Enfermedades
| por Laura Ruiz Mitjana

Mononucleosis: causas, síntomas, prevención y tratamiento

La conocida como 'enfermedad del beso' conlleva estos síntomas bastante molestos.
Mononucleosis

¿Conoces la “enfermedad del beso”? Se trata de la mononucleosis infecciosa, una infección provocada por diversos virus, aunque por lo general, la causa se debe al virus Epstein-Barr. Algunos síntomas típicos de esta infección son la fiebre, el cansancio, dolor o inflamación de garganta, etc.

En este artículo conoceremos en qué consiste esta infección, así como sus causas, síntomas, mecanismos para prevenirla y el tratamiento a adoptar en caso de infectarnos.

Mononucleosis: ¿qué es?

La mononucleosis, también llamada mononucleosis infecciosa, se trata de una infección, generalmente causada por un virus llamado Epstein-Barr. Dicho virus se transmite a través de la saliva. Por esta razón, la mononucleosis también se denomina “enfermedad del beso”.

Esta infección aparece especialmente en adolescentes y en jóvenes adultos; de hecho, diversos estudios muestran cómo la mayor incidencia de mononucleosis aparece en personas de 10 a 19 años.

Características

La mononucleosis está caracterizada por una serie de síntomas, tales como fiebre de inicio reciente, dolor de garganta (llamado también odinofagia), ganglios linfáticos anormales en las cervicales, y a veces linfocitosis atípica (aumento de la proporción de linfocitos)

Causas

Las causas de la mononucleosis o mononucleosis infecciosa pueden ser varias, aunque, casi siempre se trata de un virus. Generalmente la produce el virus Epstein-Barr (EBV), pero no siempre.

Vamos a ver cuáles estas causas.

1. Virus Epstein-Barr

El virus Epstein-Barr (EBV), la principal causa de mononucleosis, pertenece a la familia herpesvirus, y es de los más frecuentes en humanos. También se le conoce como el virus del herpes humano 4.

El virus Epstein-Barr se distribuye por todo el mundo, y se calcula que hasta un 95% de los adultos de entre 35 y 40 años,, han sido infectados por él en algún momento de su vida.

La infección aguda por el EBV es frecuente. Generalmente desarrolla la infección de forma asintomática o inespecífica en los menores de edad. Por otro lado, esta causa ha sido relacionada con el nivel socioeconómico de determinadas poblaciones.

Virus Epstein-Barr
El virus Epstein-Barr, principal causante de la mononucleosis.

2. Otras causas

Pero el EBV no es el único causante de la mononucleosis; otras posibles causas de esta infección son otros tipos de virus, como el CMV, la primoinfección por VIH, la infección aguda por Toxoplasma gondii en pacientes inmunocompetentes, citomegalovirus y adenovirus.

Síntomas

Los síntomas más típicos de la mononucleosis son: un cuadro febril (de magnitud variable), que dura diversos días (generalmente, de 2 a 3 semanas), unido a faringitis (inflamación de la mucosa que reviste la faringe), que muchas veces se asocia a exudado (un líquido compuesto de células, proteínas y materiales sólidos).

Otros síntomas que aparecen son adenopatías cervicales anteriores y posteriores; las adenopatías implican un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos.

Finalmente, también puede aparecer cansancio o abatimiento y esplenomegalia, que consiste en un agrandamiento patológico del bazo más allá de sus dimensiones normales.

En casos muy raros o graves, la mononucleosis puede llegar a provocar síntomas tales como problemas cardíacos y del sistema nervioso, aunque es muy improbable que llegue a ser fatal.

Los síntomas de la mononucleosis generalmente desaparecen en 1 o 2 meses como máximo; sin embargo, cuando ésta ha sido causada por el Epstein-Barr, el virus puede mantenerse latente en la garganta y en las células de la sangres de la persona infectada de por vida. Por otro lado, y en estos casos, puede ocurrir que el virus se reactive cada “X” tiempo, aunque entonces la mononucleosis que aparece suele ser asintomática.

Prevención

Para prevenir la infección por mononucleosis infecciosa, lógicamente es importante evitar exponerse a la posibilidad de infectarse, así como vigilar mucho el contacto con las personas que la padecen.

En caso de saber que ciertas personas del entorno están infectadas, será fundamental no compartir cubiertos, servilletas u otros utensilios que impliquen el contacto con la boca o la saliva.

Además, también se deberá evitar el contacto salival a través de besos o similares, utilizar mascarilla si además la persona emite estornudos, etc.

Tratamiento

El tratamiento de la mononucleosis implica tratar específicamente sus síntomas, ya que no existe un tratamiento específico para la infección.

Es decir, no hay vacunas antivirales ni medicamentos específicos, aunque se puede considerar la posibilidad de aplicar un tratamiento con medicamentos esteroides (como los corticosteroides) para pacientes con síntomas graves o severos.

Referencias bibliográficas

  • Ebell M. (2004). Epstein-Barr Virus Infectious Mononucleosis. American Family Physician, 40: 1279-87.

  • Fica, A. (2003). Síndrome de mononucleosis infecciosa en pacientes adolescentes y adultos. Rev Chil Infect, 20 (4): 235-242. Infectología práctica.

  • Lara, P. (2009). Mononucleosis infecciosa (Revisión bibliográfica). Revista médica de Costa Rica y centroamérica, LXVI (587); 73-77.

Laura Ruiz Mitjana

Psicóloga

Graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil. Autora del libro "Vivir de memoria" (Editorial Círculo Rojo, 2018). Redactora y divulgadora científica en Psicología y Mente. Aficionada del deporte y la lectura.