Accidente cerebrovascular (ictus): tipos, causas, síntomas y tratamiento

Explicamos qué es esta enfermedad y qué factores de riesgo pueden desencadenarlo.
Accidente cerebrovascular ictus

Un accidente cerebrovascular (ACV) (ictus) implica que el flujo sanguíneo cerebral se interrumpa, originando la muerte celular de la zona donde ha ocurrido. Puede ocurrir también que la zona se inunda (hemorragia), produciendo el mismo efecto.

Es decir, a grandes rasgos existen dos tipos de ACV: el isquémico (falta de sangre y de oxígeno) y el hemorrágico (inundación). Las consecuencias son diversas e incluyen alteraciones en la marcha, el habla, las funciones cognitivas, la visión, etc.

Accidente cerebrovascular: ¿en qué consiste?

Un accidente cerebrovascular (ACV), también llamado ictus, se origina cuando el flujo de sangre hacia una determinada zona del cerebro se detiene, o cuando se inunda la zona de sangre.

Por un lado, al detenerse el flujo, se detiene la administración de oxígeno y nutrientes que debería estar recibiendo el cerebro. Como consecuencia, se puede producir la muerte de células del cerebro, originando un daño importante e irreversible. Si, en cambio, se inunda la zona, las células también pueden morir.

El ACV se puede originar por rotura de las arterias (haciendo que la sangre inunde una zona del cerebro) (hemorragia cerebral) o por un taponamiento o bloqueo de las arterias (haciendo que una zona del cerebro se quede temporalmente sin oxígeno) (isquemia).

Vamos a ver las causas y consecuencias de estos dos tipos de accidentes cerebrovasculares.

Tipos

Como ya hemos mencionado, existen dos grandes tipos de Accidente Cerebrovascular (ACV): el ACV isquémico y el ACV hemorrágico. Ambos son producidos por dos causas diferentes.

1. ACV isquémico

Se produce un accidente cerebrovascular isquémico cuando se bloquea un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro; este bloqueo se produce por un coágulo de sangre. Al no llegar sangre (ni oxígeno) a esa zona del cerebro, las neuronas o células de la zona mueren.

Además, pero, los ACV isquémicos también pueden ser producidos por la “placa”, una sustancia pegajosa que tapona las arterias.

Pero, en general, y más concretamente, pueden suceder dos situaciones (dos tipos de ACV isquémicos):

1.1. Trombo

Si se forma un coágulo en una arteria que además, ya es muy estrecha, se denomina accidente cerebrovascular trombótico (trombo).

1.2. Embolia

Si, en cambio, el coágulo de sangre se desprende de otra zona del cuerpo, diferente a los vasos sanguíneos del cerebro, y se traslada al propio cerebro, lo que sucede es un accidente cerebrovascular embólico o embolia cerebral.

2. ACV hemorrágico

El segundo tipo de accidente cerebrovascular es el ACV hemorrágico; este se produce a causa de la rotura de un vaso sanguíneo. Esto provoca que la sangre salga y se escape hacia esa zona del cerebro donde ocurre el ACV.

Pero, ¿por qué se rompen los vasos sanguíneos? Por un lado, puede ser porque los vasos estén muy debilitados. Por otro, pueden existir ciertos defectos en los propios vasos (lo que le sucede a algunas personas), aumentando la probabilidad de que se rompan. Pero, ¿en qué consisten estos defectos?

2.1. Defectos en los vasos sanguíneos

Estos defectos de los que hablamos pueden ser, básicamente, de tres tipos:

2.1.1. Malformación arteriovenosa

Denominado MAV, consiste en una anormal o irregular conexión entre las venas y las arterias.

2.1.2. Aneurisma

Consiste en una zona de la pared del vaso sanguíneo que es débil; esto provoca que se forme una pequeña protuberancia o burbuja en la parte exterior del vaso.

2.1.3. Angiopatía cerebral amiloide

Denominada ACA, se trata de una afección donde las proteínas amiloides se acumulan en las paredes de las arterias del cerebro.

2.2. Otras causas

Otra posible causa del accidente cerebrovascular hemorrágico es la toma de anticoagulantes, como por ejemplo el Coumadin. Por otro lado, una presión arterial muy elevada también puede causarlo, haciendo que los vasos sanguíneos se rompan.

Tipos de ictus
Resumen gráfico sobre los tipos de ictus

Síntomas

Los síntomas de un accidente cerebrovascular variarán dependiendo de la zona afectada, de la duración de la ausencia de oxígeno o de la hemorragia, de la edad de la persona, etc.

Cuando el ACV aparece, pero, generalmente lo hace de forma súbita y repentina. El “National Institute of Neurological Disorders and Stroke” establece una serie de síntomas consecuentes al ACV, que se manifiestan de forma aguda (y en el momento del propio ACV):

1. Falta de sensibilidad

Consiste en una falta de sensibilidad (sensación), o una debilidad brusca en diferentes zonas del cuerpo, tales como el brazo, la pierna o la cara. Es frecuente que esta debilidad aparezca únicamente en un lado del cuerpo.

2. Dolor de cabeza

Puede aparecer también un dolor de cabeza repentino e intenso.

3. Dificultades en la marcha

También aparecen dificultades al caminar, pérdida de equilibrio o coordinación y mareos

4. Confusión

Puede aparecer confusión, así como dificultades para hablar y entender el lenguaje.

5. Dificultades de visión

Otro síntoma que aparece en el momento del accidente cerebrovascular es una dificultad para ver, ya sea en los dos ojos o en uno.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son características o variables que aumentan la probabilidad de que se desarrolle cierta enfermedad o patología. Algunos factores son modificables (por ejemplo el colesterol), pero otros en cambio no (por ejemplo ser hombre).

En este caso, existen una serie de factores de riesgo para el ACV. El principal es la presión arterial alta, pero existen otros, tales como: ser hombre, tener diabetes, tener antecedentes familiares, un colesterol alto, una frecuencia cardíaca irregular, tener más de 55 años (y aumenta a medida que se cumplen más años), ser de raza negra (estas personas tienen más riesgo de morir a causa de un ACV), ser obeso y tener una historia de ACV’s previos.

Referencias bibliográficas

  • Fernández-Concepción, O., Fiallo-Sánchez, M.C., Álvarez-González, M.A.,Roca, M.A., Concepción-Rojas, M. y Chávez, L. (2001). La calidad de vida del paciente con accidente cerebrovascular: una visión desde sus posibles factores determinantes. Revista Neurología, 32 (8): 725-731.

  • León-Carrión, J. (1995). Trastornos Neurológicos. (1995). Manual de Neuropsicología Clínica. Madrid: Siglo Veintiuno Editores.

  • Martínez-Vila, E., Murie Fernández, M., Pagola, I., & Irimia, P. (2011). Enfermedades cerebrovasculares. Medicine, 10(72), 4871-4881.

  • MedlinePlus. (2019). Accidente cerebrovascular. Enciclopedia médica.

Laura nació en Barcelona en el año 1994. Es Graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil. Redactora y divulgadora científica en Psicología y Mente y en MedSalud.