Las 10 enfermedades hereditarias más comunes (y sus características)

Te hablamos de enfermedades incurables que pasan de padres a hijos.
Enfermedades hereditarias más comunes

Las enfermedades hereditarias son aquellas que, debido a su componente genético, tienen posibilidades de aparecer en la descendencia.

Algunas están causadas por mutaciones monogénicas, que facilitan el estudio de su transmisibilidad. Otras se deben a cambios en redes de varios genes relacionados entre sí, que dificultan el estudio de sus causas genéticas y su grado de heredabilidad.

Independientemente de su tipo, estas enfermedades causan problemas de salud para muchas personas a las que actualmente no se les puede dar una cura. En el futuro, este tipo de enfermedades podrá evitarse o controlarse mediante técnicas de terapia génica, pero hoy en día únicamente podemos tratar los síntomas de estas enfermedades.

Las 10 enfermedades hereditarias más habituales

En la actualidad se conocen más de 6000 enfermedades de carácter genético, que se pueden transmitir a lo largo de las generaciones. Estas enfermedades suelen presentar variaciones en su frecuencia cuando comparamos poblaciones con distintos orígenes étnicos, debido en parte a los procesos de deriva genética.

En algunos casos, estas enfermedades ofrecen protección frente a otros trastornos más graves que puedan sufrir ciertas poblaciones, como es el caso de la anemia falciforme.

1. Anemia Falciforme

La anemia falciforme es una enfermedad genética de carácter autosómico recesivo. Esto significa que su causa genética se encuentra en cromosomas autosómicos, es decir, aquellos que no determinan el sexo del individuo (Ni el cromosoma X ni el cromosoma Y). Su carácter recesivo indica que es necesario tener dos copias del gen mutante para que esta enfermedad se exprese en el fenotipo del individuo portador.

Su prevalencia es aproximadamente de 1 portador por cada 150 personas en Europa. Esta frecuencia varía enormemente dependiendo del origen ancestral de cada persona, afectando a un 15-25% de la población de África central y occidental. A consecuencia de esto, las personas afroamericanas en la actualidad tienen 1 entre 13 probabilidades de ser portadoras de un gen de la anemia falciforme.

La anemia falciforme provoca la producción de glóbulos rojos deformes, con forma de hoz, debido a un defecto en el gen de la hemoglobina, la proteína que se encarga de transportar el oxígeno. Estos eritrocitos deformes tienen una vida media mucho menor, de unos 10 o 20 días frente a los habituales 90 a 120 que puede durar un glóbulo rojo sano.

Se teoriza que esta enfermedad es más frecuente en las poblaciones expuestas a la malaria, ya que las personas con anemia falciforme o portadoras de una copia de estos genes tienen una mayor resistencia a esta enfermedad, siendo un caso claro de selección natural.

2. Fibrosis Quística

La fibrosis quística es el trastorno genético más habitual entre niños de origen caucásico. Su incidencia es mucho inferior en poblaciones de origen asiático o africano. En Europa, se estima el número de portadores de mutaciones para la fibrosis quística en 1 de cada 10000 personas, pero se desconoce el número exacto.

La fibrosis quística es una enfermedad autosómica recesiva, donde el gen CFTR del cromosoma 7 se encuentra afectado por una mutación. Existen más de 1250 mutaciones caracterizadas del gen CFTR, pero el 70% de los casos de fibrosis quística están causados por la mutación F508.

Esta enfermedad es crónica y progresiva, pudiendo causar problemas desde el nacimiento. La mutación del gen CFTR provoca la producción de una mucosidad espesa y salada, que provoca obstrucciones en diversos sistemas del cuerpo. Los problemas más habituales que causan son a nivel del aparato respiratorio (obstrucción, infecciones recurrentes) y de esterilidad en los hombres que la presentan.

3. Síndrome de Down

El síndrome de Down es una de las enfermedades genéticas más conocidas. Los individuos que la presentan tienen características faciales que los hacen fáciles de distinguir, además de causar un grado variable de discapacidad intelectual y tendencia a presentar defectos cardíacos, endocrinos o del sistema digestivo.

Esta enfermedad hereditaria es tremendamente común, apareciendo en 1 de cada 1000 nacimientos a nivel mundial. Existen factores como la edad avanzada de los padres que aumentan el riesgo de tener un hijo con síndrome de Down.

Está causada por una anomalía cromosómica, una tercera copia total o parcial del cromosoma 21. El riesgo de una persona con síndrome de Down de transmitir su enfermedad a la descendencia es de aproximadamente 1/3.

4. Síndrome de la X frágil

El síndrome de la X frágil es de carácter dominante asociado al cromosoma X, uno de los cromosomas sexuales. En esta enfermedad se encuentra silenciado transcripcionalmente el gen FMR1 del cromosoma X, causado por la presencia de múltiples repeticiones extra de tres nucleótidos (CGG) en la región no traducida del gen.

Esta enfermedad con mayor gravedad más a los hombres, ya que ellos sólo tienen un cromosoma X. Las mujeres se ven menos afectadas debido a que tendrán otra copia funcional del gen FMR1 en su segundo cromosoma X.

El síndrome de la X frágil varía en cuanto a sus efectos, dependiendo de la severidad del silenciamiento de FMR1. Causa un déficit intelectual que incluye problemas con la memoria, el lenguaje o trastornos de conducta similares al autismo, además de presentar ciertos rasgos físicos habituales como un rostro estrecho y alargado, orejas grandes e hiperlaxitud articular.

5. Enfermedad de Huntington

La enfermedad de Huntington, también conocida como corea de Huntington, es un trastorno neurodegenerativo del sistema nervioso central. Sus afectados acaban desarrollando trastornos conductuales, psiquiátricos (como la demencia) y motrices, los llamados movimientos coreicos involuntarios.

Esta enfermedad afecta aproximadamente a 1 de cada 10.000 personas en la población caucásica. La edad media de aparición de los síntomas es entre los 30 y los 50 años, aunque también puede darse durante la adolescencia. Una vez empiezan los primeros síntomas la enfermedad no revertirá.

Es una enfermedad hereditaria de carácter autosómico dominante, de modo que sus afectados tienen un 50% de posibilidades de transmitirla a su descendencia directa. Ocurre por la afectación del gen de la huntingtina, en el cromosoma 4, debido a la repetición de un triplete de nucleótidos (CAG). Mientras más tripletes CAG presenten sus afectados, antes empezarán a notar los síntomas de la enfermedad.

6. Daltonismo

El daltonismo es la incapacidad de ver el espectro cromático normal. Afecta a los conos, estructuras oculares que nos permiten discernir los colores. Es una enfermedad recesiva ligada al cromosoma X, así que también afectará con mayor frecuencia a los hombres. Se calcula que el 8% de los hombres de ascendencia caucásica son daltónicos, mientras que menos del 0,5% de las mujeres presentan este trastorno.

Los conos hacen distinción entre los colores rojo, azul y verde, existiendo conos especializados para cada uno de estos colores. Dependiendo de cuáles estén afectados, las características del daltonismo variarán. El tipo más habitual es el que causa dificultades para distinguir los colores rojos y verdes entre sí.

7. Hipercolesterolemia Familiar

La hipercoleserolemia familiar es una enfermedad hereditaria que afecta aproximadamente a 1 de cada 250 personas, aunque se estima que únicamente el 10% de sus afectados son diagnosticados. Esta enfermedad impide el manejo correcto del “colesterol malo”( el LDL), de forma que se acumula con facilidad en el sistema circulatorio.

Se puede tratar con control dietético y otras estrategias comunes utilizadas para reducir los niveles de colesterol, pero en casos graves se ha de utilizar un procedimiento parecido a la diálisis para disminuir los niveles de LDL en sangre.

Existen varias mutaciones que pueden causar la hipercolesterolemia familiar, pero la más habitual es la mutación del gen LDLR, que codifica para el receptor de lipoproteínas de baja densidad. Algunas de estas mutaciones tienen un carácter dominante, pero otras tienen un carácter recesivo.

Los afectados por la hipercolesterolemia familiar tienen un 50% de probabilidades de padecer alguna enfermedad cardiovascular antes de los 55 años de edad.

8. Talasemia

La talasemia es también una enfermedad genética relacionada con la disfunción de la hemoglobina. Existen dos tipos, la alfa y la beta talasemias, dependiendo de los genes que hayan sido afectados. Sumadas son de los trastornos hereditarios monogénicos más habituales en el mundo, con una frecuencia mayor en zonas tropicales y subtropicales con presencia de malaria y también en la zona del mar Mediterráneo.

La hemoglobina presenta una estructura modular, formada por dos tipos de cadenas proteicas, la cadena alfa y la beta. La cadena alfa está situada en el cromosoma 16, mientras que la cadena beta está en el cromosoma 11. El tipo de talasemia dependerá del tipo de cadena que esté afectada.

La alfa talasemia tiene un carácter autosómico recesivo, mientras que la beta talasemia puede darse tanto en forma recesiva como dominante dependiendo de la mutación. Existen varios grados de gravedad para estas enfermedades, que dependen de la dotación genética de sus afectados.

9. Enfermedad de Tay-Sachs

La enfermedad de Tay-Sachs es de carácter autosómico recesivo que aparece en 1 de cada 320.000 nacimientos vivos. Se describen variantes según la edad de inicio de la enfermedad, infantil, juvenil y adulta, todas ellas causadas por una disfunción de la enzima hexosaminidasa A, que causa la acumulación de gangliósidos GM2, una sustancia lipídica que se acumula en las neuronas cerebrales.

Los afectados por la enfermedad de Tay-Sachs experimentarán parálisis, demencia, ceguera, psicosis y muertes debido a la degradación del sistema nervioso, que empieza desde el inicio de la vida. Las variantes infantiles y juveniles provocan la muerte temprana de aquellos que la padecen, no superando habitualmente los 15 años de vida.

Esta enfermedad es especialmente común en las comunidades de judíos ashkenazis, que tienden a no establecer relaciones conyugales con personas ajenas a su comunidad por motivos religiosos. 1 de cada 3500 personas de este colectivo a nivel global presentan esta enfermedad.

10. Distrofia muscular de Duchenne

La distrofia muscular de Duchenne es una enfermedad que afecta a nivel neuromuscular, mediante la atrofia y la debilidad muscular progresivas. Es una enfermedad ligada al cromosoma X, de manera que afecta principalmente a hombres, sobre los que incide en 1 de cada 3.300 nacimientos.

Las mujeres portadoras de esta enfermedad suelen ser asintomáticas, pero también pueden presentar una variante leve de la enfermedad, llamada distrofia muscular de Duchenne y Becker. Los niños afectados por esta enfermedad hereditaria tienen un desarrollo motor atrasado, que les impide correr y saltar en sus primeros años de vida. A los 9,5 años de media pierden la capacidad de caminar.

Los afectados por la distrofia muscular de Duchenne suelen perecer durante la adolescencia debido a trastornos cardíacos o respiratorios relacionados con la degeneración de los músculos lisos y cardíacos que también causa esta enfermedad.

Referencias bibliográficas

  • Datos extraídos de Orphanet (www.orpha.net/consor/cgi-bin/index.php?lng=ES) el 24/07/2019.
  • OMS, Human Genomics in Global Health. Extraído de www.who.int/genomics/public/geneticdiseases/en/index2.html el 24/07/2019.
  • Genetic Alliance. A Guide to Genetics and Health. Washington (DC): Genetic Alliance; 2006. Diseases that run in the family. Disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK115605/.

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Es Director Editorial de MedSalud, aportando su conocimiento a la línea de contenido de la revista.