8 remedios naturales para eliminar las patas de gallo

Te aconsejamos para prevenir su aparición sin pasar por el quirófano.
Remedios pata de gallo

La aparición de las arrugas es un proceso natural en la vida humana. Se forman en parte debido a procesos de senescencia celular, que deterioran el estado de los tejidos de diferentes formas. El envejecimiento de la piel provoca que esta se haga más fina, laxa y menos flexible, que sumado a diferentes causas ambientales acaban formando las arrugas de la piel.

Las patas de gallo en concreto son arrugas que aparecen en el contorno de los ojos y suelen aparecer de media a partir de los treinta años, pero hay personas que las desarrollarán más cerca de los veinte y otras que no las verán aparecer hasta bien entrados en los cuarenta.

En este artículo hablaremos de las patas de gallo, cómo se forman y cómo podemos evitar su aparición o reducir su severidad.

¿Por qué aparecen las patas de gallo?

Las patas de gallo, al igual que el resto de arrugas que podamos desarrollar, se producen por el envejecimiento de nuestro cuerpo. La piel pierde las propiedades que presentaba durante la juventud como consecuencia natural de la degradación causada por el envejecimiento celular, sumado a factores externos como el estrés mecánico o la exposición a los rayos UV.

Las causas del envejecimiento celular son diversas y representan un campo de estudio interesante, ya que entender cómo envejecemos puede ser el primer paso para frenar los efectos de este proceso e incluso con el tiempo llegar a revertirlo, aunque sea parcialmente.

En la piel, el envejecimiento a nivel celular ocurre cuando su la capa basal, que se encarga de generar células que pasarán a formar parte de las capas superiores de este órgano, pierde parte de su capacidad proliferativa. Como consecuencia, la epidermis se hace más fina y sensible a los daños externos.

Además, también se dan cambios en la matriz extracelular de la piel que afectan al colágeno, la elastina y los proteoglicanos. Estos se necesitan para que la piel esté tersa, elástica y con un nivel adecuado de hidratación, pero el envejecimiento dificulta que puedan llevar a cabo estas funciones.

Las patas de gallo en concreto ocurren con mayor facilidad debido a que la piel que rodea los ojos es más fina y tiene menos glándulas sebáceas, características que facilitan la formación de arrugas. Esto se suma a que las patas de gallo son arrugas dinámicas, que aparecen por el estrés mecánico repetido al que sometemos a la piel. En el caso de las patas de gallo, nuestras expresiones faciales son culpables de su pronta aparición.

Patas de gallo

Remedios para frenar la aparición de las arrugas

Las patas de gallo desgraciadamente no se pueden eliminar al 100%. Aun así, podemos frenar su aparición y disimular su apariencia siguiendo algunos consejos generales del cuidado de la piel, sumados al consumo de ciertos alimentos y remedios naturales que pueden mejorar el estado y apariencia de nuestro órgano protector.

1. Evitar la luz solar

La luz solar, concretamente la radiación ultravioleta (UV) que emite nuestro astro, es una importante causa del deterioro cutáneo. Si vivimos en lugares con muchas horas de sol intenso al año, notaremos antes el envejecimiento de la piel.

Para evitar el deterioro de la piel asociado a la radiación solar, debemos evitar las horas de sol más intenso y de ser posible, llevar protección solar siempre que vayamos a pasar un tiempo en exteriores bajo el sol. Por suerte, existen productos cosméticos que contienen cierto grado de protección contra los rayos UV, así que su uso a largo plazo frenará la aparición de manchas de la piel y arrugas como las patas de gallo.

2. Mantener una hidratación correcta

Como hemos comentado anteriormente, la hidratación de la piel es uno de los componentes fundamentales que mantienen su buen estado y propiedades jóvenes. El consumo de entre 6 y 8 vasos de agua diarios (más o menos 1.2 litros) nos asegurará una hidratación correcta.

Además de frenar los signos del envejecimiento cutáneo, estar bien hidratados tiene una gran cantidad de beneficios para nuestro estado de salud general. Si queremos mantener una vida sana y vernos jóvenes el máximo de tiempo posible, lo adecuado será que hagamos de beber la cantidad suficiente de agua al día un hábito constante.

3. Utilizar exfoliantes de vez en cuando

El uso de exfoliantes se debe hacer siempre respetando los tiempos entre aplicaciones, de manera que no los utilicemos más de dos veces por semana. Los exfoliantes promueven la actividad de la lámina basal de la piel, produciendo un mayor número de células nuevas para nuestra epidermis, lo cual puede rellenar las arrugas y disminuir su apariencia.

La piel del contorno del ojo es extremadamente delicada, así que el uso de exfoliantes físicos, más agresivos que los químicos, no está recomendado. Si optamos por utilizar un exfoliante para eliminar las patas de gallo, será mejor utilizar uno menos agresivo pero igualmente efectivo, como el ácido glicólico.

4. Evitar el estrés mecánico

El estrés mecánico es otro de los factores que promueven la aparición de las patas de gallo. Si buscamos evitarlas o frenar su aparición, debemos tener en cuenta que nuestras expresiones faciales y hábitos diarios pueden empeorar el estado de la delicada piel de alrededor del ojo.

Poco podemos hacer para evitar el estrés mecánico causado por las expresiones faciales, pero para las patas de gallo concretamente hay algunas formas de reducirlo. El uso de gafas de sol, además de proteger nuestros ojos y la piel de su alrededor de los rayos UV, evitará que entrecerremos los ojos en respuesta a la luz. Puede parecer broma, pero cuando se trata de evitar las arrugas, toda ayuda es poca.

Además del uso de gafas de sol, se recomienda el uso de fundas de sábana hechas de material deslizante, como la seda. Esto evitará que le causemos daños a la piel de alrededor del ojo si nos movemos mientras dormimos, frenando la aparición de las arrugas.

5. Consumir antioxidantes

Parte del envejecimiento celular está causado por la acción de moléculas oxidantes, también conocidas como ROS (reactive oxygen species, en inglés). Las ROS aparecen como consecuencia del metabolismo natural del oxígeno y tienen importantes funciones biológicas a nivel celular, pero también deterioran nuestra salud.

Una manera de frenar los efectos de las ROS es el consumo de alimentos con alto contenido en antioxidantes, como el té verde, el aloe vera, frutas como las fresas o los arándanos o también las nueces.

6. Llevar una dieta baja en carbohidratos

Parte del problema del envejecimiento de la piel es un proceso llamado glicación. Los procesos de glicación se dan cuando la glucosa sanguínea se asocia a proteínas de la piel, como el colágeno o la elastina, dificultando su función habitual. Esto ocurre de manera espontánea.

Mantener bajos niveles de azúcar en sangre es una buena manera de limitar la velocidad y frecuencia con la que ocurren los procesos de glicación, mejorando la salud de nuestras proteínas cutáneas y retrasando su deterioro. Es otro motivo de peso para dejar de comer demasiados dulces.

7. Consumir alimentos que reduzcan el fotoenvejecimiento

El fotoenvejecimiento es el deterioro de la piel causado por la exposición a los rayos UV. Si bien podemos evitarlos lo máximo posible, será difícil que podamos eludir al sol en todo momento y a la vez mantengamos una vida normal.

Para mediar los efectos del fotoenvejecimiento, existen ciertos remedios naturales que te pueden echar una mano. El té verde, además de ser una excelente fuente de antioxidantes, protege contra la inflamación (otra fuente de ROS) y también contra los efectos carcinogénicos y de fotoenvejecimiento causados por la luz UV, ya sea consumido por vía oral o utilizado de forma tópica.

Otro aliado contra el fotoenvejecimiento es la granada. Esta fruta confiere cierto grado de protección contra los efectos del fotoenvejecimiento para las células de la piel, como los queratinocitos. El consumo de esta fruta o su inclusión como suplemento en productos del cuidado de la piel puede ser beneficial para evitar la aparición de las patas de gallo.

8. Uso de remedios naturales que cuiden la matriz extracelular

Como hemos comentado, la matriz extracelular juega un papel importante en el envejecimiento. La inflamación, la exposición a ROS y el daño solar causan un deterioro de la salud de la matriz extracelular, lo que conlleva una desestabilización de moléculas como el colágeno y el ácido hialurónico, que mantienen la buena salud y el aspecto juvenil de nuestra piel.

Por suerte, existen ciertos compuestos naturales que nos pueden ayudar a cuidar de la salud de nuestra matriz extracelular, retrasando la llegada de las patas de gallo o reduciendo su apariencia.

Uno de estos remedios es la flor de la camelia. Se ha observado que el extracto de Camellia japonica tiene un fuerte efecto hidratante y promueve la formación de colágeno mediante su uso tópico. La raíz de ginseng también puede promover la formación de colágeno. Ambas plantas pueden ser un gran aliado para la eliminación de las patas de gallo.

Otro ejemplo interesante es el de la canela, que también promueve la formación de colágeno dentro de los fibroblastos de la dermis. Hoy en día la investigación científica encuentra remedios naturales contra los síntomas del envejecimiento constantemente, a la vez que conocemos mejor las causas de este, lo que nos da esperanzas para que algún día el envejecimiento pueda detenerse definitivamente.

Referencias bibliográficas

  • Binic, I., Lazarevic, V., Ljubenovic, M., Mojsa, J., & Sokolovic, D. (2013). Skin ageing: natural weapons and strategies. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM, 2013, 827248. doi:10.1155/2013/827248.
  • Ganceviciene, R., Liakou, A. I., Theodoridis, A., Makrantonaki, E., & Zouboulis, C. C. (2012). Skin anti-aging strategies. Dermato-endocrinology, 4(3), 308–319. doi:10.4161/derm.22804.
  • Zhang, S., & Duan, E. (2018). Fighting against Skin Aging: The Way from Bench to Bedside. Cell transplantation, 27(5), 729–738. doi:10.1177/0963689717725755.
Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.