vulnerabilidades internas, como las enfermedades autoinmunes o los tumores, y a ataques externos como los virus o los traumatismos. Para conocer más a fondo en qué consisten, en este artículo vamos a hablar de las 20 enfermedades del sistema nervioso más comunes.

Las 20 enfermedades del sistema nervioso más comunes

Existen multitud de trastornos y enfermedades que afectan al sistema nervioso (central y periférico) y cuyos síntomas varían en gravedad dependiendo de la zona del cerebro o la médula espinal a la que afecten. Algunos de ellos pueden resultar especialmente incapacitantes, y pueden afectar tanto a nivel sensitivo como motor.

A continuación, presentamos una lista con las 20 enfermedades del sistema nervioso más comunes.

1. Esclerosis múltiple y otras enfermedades desmielinizantes

Estas enfermedades del sistema nervioso, que suelen ser autoinmunes y degenerativas, se producen por una deficiencia de mielina, la sustancia que recubre los axones y hace que las conexiones nerviosas sean más rápidas y eficaces. También es la causa de otros trastornos como la leucodistrofia o la encefalomielitis.

2. Epilepsia

La epilepsia es una enfermedad que se caracteriza por un aumento de la actividad eléctrica en determinadas zonas del cerebro. Suele provocar convulsiones que pueden ser parciales o locales, o más generalizadas. Los síntomas incluyen: confusión, ausencias, movimientos incontrolables y, en ocasiones, pérdida de la conciencia.

3. Tumores

Los tumores se forman por el crecimiento incontrolado de células nerviosas que terminan formando una masa que se disemina por distintas zonas del sistema nervioso. Se clasifican en función de las células de las que procede, como los astrocitomas (de los astrocitos), los glioblastomas (de la glía) o los oligodendrogliomas (de los oligodendrocitos). Dependiendo de su tamaño y localización, el tumor puede provocar daños en el funcionamiento de órganos internos, y a nivel sensitivo y muscular.

4. Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma de demencia más común y se produce por la acumulación de placas tóxicas en determinadas zonas del cerebro. Es un trastorno degenerativo y que actualmente no tiene cura.

La persona que padece Alzheimer sufre síntomas como la pérdida de la habilidad para razonar, pérdida de memoria, dificultades a nivel comportamental y social. Finalmente se produce una incapacidad absoluta.

5. Enfermedades de la motoneurona

Estas enfermedades del sistema nervioso destruyen de forma gradual las neuronas motoras provocando debilidad y atrofia muscular, como en el caso de la esclerosis lateral amiotrófica.

Otros trastornos clasificados en este grupo incluyen la parálisis bulbar progresiva, que provoca dificultades en el habla y a la hora de tragar; y la atrofia muscular progresiva, que genera debilidad y degeneración muscular, así como contracciones y movimientos súbitos de los músculos.

6. Neurofibromatosis

La neurofibromatosis es una enfermedad genética que afecta al sistema nervioso y provoca el crecimiento de tumores en los nervios. En general, los tumores suelen ser benignos (no cancerosos), pero a veces pueden convertirse en cáncer. Es un trastorno para el que no existe cura.

7. Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una entidad clínica que se caracteriza por temblores, rigidez muscular, lentitud de movimientos y alteración de los reflejos. Es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente. Se ha sugerido que los síntomas del Parkinson están causados principalmente por la degeneración del sistema dopaminérgico.

8. Accidente cerebrovascular

El accidente cerebrovascular afecta a los vasos sanguíneos que riegan el cerebro. Normalmente, la lesión interrumpe el riego sanguíneo a una zona cerebral o se produce un derrame de sangre.

Dependiendo de la zona afectada y de su extensión, los síntomas pueden aparecer de forma gradual o repentina y la persona puede sufrir secuelas más o menos graves, que incluyen trastornos del habla, la memoria o la cognición.

9. Infecciones virales y por priones

Las enfermedades causadas por virus y producidas por priones son trastornos del sistema nervioso degenerativos y progresivos poco frecuentes, normalmente mortales y sin tratamiento posible. Por ejemplo, el virus del herpes simple puede destruir las partes mediales de los lóbulos temporales y grupos de neuronas, células gliales, fibras nerviosas mielinizadas y vasos sanguíneos.

10. Infecciones no virales

Entre las infecciones no virales del sistema nervioso cabe destacar la meningitis aguda, causada por una bacteria. Esta enfermedad provoca una inflamación de aparición rápida en el tejido que recubre el encéfalo y la médula espinal (las meninges), y del espacio que contiene el líquido cefalorraquídeo ubicado entre las meninges (espacio subaracnoideo).

11. Cefaleas

La cefalea se define como un dolor de cabeza y no es una enfermedad sino un síntoma común a muchas enfermedades, de ahí su alta frecuencia.

Existen distintos tipos: la migraña (con y sin aura), la cefalea tensional, la cefalea en racimos, la cefalea asociada a traumatismos craneales y la cefalea asociada a trastornos vasculares, entre otras. Los síntomas varían, pero incluyen: dolor pulsátil o punzante, sensibilidad a la luz o el ruido, cambios en la visión o náuseas.

12. Trastornos del sueño

Entre los principales trastornos del sueño están: el insomnio, la narcolepsia, los trastornos del ritmo sueño-vigilia, las parasomnias o el síndrome de piernas inquietas. Todos ellos tienen en común las dificultades para conciliar correctamente el sueño, el aumento del movimiento o las conductas anómalas durante el sueño.

13. Enfermedad vascular cerebral

La enfermedad cerebrovascular es un trastorno del sistema nervioso caracterizado por una aparición brusca, con síntomas que duran 24 horas o más y que pueden dejar secuelas graves o incluso provocar la muerte.

Puede ser de tipo isquémica (interrupción del flujo sanguíneo) o hemorrágica (por obstrucción). Los síntomas incluyen: alteraciones en la visión, pérdida de la sensibilidad muscular, dolor de cabeza, marcha inestable, etc.

14. Traumatismo craneoencefálico

Es la causa más frecuente de daño cerebral de origen traumático. El daño cerebral tras el traumatismo se debe, por un lado, a la lesión primaria (la contusión o el impacto sobre el cráneo o con el movimiento rápido de aceleración/desaceleración); y por otro lado, a la lesión secundaria (hemorragia, aumento de la presión intracraneal, edema, etc.) que se produce como consecuencia de la lesión primaria días después del accidente, y que puede conllevar consecuencias graves.

15. Trastornos de la sensibilidad, parestesias y disestesias

Los trastornos de la sensibilidad incluyen la parestesia, un trastorno en el que se perciben de forma anormal las sensaciones (hormigueo, adormecimiento, etc.) en una o varias partes del cuerpo; y la disestesia, una afección que se caracteriza por una sensibilidad táctil reducida o amplificada.

16. Enfermedades metabólicas

Este tipo de trastornos pueden ser hereditarios o adquiridos y se deben a fallos en la síntesis o a la ausencia de enzimas, anomalías endocrinas o alimentarias (que afectan el equilibrio de los glúcidos, nucleótidos, lípidos, etc.), entre otras causas.

Estas enfermedades suelen comenzar con alteraciones en el estado de alerta (p. ej. somnolencia), seguidas de agitación, confusión, delirios o psicosis, y pueden progresar hasta el estado de estupor y la muerte.

17. Neuropatías

Las neuropatías son enfermedades del sistema nervioso periférico y se pueden clasificar en función de los nervios afectados: motores, encargados de la contracción muscular (atrofia, debilidad); y sensitivos, cuya función es captar la información del exterior (pérdida de la sensibilidad, parestesia, calambres, etc.).

Existen las mononeuropatías, en las que solo hay un nervio afectado; y polineuropatías, en las que se ven afectados varios nervios y provocan múltiples síntomas como atrofia muscular, debilidad o pérdida del control y la sensibilidad.

18. Parálisis cerebral

La parálisis cerebral incluye a un grupo de trastornos del sistema nervioso que tienen en común la pérdida de movilidad, y las dificultades del equilibrio y la postura. Los tipos más comunes son: la hemiplejia (parálisis de la mitad del cuerpo), paraplejia (miembros inferiores), tetraplejia (afectados brazos y piernas) y displejia (generalmente solo piernas).

19. Neuralgia

La neuralgia provoca un dolor intenso y agudo a causa de una lesión en alguno de los nervios, ya sea por compresión, distorsión, irritación o exposición al frío.

Las neuralgias craneofaciales incluyen una serie de trastornos que se caracterizan por la presencia de dolor de carácter neuropático (paroxístico, de breve duración y localizados a lo largo de la zona de distribución de un nervio).

20. Enfermedades de los pares craneales

La afectación de alguno de los 12 pares craneales puede deberse a múltiples causas, como la compresión extrínseca, los traumatismos o la microisquemia.

Por ejemplo, el daño en los nervios oculomotores produce oftalmoparesia, diplopía, ptosis y alteraciones pupilares; una lesión en el nervio glosofaríngeo provoca disfagia; y una afectación del nervio vago está asociada a disfonía y a alteraciones vegetativas cardiorrespiratorias.

Referencias bibliográficas

  • Bradley, W. G., Daroff, R. B., Fenichel, G. M., & Jankovic, J. (2010). Neurología clínica: trastornos neurológicos. Vol. 2.

  • Netter, F. H. (2008). Neurología Esencial. 1ª edición en español por Elsevier España, SL.

  • World Health Organization. (2006). Neurological disorders: public health challenges. World Health Organization.

Unai Aso Poza

Unai Aso Poza

Neuropsicólogo

Unai Aso Poza, nacido en San Sebastián en 1985, es Psicólogo Sanitario por la Universidad del País Vasco y especialista en Neuropsicología. Experto en rehabilitación cognitiva y neuroterapias. Actualmente trabaja como neuropsicólogo y redactor de contenidos online en Psicología y Mente y en MedSalud. Apasionado desde que tiene uso de razón por las ciencias y el conocimiento en todas sus expresiones.