Enfermedades
| por Ana Torres Ruiz

Sangrado de encías: causas, síntomas y soluciones

Una alteración en la salud bucodental que puede tener distintas causas de distinta gravedad.
Sangrado de encías

En ocasiones, las encías pueden sangrar. Aunque no siempre se trata de un problema grave, este síntoma puede indicar que estamos sufriendo algún tipo de afección bucodental.

En otras ocasiones, menos graves, simplemente puede deberse a que estamos cepillándonos los dientes de forma demasiado agresiva, o con un cepillo de dientes demasiado duro. En cualquier caso, en el artículo de hoy vamos a conocer al detalle las distintas causas del sangrado de encías, sus síntomas más frecuentes y cómo solucionar este problema de salud bucodental.

Sangrado de encías: ¿qué es?

Es bastante frecuente en las consultas de los dentistas encontrarnos con este problema. Poner demasiado empeño en la limpieza dental puede hacer que el roce del cepillo con las encías cause irritación e incluso sangrado.

Que las encías sangren puede ser un síntoma claro de que el tejido está inflamado, situación que suele aparecer por la acumulación de placa bacteriana. En casos más graves, hay varias enfermedades bucodentales que están directamente relacionadas con el síntoma del sangrado de encías.

Encías

Causas

Si no se limpia convenientemenete, esta placa que se va a acumulando puede dañar los tejidos gingivales. Esto puede llegar a ser un peligro para la salud bucodental de la persona afectada. Aunque suele asociarse esta afectación a unos malos hábitos de higiene dental, hay otras causas que también puede conducir al sangrado de encías, como el consumo de alcohol, el tabaco, factores hereditarios, una mala alimentación, por ejemplo.

Otras causas del sangrado de encías pueden ser la diabetes, algunas enfermedades de base de tipo inmunodepresor, alteraciones hormonales o incluso el hecho de tomar ciertos fármacos, por ejemplo los anticonceptivos, los antiepilépticos y otros.

De todos modos, la causa más frecuente del sangrado de encías es una higiene bucal deficiente. No cepillarse convenientemente llega a acumular sarro entre las piezas dentales, lo que degrada e inflama las encías. Este proceso puede llevar a padecer gingitivis, que es una inflamación leve de las encías.

La gingivitis, si no se trata cuando aparece, puede agravarse y llevar a una periodontitis. En este caso, el tejido de la encía queda irritada y sufre un proceso lento pero constante de degradación, afectando también a las piezas dentales y a la salud del paciente, ya que las bacterias pueden extenderse al sistema cardiovascular y respiratorio.

Soluciones y tratamientos

Si detectamos que tras el cepillado o en cualquier otra situación nos sangran las encías, debemos visitar a nuestro odontólogo de confianza. Este profesional podrá inspeccionar y diagnosticar las causas que están generando este problema. La detección precoz del sangrado de encías puede facilitar el tratamiento.

Lógicamente, existen una serie de hábitos y remedios naturales que nos ayudan a fortalecer nuestro salud bucodental. Si eres fumador, considera abandonar este mal hábito, ya que el humo del tabaco irrita las encías y pueden ser una causa de gingivitis y periodontitis.

Asimismo, moderar el consumo de alcohol y tener unos hábitos alimenticios saludables, con presencia de frutas, verduras y hortalizas, puede ser una gran forma de mejorar nuestra salud general y bucodental en particular. Reducir el consumo de alimentos azucarados también es una forma de proteger el esmalte dental y las encías.

Prevención e higiene bucodental

Por otra parte, unos correctos hábitos de higiene son básicos para frenar el avance de problemas como la gingivitis y la periodontitis. Usar cepillos suaves y realizar un cepillado delicado también son buenos hábitos que previenen el sangrado de encías.

Usar hilo dental a diario, para retirar toda la placa acumulada entre las piezas dentales es otra de las recomendaciones que los odontólogos siempre realizan a las personas con propensión a sufrir este tipo de alteraciones de la salud bucodental.

Por último, no debemos olvidarnos de acudir a la consulta del dentista de forma periódica. El profesional podrá revisar nuestra boca y nuestra dentadura en busca de indicios de esta y otras enfermedades, para poder poner freno lo antes posible y ayudarnos en la prevención que necesitemos.

Referencias bibliográficas

  • Armitage, Gary C. (1999). Development of a Classification System for Periodontal Diseases and Conditions. Annals of Periodontology.
  • Kistler, James O.; Booth, Veronica; Bradshaw, David J.; Wade, William G.; Glogauer, Michael (2013). Bacterial Community Development in Experimental Gingivitis. PLoS ONE.
  • Stoeken, Judith E.; Paraskevas, Spiros; Van Der Weijden, Godefridus A. (2007). The Long-Term Effect of a Mouthrinse Containing Essential Oils on Dental Plaque and Gingivitis: A Systematic Review. Journal of Periodontology.

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.