Alimentos
| por Carmen Otegui

Zanahoria: 12 propiedades y beneficios de esta hortaliza

La zanahoria es una hortaliza con mucho valor nutricional. ¿Conoces todos los beneficios de comerla?
Zanahoria: 12 propiedades y beneficios de esta hortaliza

Desde los inicios de los tiempos de nuestra especie consumimos alimentos como la zanahoria. O no exactamente, ya que en su origen no era una hortaliza tan carnosa y anaranjada. Comíamos raíces silvestres y fuimos seleccionando raíces hasta que llegamos a conseguir una como la zanahoria que todos conocemos.

La zanahoria es por lo tanto un tipo de alimento que nuestro cuerpo conoce muy bien. Estamos muy adaptados a consumir este tipo de hortalizas, no como muchas comidas industriales que existen hoy en día. Por eso en este artículo queremos resaltar el valor nutricional y las propiedades y beneficios de la zanahoria.

Zanahoria: valor nutricional y 12 propiedades y beneficios

Si bien incluso las hojas de esta planta se pueden consumir, todos estamos acostumbrados a comer la raíz. Se trata de una hortaliza con muy buenas propiedades y beneficios para nuestro cuerpo como veremos a continuación, y es que el valor nutricional de la zanahoria hace que este vegetal no deba faltar en nuestra dieta.

La zanahoria es una rica fuente de nutrientes que benefician a nuestra salud. Contiene numerosas vitaminas, siendo la A la más destacada, y es un muy rica en fibra, minerales. Además contienen carotenoides, unas sustancias especiales que dotan de este particular color naranja a ciertos vegetales.

1. Va bien para la vista

Seguramente es la frase que más conocemos relacionada con las propiedades y beneficios de la zanahoria. Y, en efecto, es cierta. La zanahoria protege nuestra vista gracias a la vitamina A y a sus betacarotenos. Estas sustancias son fundamentales para que las células que pertenecen a las estructuras relacionadas con la visión no envejezcan.

2. Ideal para broncearse

Para quienes les gusta pasar tiempo bajo el sol y broncearse es muy importante tomar alimentos como la zanahoria. Los alimentos que contienen betacarotenos tienen la capacidad de aumentar la producción de melanina. La melanina es la sustancia que nos da el característico color bronceado cuando llega el verano, es decir, el pigmento natural de nuestra piel. Es en realidad una sustancia de protección contra los rayos del sol.

3. Favorecen la digestión

Como hemos dicho al introducir el artículo, llevamos millones de años alimentándonos de raíces. Nuestro cuerpo está programado para comer este tipo de comida, por lo que no le resulta nada difícil. Las zanahorias aportan fibra que favorece el buen funcionamiento del tracto gastrointestinal. Van muy bien para aquellas personas que tengan estreñimiento, y sus azúcares son fácilmente digeribles.

4. Tiene propiedades diuréticas

La zanahoria también es un alimento indicado contra la retención de líquidos. Su función diurética ayuda a combatir la hinchazón y la retención de líquidos que pueden generarse en algunas personas. Para prevenir la retención de líquidos lo más importante es cuidar la dieta, evitar el estrés y hacer ejercicio.

5. Fortalece uñas y pelo

El conjunto de vitaminas y minerales que aporta la zanahoria combate problemas en uñas y pelo. Hay personas que no tienen fortaleza en sus uñas y pelo, sino que su aspecto no es el que tiene que ser y son más bien quebradizos. Comer zanahoria es una manera de garantizar que tenemos los nutrientes que necesitan.

6. Aumentan el bienestar

Aunque parezca mentira se vincula el consumo de alimentos como las zanahorias a la felicidad. Las zanahorias ayudan a producir endorfinas, unas sustancias que hacen que el cerebro no esté tan alterado. El estrés y el ansiedad son males endémicos de la sociedad en la que vivimos, y cuidar la alimentación es uno de los pilares para combatirlos.

7. Nos da energía

Las zanahorias tienen más cantidad de azúcares que la mayoría de hortalizas. Se trata de azúcares naturales pertenecientes a la planta, por lo que no los debemos ver como perjudiciales. Por lo general debemos evitar productos refinados y todo aquello que no sean alimentos de verdad, y de este modo podemos comer fruta o zanahorias. Estos alimentos contienen azúcares, pero como también nos dan valiosísimos minerales, vitaminas o fibra debemos incorporarlos.

8. Permite luchar contra el cansancio

Tomar zanahorias también es una buena idea para combatir el cansancio. Sus azúcares son capaces de activar nuestro cerebro, pero también el potasio y el fósforo. Son minerales con muy buenas concentraciones en hortalizas como las zanahorias, por lo que son muy recomendables para aquellas personas que sufran de estrés o tengan los nervios un poco alterados.

9. Combaten la obesidad

Para media mañana o tarde representan una muy saludable opción para hacer un snack. Hay que intentar ayudar a nuestro organismo con alimentos como fruta o frutos secos para aguantar a la comida o la cena sin ir a la nevera y picar cualquier cosa. Las zanahorias nos llenan porque tienen fibra, pero sus azúcares nos dan este pequeño aporte de energía que necesitamos sin disparar los niveles de glucosa en sangre.

10. Evitar las caries

Comer zanahorias crudas es una buena medida para cuidar los dientes. Cuando tomamos una zanahoria fresca como snack estamos consumiendo un alimento crujiente a base de fibra. Esto ayuda a limpiar la boca de otros alimentos y evitar tener comida pegada en los dientes, lo cual puede desencadenar en indeseables caries.

11. Fortalecer dientes y encías

Si comemos zanahorias crudas también fortalecemos los dientes. Los dientes y las encías se benefician por el hecho de masticarlas. Es como si de un ejercicio se tratara, el cual hacer aumenta la capacidad de mordida y consolida la estructura dental. Además aportan flúor, un mineral muy importante para cuidar el esmalte, la parte más dura de nuestro cuerpo.

12. Proteger el corazón

Que las zanahorias formen parte de nuestra dieta también es una forma de cuidar el corazón. Las zanahorias son alimentos con una buena capacidad de combatir la arteriosclerosis. Esta enfermedad cardiovascular va revistiendo de forma progresiva las paredes de los vasos sanguíneos, derivando en auténticas complicaciones cardíacas a largo plazo.

Referencias bibliográficas

  • Dalby, A. (2003). Food in the Ancient World from A-Z. Londres: Routledge.

  • Mabey, R. (1997). Flora Britannica. London: Chatto and Windus.

  • Rubatsky, V.E., Quiros, C.F. y Siman, P.W. (1999). Carrots and Related Vegetable Umbelliferae. CABI Publishing.

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.