Las 6 diferencias entre un Fisioterapeuta y un Quiropráctico

Estos dos profesionales de la salud física no cuentan con el mismo grado de especialización.
Diferencias Fisioterapeuta y Quiropráctico

Muchas personas, en algún momento de sus vidas, requieren acudir a un profesional para tratar dolencias físicas tales como lesiones musculares, dificultades en la movilidad y problemas en las articulaciones

Suele pensarse que la labor profesional de fisioterapeutas y quiroprácticos es algo similar, interviniendo en muchas ocasiones en los mismos problemas de salud.

Es por este motivo que no son pocos los que se preguntan qué diferencias hay entre la fisioterapia y la quiropraxia, siendo el objetivo de este artículo revelar en qué difieren.

Las 6 diferencias entre un fisioterapeuta y un quiropráctico

Tanto la quiropraxia como la fisioterapia tienen en común el objetivo de tratar y mejorar el estado de salud de las personas que recurren a estas dos disciplinas sanitarias. Además de ello, coinciden en evitar el uso de fármacos y de otras técnicas invasivas como las intervenciones quirúrgicas.

Realmente, sus diferencias son más conceptuales que prácticas, dado que tanto quiroprácticos como fisioterapeutas coinciden al intervenir en bastantes problemas médicos.

A continuación describiremos en qué se diferencian estas dos disciplinas y por qué es importante saber elegir al profesional que mejor nos va a poder atender y tratar.

1. Formación requerida

Para ser fisioterapeuta es necesario cursar el grado universitario de fisioterapia, el cual es reconocido como una ciencia de la salud. Su duración es de unos 4 años.

Además de ello, una vez obtenido el graduado, el fisioterapeuta puede expandir sus conocimientos cursando másteres especializados en técnicas de última generación.

En cambio, los quiroprácticos requieren de otra vía para formarse. Para llegar a ser quiropráctico es necesario cursar estudios en escuelas especializadas en quiropraxia, tales como el College of Chiropractic, que tienes sedes por todo el mundo. De media, el tiempo necesario para formarse en quiropraxia es de unos 6 a 7 años.

2. Tipo de intervención

Como ya hemos comentado, ambas disciplinas pretenden mejorar el estado de salud de los pacientes, sin embargo, se diferencian en la forma en cómo tratan los problemas de salud.

La quiropraxia sostiene que muchos problemas de salud se originan por una mala alineación de la columna vertebral.

Si las vértebras no se encuentran colocadas de forma adecuada, afectan a la transmisión del impulso nervioso dado que los nervios están tensos. Esto hace que la persona sufra dolores en la espalda, entumecimiento de miembros y pérdida de tacto y fuerza muscular.

En base a esto, los quiroprácticos intervienen en esta problemática llevando a cabo la técnica de la manipulación vertebral, que consiste en reajustar la columna, detectando subluxaciones y corrigiéndolas.

De esta manera la persona deja de sufrir los dolores ocasionados por un desorden a nivel de la estructura nerviosa.

En cambio, los fisioterapeutas abarcan de una forma más general el cuerpo de los pacientes. Partiendo del mismo objetivo de arreglar la problemática del paciente, la fisioterapia aborda los dolores musculares y esqueléticos localizando el foco de dolor.

Una vez el fisioterapeuta ha encontrado las zonas en donde hay una lesión o una problemática concreta, se dispone a solucionarlas mediante diferentes tipos de intervenciones no invasivas.

De entre las intervenciones que realizan los fisioterapeutas están la corrección de la postura, recuperar la movilidad de piernas y brazos interviniendo directamente sobre ellos, enseñar ejercicios físicos adecuados para preparación deportiva y mejora de problemas neurológicos que se puedan abordar mediante psicomotricidad.

Los fisioterapeutas pueden intervenir con múltiples técnicas: aplicación de frío y calor, impulsos eléctricos, ultrasonido, láser, enseñar movimientos terapéuticos, educación psicomotriz, entre otras.

Debido a esto, los fisioterapeutas no únicamente pueden encontrarse en consultas médicas, sino también en lugares relacionados con el deporte como gimnasios o academias deportivas.

Deporte, correr

3. Grado de personalización de la terapia

La quiropraxia tiene un grado de personalización de la terapia reducido, dado que se limita a intervenir sobre la columna vertebral.

Los quiroprácticos sostienen que muchos problemas tienen su origen en una mala estructuración de la columna, por ese motivo la mayoría se centran en ajustar las vértebras de sus pacientes.

En cambio, la fisioterapia, al abarcar el cuerpo de una forma mucho más holística, permite plantear un tratamiento mucho más personalizado al paciente, centrándose en la parte en donde haya una lesión o aquella que quiera mejorar para tener un mejor rendimiento deportivo.

Además, la fisioterapia, al ofrecer una gran variedad de técnicas, permite que el paciente disponga de un amplio abanico de opciones terapéuticas, pudiendo elegir aquella que considera más adecuada a sus gustos y la que mejor se adapte a sus características físicas.

4. Diagnóstico

La fisioterapia se centra en diagnosticar y tratar cualquier problema relacionado con el movimiento, y su objetivo es la mejora de la movilidad de la persona, además de ayudarle a evitar en un futuro problemas motrices.

En cambio, la quiropraxia se limita a detectar subluxaciones y asociarlas con los síntomas referidos por el paciente.

5. Curación vs. asesoramiento

Tanto en fisioterapia como en quiropraxia se pretende curar lesiones y problemas de salud de los pacientes.

Sin embargo, hay un matiz entre ambas disciplinas. A diferencia de en quiropraxia, en la fisioterapia no únicamente se pretende arreglar los problemas de salud del paciente, también se pretender dar consejo tanto sanitario como deportivo en personas sanas.

Así, mientras que en quiropraxia su función está más enfocada a solucionar los problemas una vez se han dado, en fisioterapia se pretende evitarlos, dando consejos para llevar a cabo unos buenos hábitos de salud y mantener en un estado óptimo el sistema muscular y esquelético.

6. Compatibilidad con otras disciplinas sanitarias

La quiropraxia, al enfocarse mayormente en la columna vertebral, en la práctica tiene poca compatibilidad con otras disciplinas de la salud, dado que es habitual que médicos, cirujanos y enfermeras, en caso de ser recurridos antes que a un quiropráctico, solucionen los mismos problemas y no sea necesaria una derivación a este profesional.

En cambio, los fisioterapeutas pueden ejercer su trabajo de forma conjunta con otros muchos profesionales, incluidos psicólogos y psiquiatras.

Partiendo de que muchas lesiones musculares son el resultado de elevados niveles de estrés que pueden producir tensión en los músculos, son muchos los profesionales de la salud tanto física como mental que derivan a sus pacientes a fisioterapeutas para poder tratar este tipo de problemas.

Referencias bibliográficas

  • Chevan J., Machlin S. R., Yu W. W., Zodet M. W. (2011) Determinants of utilization and expenditures for episodes of ambulatory physical therapy among adults. Physical Therapy. 91(7);1018–1029.

Nahum Montagud es graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Además, posee un Postgrado de Actualización de Psicopatología Clínica en la UB.