Enfermedades
| por Xavier Rico Garófalo

Las 7 diferencias entre un tumor benigno y uno maligno

¿Quieres saber cómo funciona el cáncer? ¿Qué es un tumor maligno? Te lo explicamos.
Diferencias tumor benigno y maligno
Una célula. Fuente: Singularity Hub

El cáncer es una enfermedad que afecta a todos los organismos vivos pluricelulares (con algunas raras excepciones, como las ratas topo desnudas, que son increíblemente resistentes a desarrollar tumores). A nivel global en 2018 se produjeron más de 9 millones de muertes por cáncer. 1 de cada 6 muertes a nivel global se deben a esta enfermedad.

En este artículo explicaremos las 7 principales diferencias que existen entre los tumores benignos y malignos, así como también explicaremos en líneas generales qué es un tumor y cómo se produce.

¿Qué es un tumor?

Nuestro cuerpo funciona como una población de organismos. De hecho, todas nuestras células están vivas y los organismos pluricelulares probablemente surgimos a partir de comunidades de organismos unicelulares, que se unieron para mejorar su supervivencia. Estudios recientes en algas unicelulares demuestran que este tipo de asociaciones de organismos multicelulares pueden ocurrir por procesos evolutivos comunes y muy rápidamente.

El hecho de que los seres vivos pluricelulares seamos básicamente un grupo de piezas que están vivas por sí solas funciona muy bien, siempre y cuando todas las células decidan cooperar entre ellas y cumplir sus funciones. Pero, ¿qué ocurre cuando una célula, o un grupo de células, decide dejar de cooperar? Obviamente, las células no piensan y no les debemos atribuir intención, pero esto es lo que ocurre cuando se empieza a formar un tumor.

Podríamos definir a un tumor como a un grupo de células que han dejado de cumplir el orden establecido dentro del organismo y empiezan a reproducirse de manera descontrolada. Este nuevo grupo de células puede provocar diferentes problemas en el organismo, dependiendo de varios factores, como su posición en el cuerpo o el “grado de descontrol” que estas presenten.

Diferencias entre tumores malignos y benignos

Diferencias entre un tumor benigno y uno maligno

Hablar de cáncer es casi lo mismo que hablar de tumores malignos. No debemos confundir el término tumor con el término cáncer, ya que este último implica ciertas características que lo diferencian y le dan más peligrosidad que el tumor benigno, de las que hablaremos a continuación.

En líneas generales, aunque ambos casos se trate de crecimientos celulares descontrolados, las características de que los diferencian serán las que hacen que el cáncer sea una enfermedad peligrosa y en algunos casos, letal.

1. Diferencias en el material genético

La raíz de las diferencias entre las características de los tumores benignos y malignos es su material genético. Los cánceres y los tumores aparecen debido a que las mutaciones se acumulan en algunas células y nuestros sistemas de reparación del ADN y detección de células mutantes (esta última función la hace el sistema inmune) no son capaces de detectarlas y eliminarlas a tiempo.

Cada día, nuestro cuerpo elimina células que potencialmente pueden convertirse en tumores. Cuando no se detectan estas células, van acumulando mutaciones hasta que se produce el crecimiento descontrolado de las células tumorales. Las células de un tumor maligno son, a nivel genético, más inestables. Esto significa que su material genético está más cambiado que las de los tumores benignos.

Un material genético inestable les da más variabilidad genética. Esta variabilidad les da más posibilidades de que dentro de la población del tumor maligno, aparezcan mutaciones que favorecen la supervivencia del tumor, aumentando su “malignidad”. Además, se ha observado que algunos tumores malignos presentan mutaciones que sirven para promover la inestabilidad genética, acelerando la aparición de mutaciones beneficiosas para el tumor.

2. Diferencias en capacidad invasiva

Una de las más importantes diferencias entre un tumor benigno y uno maligno es la capacidad de los tumores malignos de colonizar otros tejidos cercanos. Por norma general, un tumor benigno no será capaz de colonizar otros tejidos y se mantendrá en el lugar donde apareció, aunque siga creciendo.

3. Diferencias en la tasa de crecimiento

Un tumor benigno habitualmente crecerá con una velocidad mucho menor a la de los tumores malignos.

4. Capacidad metastásica

Otra característica muy importante que diferencia al cáncer de los tumores benignos es la capacidad de los tumores malignos de invadir zonas del cuerpo alejadas del tumor inicial. Este proceso se llama metástasis.

Es bastante peligroso, ya que significa que las células tumorales pueden viajar a través del sistema linfático o del torrente sanguíneo para llegar a otras partes del cuerpo, donde iniciarán tumores secundarios, agravando la patología.

5. Capacidad de segregar sustancias

Por norma general, los tumores benignos no son capaces de segregar sustancias que afecten al funcionamiento general del cuerpo. En cambio, los tumores malignos( se cree que aproximadamente en el 20% de los casos)son capaces de segregar sustancias que pueden desequilibrar el resto de funciones naturales del organismo.

A esto le llamamos síndrome paraneoplásico y puede causar una enorme cantidad de síntomas distintos dependiendo de la sustancia que segrega el tumor. Estos síntomas paraneoplásicos pueden afectar, por ejemplo, a nuestra piel, hormonas, sistema digestivo, nervioso, a las células sanguíneas, al sistema inmunitario…

6. La capacidad de reaparecer

Tras la extracción quirúrgica del tumor benigno, su reaparición es una posibilidad muy remota. En cambio, en tumores malignos, la reaparición de este tumor es una realidad a tener en cuenta con mucha cautela. Por este motivo, aquellas personas que han padecido cáncer deben monitorizar la reaparición de los tumores para que, de volver a aparecer, se pueda tratar de una forma más rápida y sencilla.

7. La necesidad de intervención

Un tumor maligno necesita una intervención médica, de lo contrario seguirá creciendo y expandiéndose por el cuerpo. Con este motivo, se utilizan varios tipos de terapias agresivas (químicas, radioactivas, inmunoterapia…) para frenar el crecimiento del tumor, o disminuir su tamaño antes de la intervención quirúrgica.

Un tumor benigno, en cambio, no requiere de intervención quirúrgica urgente, a no ser que su localización sea problemática.

Conclusión

Las diferencias entre tumores benignos y malignos son varias, dependiendo de múltiples factores. De hecho, cada cáncer puede presentar características diferentes, dependiendo de las mutaciones que tenga la población tumoral.

La impredecibilidad de esta enfermedad es uno de los factores más aterradores, ya que dificultan su tratamiento y provocan incertidumbre en el pronóstico de la enfermedad.

Referencias bibliográficas

  • Kukreti, S., et al. (2010). Characterization of metabolic differences between benign and malignant tumors: high-spectral-resolution diffuse optical spectroscopy. Radiology, 254(1), 277–284.

  • Cooper GM. (2000) The Cell: A Molecular Approach. 2nd edition. Sunderland (MA): Sinauer Associates. The Development and Causes of Cancer.

Xavier Rico Garófalo

Genetista

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Actualmente colaborando con MedSalud.