Enterogermina (medicamento): usos, beneficios y efectos secundarios

Te explicamos los efectos de este poderoso probiótico.
Enterogermina

La microbiota representa la comunidad de microorganismos (principalmente bacterias) que habita en múltiples ambientes del cuerpo humano, como la piel o las mucosas.

En los últimos tiempo se ha incrementado el interés acerca de la microbiota intestinal, ya que tiene efectos sobre la nutrición e incluso sobre nuestros hábitos alimenticios y salud mental.

En este artículo hablamos acerca de la Enterogermina, un medicamento de tipo probiótico utilizado principalmente para restablecer el ecosistema microbiano intestinal.

¿Qué es la Enterogermina?

La Enterogermina es una medicación de tipo probiótico. Esto significa que el componente principal de esta medicación son bacterias, en este caso Bacillus clausii, con efectos positivos para nuestra salud.

Dentro de cada ampolla o cápsula de Enterogermina, que se ha de tomar por vía oral, existen más de 2 billones de esporas de B.clausii, formas vegetativas de esta bacteria, capaces de resistir a los ácidos del estómago antes de entrar al intestino.

Una vez llegan a los intestinos, las esporas se desarrollan y dan lugar a las bacterias en forma libre, que se adhieren a las paredes intestinales, protegiendo nuestro sistema gastrointestinal de otras bacterias o microorganismos patógenos, a la vez que mejoran la salud del tejido intestinal.

La utilidad de la Enterogermina es, principalmente, la de evitar disfunciones de la flora intestinal, que suelen resultar en procesos de diarrea. La diarrea representa un riesgo para la salud, especialmente a nivel de niños y personas en la vejez, trastorno que la Enterogermina disminuye la duración en más de un 60%, además de reducir en 50% en la frecuencia de evacuaciones.

La Enterogermina no es únicamente útil a la hora de tratar la diarrea con origen infeccioso, si no también ayuda a disminuir sus efectos cuando la diarrea está causada por otros trastornos, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, así como también las causadas por tratamientos clínicos, como los de radiación o antibióticos.

La alta resistencia de B.clausii a los antibióticos le hacen idóneo para tratar las diarreas derivadas el uso de antibióticos, necesarios para eliminar infecciones como las que provoca H.Pylori, una bacteria que habita nuestro tejido estomacal.

Anualmente, más de 500.000 niños menores de 5 años mueren como consecuencia de la diarrea sin tratar, que además puede causar trastornos de la alimentación, el crecimiento o incluso afectar al desarrollo cognitivo negativamente. Esto pone en perspectiva la necesidad de antidiarreicos, papel que pueden cumplir los probióticos.

Beneficios de tomar probióticos

La acción de los probióticos es múltiple. La presencia de bacterias no patogénicas en nuestro intestino, como B.clausii o Lactobacillus, limita los efectos patogénicos de otras bacterias a través de varios mecanismos.

Por ejemplo, un aumento de la proporción de bacterias no patogénicas compatibles con el ambiente intestinal, disminuye los recursos disponibles, tanto espaciales como de alimento, para las bacterias patógenas.

En otras ocasiones, estas bacterias protegen nuestra salud intestinal mediante la producción de sustancias que inhiben a los patógenos, ya sea a las toxinas que segregan o mediante la inhibición de su adhesión al epitelio intestinal, impidiendo que colonicen el intestino.

Además, los probióticos tienen ciertos efectos inmunomoduladores, que por ejemplo estimulan la formación de inmunoglobulinas, proteínas que nuestro cuerpo produce como parte de nuestra respuesta inmunitaria.

Bacilos
Ejemplos de Bacilos típicos del suelo

Otros efectos de Bacillus clausii

En el caso de la Enterogermina, las bacterias que contiene este probiótico son B.clausii, microorganismos con forma de bastón, es decir, con morfología de bacilo. No es una bacteria patógena y se encuentra con frecuencia en el suelo. Las investigaciones han comprobado su eficacia a la hora de disminuir los efectos y duración de la diarrea, pero también se barajan otras aplicaciones de esta bacteria.

Las últimas investigaciones apuntan a posibles usos terapéuticos de B.clausii en:

1. Infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias son una de las aflicciones en las que la Enterogermina y las bacterias que contiene pueden ser beneficiosas, ya que algunos estudios han comprobado la efectividad de la Enterogermina por vía oral en pacientes pediátricos con infecciones respiratorias recurrentes en las vías superiores.

En un estudio realizado en 2007, aquellos pacientes que recibieron la Enterogermina durante un periodo de tres meses padecían infecciones respiratorias de menor duración a las de los pacientes que fueron tratados con métodos establecidos, sin la Enterogermina.

2. Enfermedades alérgicas

Algunas enfermedades alérgicas se benefician de la presencia de B.clausii. Estudios pediátricos realizados sobre niños con alergias al polen demostraron una mejora de los síntomas alérgicos, como el moqueo, la inflamación, o el recuento de células inmunes en el tejido nasal.

Aquellos niños a los que se les suplementaba el tratamiento de antihistamínicos con B. clausii tardaron unos 3 días menos de media en recuperarse, respecto a los niños que únicamente eran tratados con antihistamínicos.

3. Regulación de la flora vaginal

Existe cada vez más consciencia acerca de la necesidad de mantener un microbioma estable en la vagina, para evitar padecer un mayor número de infecciones o de trastornos, como secreciones de color u olor extraño.

El uso de probióticos por vía oral parece mejorar la salud de la flora vaginal, especialmente aquellas especies comensales que son capaces de aguantar el ambiente ácido de la vagina, como Lactobacillus, pero potencialmente también B.clausii. Aun así, se requieren más investigaciones para conocer exáctamente las interacciones de la flora vaginal con este órgano.

4. Infecciones de orina

La uretra también es susceptible de padecer una alteración de su limitada flora. Los probióticos como la Enterogermina ayudan a disminuir las infecciones crónicas del intestino, pero también parecen tener efectos protectores sobre las infecciones de orina, que se resuelven con mayor facilidad en aquellas personas que toman esta medicación.

Efectos secundarios de esta medicación

La Enterogermina, siempre que se tome en la proporción adecuada que indica el prospecto, es un medicamento bastante seguro, con pocos efectos secundarios descritos, más allá de reacciones alérgicas raras. La dosis depende de la edad del paciente principalmente, pero si se siguen las recomendaciones es seguro hasta en neonatos.

En algunos países se han descrito efectos secundarios derivados del uso incorrecto de esta medicación. Esta es una medicación únicamente de tipo oral, su uso tópico o como inyectable está terminantemente desaconsejado, pudiendo ocasionar varios problemas de salud, como abscesos producto de infecciones localizadas en el lugar de inyección.

Referencias bibliográficas

  • Marseglia GL, Tosca M, Cirillo I, et al. Efficacy of Bacillus clausii spores in the prevention of recurrent respiratory infections in children: a pilot study. Ther Clin Risk Manag. 2007;3(1):13-17.18360611.

  • Ianiro, G., Rizzatti, G., Plomer, M., Lopetuso, L., Scaldaferri, F., Franceschi, F., … Gasbarrini, A. (2018). Bacillus clausii for the Treatment of Acute Diarrhea in Children: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Nutrients, 10(8), 1074. doi:10.3390/nu10081074.

  • Brüssow H. (2019). Probiotics and prebiotics in clinical tests: an update. F1000Research, 8, F1000 Faculty Rev-1157. doi:10.12688/f1000research.19043.1.

  • Marseglia, G. L., Tosca, M., Cirillo, I., Licari, A., Leone, M., Marseglia, A., … Ciprandi, G. (2007). Efficacy of Bacillus clausii spores in the prevention of recurrent respiratory infections in children: a pilot study. Therapeutics and clinical risk management, 3(1), 13–17. doi:10.2147/tcrm.2007.3.1.13.

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Es Director Editorial de MedSalud, aportando su conocimiento a la línea de contenido de la revista.