Enfermedades
| por Bernat Cabrespina

Trastornos del Espectro del Alcoholismo Fetal: causas y síntomas

Explicamos las consecuencias médicas del consumo de alcohol durante la gestación.
Trastornos del Espectro del Alcoholismo Fetal

Tomar alcohol durante el embarazo es tanto o más dañino para el bebé que fumar tabaco. Muchas veces la gente no se da cuenta de que incluso beber en días puntuales para celebraciones es perjudicial para el feto.

A continuación vamos a describir lo que se conocen como Trastornos del Espectro del Alcoholismo Fetal (TEAF), que se manifiestan en bebés cuyas madres han bebido alcohol durante el embarazo. Como vamos a ver, el individuo que ha sido expuesto a alcohol puede sufrir esta afectación que viene asociada a problemas mentales, físicos y de crecimiento.

¿Qué son los Trastornos del Espectro del Alcoholismo Fetal?

Los Trastornos del Espectro del Alcoholismo Fetal consisten en un amplio rango de anomalías que afectan al físico, a la cognición y al desarrollo conductual. Estas afectaciones acontecen cuando una persona ha estado expuesta a alcohol durante su desarrollo prenatal.

La forma más grave de este espectro es la que se conoce como Síndrome de Alcoholismo Fetal. Defectos craneofaciales son habituales dentro de otras posibles deformaciones, y se expresan rápidamente alteraciones en el sistema nervioso central. Posteriormente se manifiestan retrasos en el crecimiento y alteraciones cognitivas, conductuales, de aprendizaje y de socialización.

Causas

Estos trastornos tienen una causa unidimensional que no es otra que el consumo de alcohol. Cuando una mujer embarazada consume alcohol, esta sustancia atraviesa con facilidad la barrera placentaria y llega al feto.

La exposición del feto al alcohol conduce a complicaciones del desarrollo embrionario, sin haberse podido determinar ninguna cantidad de alcohol segura. Lo que sí se ha observado es que mayores cantidades parecen provocar mayores problemas.

Es importante señalar que hay mucho daño potencial si el alcohol es consumido durante el primer semestre. De todos modos, ingerir alcohol será siempre algo que se tenga que evitar muy seriamente incluso en estadios más avanzados del embarazo.

Sintomas

El bebé afectado por esta condición presenta ciertos problemas del desarrollo, siendo en los casos de síndrome de alcoholismo fetal los más graves y evidentes.

El crecimiento empieza ya con deficiencias en el útero, y el bebé puede tener un tamaño pequeño y bajo peso ya al nacer. Las zonas más visiblemente afectadas por afectaciones de tamaño son la cabeza y los ojos.

El bebé también presenta muchas veces defectos cardíacos y problemas en la vista y en la audición, y ya a edades muy tempranas se detecta retraso en el desarrollo cognitivo.

Otros problemas que pueden aparecer en un Trastorno del Espectro del Alcoholismo fetal incluye:

  • Alteraciones del sueño del bebé
  • Alteraciones de la succión del bebé
  • Rasgos faciales anormales
  • Menor altura y peso corporal que el promedio
  • Mala coordinación
  • Problemas de memoria, atención e hiperactividad
  • Dificultades de aprendizaje
  • Discapacidad o bajo cociente intelectual
  • Razonamiento pobre y poca capacidad de juicio
  • Retrasos en el habla y en el lenguaje
  • Problemas en órganos como riñones y huesos

Prevalencia: ¿a quién afecta? Casos

En la mayoría de poblaciones se calcula que aparecen entre 0,5 y 3 casos por cada 1000 nacimientos. De todos modos, esta cifra puede ser superior en determinados subgrupos en los que la mujeres manifiestan un consumo de alcohol más elevado.

De hecho hay especial incidencia de casos severos en niños y niñas adoptados que provienen de países de Europa del Este, especialmente Rusia y Ucrania. Se sabe que una de las razones principales por las que estos niños acaban en orfanatos, o son elegibles para ser adoptados, es porque sus padres tienen problemas de abuso de sustancias.

Las cifras de algunos estudios publicados en Estados Unidos, Suecia o España llegan a indicar que los niños y niñas adoptados en estos países alcanzan una prevalencia de más del 50% de los casos. Los niños y niñas adoptados de China, en cambio, tienen unos índices muy bajos, pues el problema del alcoholismo no azota a la población femenina como en el Este de Europa.

Tratamiento

Las personas que sufren un Trastorno del Espectro del Alcoholismo Fetal tienen cada una de ellas su propio perfil de discapacidad física e intelectual, además de problemas de conducta y aprendizaje. Como hemos visto, las afectaciones pueden ser más o menos graves.

Si bien no existe una cura para esta condición, sí que la investigación indica que la intervención temprana impacta de forma positiva en el desarrollo del niño. Desde el nacimiento hasta los 3 años de edad es cuando se produce la etapa más crítica para ayudar en el mejor desarrollo del individuo.

El sistema de intervención temprana de los diferentes países tienen la capacidad de ayudar a evaluar al niño y proveer asistencia si cumple con los requisitos sobre retraso del desarrollo. En este caso se ayuda a recibir tratamiento específico, focalizándose en caminar, hablar e interactuar.

Los efectos de los trastornos del espectro alcohólico fetal tienen como factor de protección el diagnóstico temprano y la obtención de servicios sociales y educación especial. Además, se ha demostrado científicamente que un hogar lleno de cariño, apoyo y estabilidad mejora la evolución y el bienestar de quien sufre esta afectación.

Referencias bibliográficas

  • Archibald S. L., Fennema-Notestine C., Gamst A., Riley E. P., Mattson S. N., Jernigan T. L. (2001). Brain dysmorphology in individuals with severe prenatal alcohol exposure. Dev. Med. Child Neurol, 43, 148–154.
  • Burd L, Cohen C, Shaw R y Norris J. (2011). A court team model for care of young children in foster care: The role of prenatal alcohol exposure and fetal alcohol spectrum disorders. J Psych Law, 39(1), 179–191.
  • Herrick K, Hudson L, Burd L. (2011). The elephant in the cradle: fetal alcohol spectrum disorders. Zero Three, 31(3):44–50.
  • Mattson, S.N., y Riley, E.P. (1998). A review of the neurobehavioral deficits in children with fetal alcohol syndrome or prenatal exposure to alcohol. Alcohol Clin Exp Res 22(2), 279-294
  • Taléns-Visconti R., Sanchez-Vera I., Kostic J., Perez-Arago M. A., Erceg S., Stojkovic M., et al. (2011). Neural differentiation from human embryonic stem cells as a tool to study early brain development and the neuroteratogenic effects of ethanol. Stem Cells Dev. 20, 327–339.

Bernat Cabrespina

Psicólogo

Bernat nació en Barcelona en 1987. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y máster Erasmus Mundus "Work, Organizational and Personnel Psychology (WOP-P)" por la Universitat de Barcelona y la Universidade de Coimbra en Portugal. Políglota y con formación adicional en nutrición, coaching y psicología evolucionista, tiene experiencia en psicología clínica y en recursos humanos. Actualmente es director de contenidos de MedSalud.com.