Medicamentos genéricos: qué son, ventajas y desventajas

Este tipo de medicamentos suelen ser más baratos, pero... ¿tienen algún inconveniente?
Medicamentos genéricos

¿Has oído hablar alguna vez de los medicamentos genéricos? Algunos de ellos seguro que los has tomado: paracetamol, ibuprofeno… Pero, ¿sabes qué son exactamente? ¿Son iguales que los medicamentos de marca? ¿En qué se parecen? ¿Por qué son más baratos?

En este artículo resolveremos todas estas dudas y, además, conoceremos las características de los mismos, así como sus ventajas y desventajas. Finalmente, hablaremos de cifras y mencionaremos algún dato curioso.

Medicamentos genéricos: ¿qué son y de dónde provienen?

Para entender qué son los medicamentos genéricos, primero vamos a explicar cómo surgen dentro de la industria farmacéutica.

En el sector de las industrias farmacéuticas, cuando un medicamento nuevo sale a la venta, un laboratorio determinado tiene su “patente”; la patente implica que tenga todos los derechos respecto al fármaco (su comercialización, su fabricación, sus beneficios…).

Única y exclusivamente este laboratorio dispondrá de los derechos que le permitan beneficiarse de la venta del fármaco (no habrá otras marcas que puedan “copiar” el fármaco y comercializarlo).

Las patentes duran 20 años (desde que se registra el medicamento). Una vez expiran (cuando se considera que la patente ya se ha amortizado, a los 20 años), estos medicamentos quedan “libres” para que sean sintetizados por otros laboratorios.

Así, cuando los medicamentos ya no tienen patente dentro de las industrias farmacéuticas, todas las industrias pueden conocer su composición, y por lo tanto, crear sustancias homólogas (son los medicamentos genéricos).

Farmacia

¿Por qué son más económicos?

De esta manera, estos medicamentos son sustancias homólogas a los medicamentos de marca, pero más económicos. Esto es así porque la creación de medicamentos genéricos por parte de las industrias farmacéuticas no ha tenido un coste adicional para ellas en lo que derechos o patente se refiere (ya que el fármaco ya no tiene patente alguna; la patente ha expirado).

Es decir, que son más baratos porque las industrias que los están sintetizando no han pagado su investigación previa (solo la síntesis), que sí han pagado las industrias que sintetizan medicamentos de marca.

El precio de los medicamentos genéricos lo establecen las competencias sanitarias (es decir, el gobierno de cada país); en cambio, el precio de los medicamentos de marca lo establece cada laboratorio o farmacéutica, ya que disponen de la patente y por lo tanto tienen el derecho de hacerlo.

¿En qué consisten?

En España, los medicamentos genéricos se empezaron a comercializar hace más de 15 años. Estos medicamentos, también llamados popularmente “genéricos”, son medicamentos que contienen el mismo principio activo y en la misma cantidad que otros medicamentos de marca, pero, en cambio, los genéricos “no son de marca”.

Se identifican con las siglas “EFG” (Equivalente Farmacéutico Genérico), que vemos escritas en la caja del medicamento, al lado de su nombre.

Además del principio activo (ingrediente activo y principal, el que produce los principales efectos terapéuticos del fármaco), los medicamentos genéricos también pueden contener otros ingredientes inactivos; estos son los que le dan sabor al fármaco, textura, forma, etc., pero que no repercuten en su efectividad.

Estos ingredientes inactivos suelen ser diferentes en los medicamentos de marca (aunque sean los homólogos a los medicamentos genéricos).

Características

Las características de los medicamentos genéricos, en comparación con los medicamentos de marca, son las siguientes.

1. Ingrediente activo

Los medicamentos genéricos contienen el mismo ingrediente activo que los medicamentos de marca de los cuales son homólogos.

2. Dosificación

La dosificación de este tipo de medicamentos es la misma que en los medicamentos de marca (siempre hablando de los homólogos). La dosificación hace referencia a la dosis del medicamento, esto es, la cantidad de principio activo que se administra cada vez (según la presentación).

3. Vía de administración

La vía de administración de los medicamentos genéricos también tiene que ser la misma que la de sus homólogos de marca. Recordemos que esta vía puede ser: oral, intravenosa, intramuscular, tópica, etc.

4. Condiciones de uso

Las condiciones de uso también deben ser las mismas. Éstas incluyen sus indicaciones, posología, precauciones, contraindicaciones, reacciones adversas y uso en condiciones especiales.

Ventajas

La ventaja más remarcable de los medicamentos genéricos es que mucho más económicos que los medicamentos de marca (anteriormente hemos explicado el por qué). Esto quiere decir que la relación costes-beneficios es mucho más positiva. Por otro lado, el Estado muchas veces paga una parte de estos medicamentos.

El hecho de que sean medicamentos más económicos conlleva automáticamente la siguiente ventaja; y es que, con tratamientos de larga duración, los pacientes pueden financiarse mucho mejor el tratamiento.

Otra ventaja de los genéricos es que producen los mismos efectos que los medicamentos homólogos de marca; es decir, son igual de eficaces.

Desventajas

Una de las desventajas de los medicamentos genéricos es que pueden ocasionar cierta confusión a los consumidores. Muchas veces las personas no saben qué diferencias existen entre los medicamentos de marca y sus homólogos genéricos, e incluso si realmente existen diferencias.

Esto puede ocurrir cuando a un paciente le ofrecen un nuevo medicamento (genérico) con un nombre comercial diferente al que habitualmente tomaba. A veces esto genera confusión o desconfianza en el consumidor, y puede llegar a pensar que son medicamentos menos eficaces o menos seguros.

De igual forma, en las personas mayores existe aún más confusión en relación a los medicamentos genéricos: muchas de ellas no saben exactamente qué son, en qué se parecen y en qué se diferencian respecto a los medicamentos de marca, etc. Además, pueden equivocarse comprando unos u otros.

Por otro lado, no todos los medicamentos de marca tienen su medicamento genérico homólogo; sobre todo es el caso de los medicamentos más nuevos, que aún disponen de patente y que por lo tanto no se pueden “copiar”.

Datos de interés

En cuanto a proporciones, en España el 30% de los medicamentos dispensados en las farmacias son medicamentos genéricos; en otros países, pero, esta cifra llega hasta el 60% (en Dinamarca, Alemania, Estados Unidos...).

Si hablamos de cifras más generales, se sabe que aproximadamente un 13% de la facturación del sector farmacéutico español pertenece a medicamentos genéricos; en el mercado europeo, esta cifra asciende al 18%.

Como dato curioso, una investigación presentada por la AESEG (Asociación Española de Medicamentos Genéricos) dió a conocer los siguientes resultados: el 80% de los españoles ya confía en los medicamentos genéricos y el 92% conoce o ha oído a hablar alguna vez de ellos.

Referencias bibliográficas

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). (2014). Cómo se regulan los Medicamentos y Productos Sanitarios en España.

  • García, A.J., Martosa, F., Leivab, F. y Sánchez de la Cuesta. (2003). Genéricos: ¿buenos o malos? Conocimientos y actitudes de los médicos ante los medicamentos genéricos. Gac Sanit, 17(2): 144-9.

Laura nació en Barcelona en el año 1994. Es Graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil. Redactora y divulgadora científica en Psicología y Mente y en MedSalud.