¿Qué es la adherencia a la dieta y por qué es importante?

Un factor que es absolutamente imprescindible para comprender la lógica de volver al peso saludable.
Adherencia a la dieta

A la hora de perder peso hay quien busca hacer dieta y dar con la que asegura éxitos en el período de tiempo más corto posible. Generalmente, se asume que la clave del éxito es seguirla a rajatabla hasta ver los primeros resultados significativos.

Nada más lejos de la realidad. El factor clave del éxito no es disponer de la mejor dieta milagro y machacarse sin más, sino de entender el concepto de adherencia y aplicarlo.

Adherencia: descripción básica

No nos engañemos, las dietas milagro son sufridas y acaban siendo aburridas y muy difíciles de seguir. A corto plazo pueden conseguir dar lugar a primeros éxitos aparentes, pero más temprano que tarde se abandonan por la imposición de una disciplina poco realista. Y en última instancia los resultados conseguidos pueden acabar desmoronándose como un castillo de naipes.

La adherencia, en cambio, significa poder a mantener un cambio a lo largo del tiempo. Para tener éxito es indispensable aceptar e integrar el nuevo cambio alimentario como algo nuevo que se va a adquirir. En otras palabras, metas asumibles con las que vamos a comprometernos. Y una vez asentados esos primeros cambios generadores de buenos hábitos ya podremos ser más ambiciosos si lo deseamos.

La importancia de los hábitos alimentarios

Cuando oímos la palabra dieta a todos nos viene en la mente una consecución de recetas rígidas e intransigibles. Desde Medsalud.com vemos muy innecesaria esta imposición de planes alimenticios. Es por eso que aconsejamos empezar por cambios razonables en los que la adquisición de nuevos hábitos saludables. Debemos ser realistas con nuestros hábitos anteriores y nuestro día a día y nos permitan versatilidad a la hora de hacer los menús.

Lo más interesante es ir dejando paulatinamente de ingerir ciertos alimentos o ingredientes determinados e ir introduciendo nuevos sustitutivos interesantes. Somos seres de costumbres y nuestras rutinas no pueden cambiar de un día para otro.

Hay alimentos saludables que no nos atraen mucho a primera vista. Aun así, con el tiempo consiguen ser de nuestro agrado e incluso disfrute cuando el cuerpo los ha llegado a integrar en su nueva rutina alimenticia. Eso sí, si queremos tener un éxito y tener adherencia a ellos no podemos cambiar nuestra alimentación como de la noche al día.

Cómo generar adherencia poco a poco

Por ejemplo, una dieta planeada por un nutricionista nos dice que para desayunar tomamos un zumo de naranja, una gelatina y pan de molde integral con jamón york. Es posible que semana tras semana nos cansamos de este desayuno. Pues bien, la gracia es saber qué es saludable comer y qué no ganando adherencia. Igual hasta descubrimos que lo que nos ha recomendado el dietista tampoco es la panacea.

Primeros pasos a seguir

Para empezar, por ejemplo, podemos dejar de comer bollería como primer paso. Luego, cambiar las marcas comerciales de cereales o muesli, que vienen con azúcares añadidos y aceite de palma, por copos de avena o muesli casero con un poco de miel. O el pan de trigo industrial con el que nos hacemos el bocadillo por otro pan de otro cereal o más integral o artesano ya es un primer éxito importante.

Y no hace falta comer jamón york y queso fresco hasta el aburrimiento. Podemos hacer una tortilla, pues a pesar de que los huevos se han demonizado tanto durante años resulta que es un alimento muy saludable, lleno de nutrientes y una de las fuentes de proteína más valiosas.

Podemos también añadir otros alimentos que nos llenen y nos aporten buenos nutrientes, vitaminas, fibra y color como frutos secos, fresas, aguacate o unos espárragos a la plancha.

El éxito para perder peso es que no haya dieta

Perder estos kilos es uno de los propósitos que más cuesta de cumplir y básicamente se debe a un mal planteamiento. En el presente artículo hemos entendido por qué seguir ciertas dietas sin aprender ciertos hábitos alimentarios acaba generalmente en fracaso en la gran mayoría de casos y cómo solucionarlo consiguiendo adherencia.

Hay unos primeros pasos que ya tienen mucho impacto en mejorar nuestra condición que tienen que ver con adaptar nuestra compra, preparación de comida, etc.

Aparcar antiguos malos hábitos alimenticios e ir abrazando poco a poco nuevos cambios garantiza nuestra adherencia, pues querer realizar la operación bikini en 2 meses es poco realista. Esos 15 kilos de más que se han ganado en 15 años no se van a marchar en un lapso de tiempo tan corto. O si se marchan, además de poner en riesgo tu salud, puedes tener un efecto rebote recuperándolos al hartarte de la dieta.

La duración de la dieta es trascendente para no volver al estado anterior, por lo que cambiar tus hábitos alimentarios e integrarlos bien es la mejor garantía. Teniendo presente esas directrices generales uno puede ir consiguiendo pequeñas victorias que serán el éxito definitivo a largo plazo.

Referencias bibliográficas

Bernat nació en Barcelona en 1987. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y máster Erasmus Mundus "Work, Organizational and Personnel Psychology (WOP-P)" por la Universitat de Barcelona y la Universidade de Coimbra en Portugal. Políglota y con formación adicional en nutrición, coaching y psicología evolucionista, tiene experiencia en psicología clínica y en recursos humanos. Actualmente es director de contenidos de MedSalud.com.