Salud
| por Carmen Otegui

Las 15 principales causas del mal aliento (y consejos para evitarlo)

¿Conoces las diferentes razones por las que se produce el mal aliento? Te las mostramos a continuación.
Las 15 principales causas del mal aliento (y consejos para evitarlo)

Estar cerca de una persona y sentir que le huele el aliento es una experiencia desagradable. A lo mejor en algún momento hemos estado en la situación contraria, es decir, alguien ha pensado que el olor de nuestro aliento resultaba ofensivo.

No hay duda de que resulta muy incómodo cuando se vive uno de estos momentos. Seguramente la situación más embarazosa es cuando estamos cerca de alguien a quien pretendemos besar. Para evitar todo este tipo de situaciones comprometidas hoy vamos a hablar de las causas que provocan el hecho de tener mal aliento y cómo lo podemos evitar.

Las 15 causas que provocan mal aliento que debemos evitar

Todo el mundo ha tenido halitosis alguna vez y no hay que dramatizar por ello. Por ejemplo, si comemos alioli nuestro aliento después va a ser bastante desagradable, pero no por eso vamos a dejar de comer alioli el resto de nuestras vidas.

En muchos casos el mal aliento se debe a comer determinados alimentos, pero existen más posibilidades. A continuación veremos que las causas que hacen tener mal aliento son variadas, y que en algunos casos concretos es más difícil evitarlo.

Alimentación

Existen bastantes alimentos que provocan mal aliento después de comerlos. Vamos a ver algunos que de bien seguro que son conocidos por todo el mundo, aunque otros no estarán tan fácilmente en la mente del lector. Se trata en la mayoría de casos de alimentos que contienen compuestos azufrados.

1. Ajo

El ajo es seguramente el más conocido de todos los alimentos causantes del mal aliento. Ingrediente principal del alioli, es un vegetal con muchos compuestos azufrados como la alicina, que desprende un intenso olor.

2. Cebolla

La cebolla es también un vegetal con muchos compuestos azufrados entre los que destaca el sulfóxido de tiopropanal. Estos compuestos se eliminan a través de los pulmones, siendo la causa del mal aliento.

3. Rábano picante

En el caso del rábano picante, el compuesto químico que representa el principal responsable del mal aliento es el isotiocianato. Este tipo de moléculas son en realidad mecanismos naturales de defensa de estas plantas hacia animales hambrientos, si bien contienen otras sustancias muy beneficiosas.

4. Azúcares

Tomar mucho azúcar o productos alimentarios que lo contengan puede ocasionar también mal aliento. La razón es que estos azúcares pueden fermentar en nuestra boca por parte de bacterias que evitan en ella, llegando a producir gases desagradables.

5. Atún en lata

El atún enlatado puede llegar a emitir un olor fuerte. Cuando el pescado se pone en conserva los ácidos grasos del pescado se van degradando de un modo que no es perjudicial para nuestra salud, pero que cambia el olor y el sabor del producto.

6. Sardinas en lata

Con las sardinas pasa lo mismo que con el atún. En realidad cualquier producto de mar es susceptible de sufrir este proceso de oxidación, si bien serán los pescados con más proporción de ácidos grasos los más afectados. Por lo tanto, pescados como la caballa, el salmón o la anchoa están incluídos.

7. Lácteos

En el caso de los lácteos el problema no está en que tengan sustancias volátiles desagradables, sino que pasa más bien como en el caso del azúcar. En nuestra boca algunos microorganismos pueden beneficiarse de sus aminoácidos y producir residuos metabólicos que huelen como la cadaverina.

8. Estilo alimenticio

Este es el punto más importante referente a la alimentación, ya que se tiene en cuenta de forma integral. Debemos considerar una alimentación saludable como un estilo de vida, incorporando alimentos vegetales y saludable y eludiendo comidas refinadas y el hecho de comer demasiadas veces al día.

Otras causas

Dejando la alimentación aparte, hay muchos malos hábitos o condiciones relacionadas con ciertas enfermedades que pueden dar lugar a mal olor en la boca. En alguno de estos casos evitar las causas de la halitosis no será tan fácil como dejar de comer un alimento determinado, si bien existen soluciones.

9. Tabaco

A nadie le sorprenderá ver el tabaco en esta lista, a pesar de que algunos fumadores no se dan cuenta de lo que representa fumar para su aliento. El olor del tabaco es muy desagradable para muchas personas, e incluso lo llega a ser para muchos fumadores. Hay que dejar el tabaco por esta y muchas otras razones.

10. Alcohol

El alcohol también produce mal aliento. Algunos consumidores habituales no se dan cuenta, pero las personas que están a su alrededor sin duda que sí. Hablar delante de una persona con mucho aliento de haber bebido alcohol no es agradable y además hace perder credibilidad a sus palabras.

11. Sequedad de boca

Existen diferentes razones que hacen que una persona sufra sequedad en la boca. Sobre todo se debe a la deshidratación por no tomar suficiente agua, pero el tabaco o el alcohol también provocan la sequedad. En esta situación las sustancias derivadas de la actividad bacteriana bucal se pueden volatilizar.

12. Placa dental

Si tenemos una buena higiene bucal no deberíamos tener problemas de placa, pero cuando no es así los microorganismos que habitan en la boca pueden provocar halitosis. La acumulación de placa dental provoca que se emitan sustancias malolientes desde la boca provenientes de restos de comida, e incluso saliva, sangre o células muertas.

13. Mala higiene bucal

Parece el más obvio, aunque no siempre es así. Estamos hablando de higiene en el sentido estricto de la palabra, y cepillarnos los dientes tres veces al día y visitar el médico una vez al año es fundamental para tener una buena salud bucal.

14. Enfermedades específicas

Si bien es algo que acontece en casos muy específicos, lo cierto es que algunas enfermedades provocan halitosis. El mal aliento destaca en algunas personas que sufren diabetes, insuficiencia renal o algunas enfermedades hepáticas.

15. Medicación

Este es otro caso poco frecuente, pero algunos medicamentos pueden llegar a producir mal aliento. En el metabolismo de alguno de sus compuestos activos puede ser que se produzcan algunos compuestos metabólicos que den lugar al mal olor.

Referencias bibliográficas

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.