Medicina
| por Xavier Rico Garófalo

Cerebro humano: sus partes y funciones principales

Te contamos todo sobre las distintas partes del cerebro y para qué sirven.
Partes del cerebro humano

El cerebro es un órgano increíblemente complejo, el cual regula el funcionamiento del cuerpo a la vez que analiza la información captada por nuestro sistema sensorial y emite una respuesta adecuada.

Tras miles de millones de años de evolución, el cerebro del ser humano es una de las características principales que permitió que unos primates africanos llegasen a dominar el mundo.

En este artículo presentamos una visión introductoria global del cerebro, sus partes y funciones principales, para aprender más de este fascinante órgano que todavía trae a la ciencia de cabeza.

El cerebro humano

El cerebro se puede considerar un tipo de ordenador orgánico, cuyo funcionamiento todavía no entendemos a la perfección debido a su alta complejidad. La función fisiológica del cerebro es la de controlar el resto del organismo y que este pueda llevar a cabo las funciones que requiera para su reproducción y supervivencia.

El cerebro humano es peculiar en comparación con el resto de mamíferos. Para un animal de nuestro tamaño, tenemos un cerebro unas 7 u 8 veces mayor de la media esperada. Tenemos más de 100 billones de células neuronales en nuestro cerebro, y un número parecido de células gliales (que apoyan a las neuronas, que realizan las principales funciones nerviosas).

Las neuronas del cerebro se comunican mediante dos sistemas fuertemente relacionados entre sí. Un sistema basado en impulsos eléctricos transmitidos directamente entre neuronas y otro basado en la liberación de señales químicas en el espacio interneuronal, con un efecto de mayor rango y difusión sobre el resto de neuronas. Ambos sistemas funcionan a la vez y tienen interacciones mutuas.

Su control sobre el organismo se realiza mediante nervios, que recorren todo nuestro cuerpo enviando y recibiendo información y señales. A la vez utiliza hormonas, que afectan a diferentes sistemas corporales de una manera menos directa y más duradera que las señales mandadas mediante impulsos nerviosos.

Partes del cerebro

Partes del cerebro humano

A grandes rasgos, podemos separar el encéfalo en tres partes: el cerebro anterior, el cerebro medio y el cerebro posterior. Estas tres partes provienen de diferentes linajes celulares del sistema nervioso, que se diferencian de manera distinta para formar la compleja estructura cerebral. Las estructuras más complejas o evolucionadas se encuentran en el cerebro anterior, y su complejidad disminuye en el cerebro medio y anterior, que se consideran más primitivos.

A medida que se desarrolla el cerebro, estas tres grandes divisiones a su vez se especializan en diferentes subdivisiones, dándole mucha complejidad a la estructura cerebral. Teniendo en cuenta el objetivo de este artículo, nos mantendremos en un nivel básico de explicación de las distintas secciones cerebrales para facilitar la comprensión de este extremadamente complejo tema.

A pesar de que estas partes tienen funciones diferenciadas, muchas de ellas funcionan a la vez realizando diferentes tareas de un mismo proceso. Esto le añade dificultad a saber exactamente qué funciones realiza una sección cerebral.

1. El cerebro anterior

El cerebro anterior es la división del cerebro más evolucionada. Se encarga de una multitud de funciones que incluyen la recepción y procesado de información que recibimos a través de los sentidos, así como también el pensamiento, poder entender y comunicarnos mediante el habla y el control de la función motriz.

Esta parte del cerebro se sitúa en la parte frontal superior del encéfalo. Dentro del cerebro anterior, encontramos dos partes muy diferenciadas: El diencéfalo (que contiene el tálamo y el hipotálamo, encargados de controlar el sistema nervioso autónomo y transmitir la información sensorial que les llega) y el telencéfalo, que incluye el córtex cerebral, el hipocampo y los ganglios basales.

El córtex cerebral es la parte del cerebro a la que nos referimos cuando hablamos de la materia gris. Se divide tanto en hemisferios, (el izquierdo y el derecho, con algunas funciones únicas para cada uno de ellos) como en lóbulos, de los cuáles hay 4 y cada uno tiene ciertas funciones específicas:

El lóbulo frontal, bajo la frente. Se encarga del razonamiento, la capacidad de organización y de planear. Se encarga por ejemplo del movimiento, la capacidad de atención, la memoria y el control de emociones. Es la parte de nuestro cerebro que nos da personalidad y la capacidad de hablar. Curiosamente, el lóbulo frontal izquierdo se encarga de controlar la mitad derecha del cuerpo, y viceversa.

El lóbulo parietal, situado en la parte superior trasera de la cabeza. Controla la visión, el tacto, la orientación espacial y la propiocepción, nuestra capacidad de notar nuestras distintas partes del cuerpo y cómo están situadas las unas en relación a las otras. También se encarga de que notemos sabores y el dolor, así como también se encarga de procesar la información que recibimos en forma de lenguaje.

El lóbulo occipital, encargado principalmente de la visión y el procesado de imágenes. Nos permite navegar espacios tridimensionales y reconocer el lenguaje corporal o los objetos, utilizando la información visual que recibe y uniéndola a nuestros recuerdos.

El lóbulo temporal, situado detrás de nuestras orejas. Gracias a estos lóbulos podemos escuchar música, pero también nos ayudan a recordar. El lóbulo temporal izquierdo se encarga de la memoria visual, en cambio el lóbulo temporal derecho se encarga de la memoria verbal.

Aquí os dejamos una imagen para que podais situar mejor los distintos lóbulos cerebrales. En azul, el lóbulo frontal, en amarillo el parietal, en verde el temporal y en rojo el occipital.

Cerebro esquema lóbulos

2. El cerebro medio

Una estructura cerebral menos grande y evolucionada que el cerebro anterior, se sitúa debajo del córtex cerebral, uniendo el cerebro anterior con el cerebro posterior y la médula espinal. Junto al cerebro posterior, se consideran “el tallo cerebral”.

Se encarga de la regulación motriz, aunque está implicado también en el procesado de información visual y auditiva. Entre sus partes se encuentran el núcleo rojo y la sustancia negra, altamente relacionadas con el control del movimiento corporal, cuya degeneración está relacionada con la enfermedad de Parkinson.

3. El cerebro posterior

Ayuda a regular funciones no conscientes, coordinación del movimiento y mantenimiento del equilibrio. Se encuentra en la base del cráneo, donde los nervios que comunican con el resto del cuerpo convergen. El cerebro posterior incluye:

El cerebelo, también separado por hemisferios como el córtex cerebral. Está asociado con la regulación y coordinación del movimiento, ya que es parte del eje de comunicación del los músculos con el resto del cerebro, así como del equilibrio, la postura y el control de los centros respiratorios y cardíacos.

El puente troncoencefálico, parte del tallo cerebral que comunica con la médula espinal. Controla entre otras cosas, los estados de sueño y excitación sexual.

La médula oblongata, también parte del tallo cerebral. Se encarga de sostener funciones vitales como el respirar, tragar o mantener el ritmo cardíaco. Es el último punto entre el encéfalo y la médula espinal.

Conclusión

En este artículo no hemos tocado diversas partes del cerebro, como aquellas pertinentes al diencéfalo, ya que la intención es una introducción a sus distintas partes principales y no un listado exhaustivo de todas sus partes, subdivisiones y características, que tendrían un carácter enciclopédico.

El funcionamiento del cerebro sigue siendo un misterio a resolver para la ciencia y, a medida que pasan los años, nos continuamos sorprendiendo por los descubrimientos que se hacen en el área de la neurología. Con el tiempo quizás se llegue a comprender plenamente el funcionamiento de este órgano, dándonos una mayor comprensión sobre la experiencia humana y elementos propios a ella, como la consciencia.

Referencias bibliográficas

  • The brain, Top to bottom. Extraído de http://thebrain.mcgill.ca/avance.php el 28/06/2019.
  • Kandel, ER; Schwartz JH; Jessel TM (2000). Principles of Neural Science. McGraw-Hill Professional.

Xavier Rico Garófalo

Genetista

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Actualmente colaborando con MedSalud.