GGT alta: 12 causas y enfermedades relacionadas

GGT son las iniciales de una sustancia cuyos valores altos indican que hay algún problema de salud.
GGT alta: 12 causas y enfermedades relacionadas

De vez en cuando hay que hacer un análisis de sangre y ver que todo está correcto. En ocasiones, algunos indicaciones pueden aparecer alterados, siendo las siglas GGT una de ellas. Este artículo está indicado para aquellas personas que quieran entender qué significan.

La GGT alta está relacionada con diferentes enfermedades hepáticas, por lo que es importante entender qué significa. A continuación se explicará qué significa este indicador y qué causas la desencadenan, así como tratamientos posibles y enfermedades relacionadas.

¿Qué es la GGT y para qué sirve?

Las siglas GGT son la abreviatura de la enzima gamma glutamil transferasa. Esta molécula se encuentra en diferentes tejidos del cuerpo humano, y es útil para permitir el diagnóstico de diferentes enfermedades relacionadas con el hígado.

Si bien también se encuentra la GGT en órganos como el corazón, los riñones o el páncreas, y su presencia en el hígado y en la vesícula biliar es mucho mayor. Su función principal es la de transportar aminoácidos de un péptido a otro, siendo fundamental para atravesar las membranas celulares.

La concentración de esta sustancia en la sangre dependen principalmente de la salud del sistema hepatobiliar. Por esta razón, los niveles altos de GGT en la sangre se relacionan de manera directa con las enfermedades del hígado y de la vesícula biliar.

Es por esta razón que la GGT se utiliza como un medio para detectar problemas relacionados con estos órganos, comúnmente vinculados con el desarrollo de alguna enfermedad.

Causas

Cuando hay algún problema en el hígado o la vesícula biliar generalmente aumenta la GGT. Esto sucede por lo tanto cuando se sufren enfermedades como la cirrosis, la colestasis o la aparición de células cancerígenas en estos órganos.

Por lo tanto, no hay duda de que la GGT representa un indicador a tener muy encuentra en el caso de que alguna cosa esté yendo mal en estos órganos. Es uno de los indicadores que primero se mire si hay la mínima sospecha de que pueda haber algún problema.

Sin embargo, la importancia de este indicador se ve disminuida a la hora de saber qué es lo que está pasando. Su especificidad es muy baja, es decir, que da la información de que hay daño en estos tejidos pero no explica la causa exacta.

De este modo, que encontrar GGT en la sangre indica problemas pero muy poco más. No da información precisa en comparación con otros indicadores como podría ser la presencia de transaminasas o bilirrubina.

Enfermedades relacionadas

Las causas de tener una GGT alta no son claras, existiendo diferentes posibilidades. Después de obtener esta primera información es necesario ir más allá para detectar cuál es el problema que puede estar afectando a la salud de la persona que recibe un resultado analítico así.

En algunas ocasiones sus resultados altos pueden estar indicando patologías que no son propias del hígado, como algunas enfermedades cardiovasculares o óseas. Comparar este indicador con otros como el de la fosfatasa alcalina (ALP) puede proporcionar más información útil para el diagnóstico.

1. Cálculos biliares

El aumento de la GGT es muy sensible si la persona sufre cálculos biliares. Se sabe que la GGT alta es la primera enzima hepática que aumenta cuando uno de los conductos que transporta la bilis desde el hígado hasta el intestino se obstruye. Esto explica por ejemplo que haya cálculos o un tumor.

2. Hepatitis

Cualquier tipo de hepatitis puede incrementar los niveles de GGT. Existen muchas causas posibles que pueden desarrollar una hepatitis, desde un virus a una intoxicación alimentaria, y todas pueden aumentar los niveles de GGT en la sangre.

3. Diabetes mellitus

La diabetes mellitus es una causa común cuando se tiene la GGT alta. Esta enfermedad crónica ocurre sobre todo cuando las personas no están tomando la medicación, sea porque aún no han estado diagnosticadas o porque no se toma a conciencia.

4. Cáncer hepático

Las células cancerígenas también generan niveles altos de GGT. Las lesiones que se producen en el tejido hepático habitualmente dan lugar a un aumento de esta sustancia en la sangre. No es una enfermedad que se pueda diagnosticar solamente con este indicador, por lo que hacen falta pruebas mucho más exhaustivas.

5. Traumatismo

Un fuerte traumatismo en el hígado puede dar lugar a un aumento de la GGT. Cualquier tipo de golpe que genere un daño directo en el hígado puede producir un daño hepático que de lugar a un aumento de estas sustancias en el flujo sanguíneo.

6. Daño indirecto al hígado

A veces el hígado tiene problemas por causas indirectas. Puede ser que aparezca un tumor en otro tejido que esté presionando el hígado, causando asimismo un aumento de las GGT. Por esta razón a veces hay que ir más allá y explorar las posibles causas más allá del lugar parece más lógico examinar.

7. Enfermedades cardíacas

La insuficiencia cardíaca o la hipertensión también pueden provocar una GGT alta en sangre. Los altos niveles de GGT a veces se deben de forma directa a problemas en otros sistemas u órganos, especialmente en el caso del sistema cardiovascular. No siempre unas altas concentraciones de GGT están causadas por problemas hepáticos o biliares.

8. Hipoperfusión sanguínea

La falta de la llegada de sangre es otra posible causa. No es de las más comunes, pero hay algunas enfermedades o lesiones que dan lugar a una falta de irrigación sanguíneo en la vesícula biliar o el hígado. A veces las hemorragias internas pueden estar relacionadas.

9. Alcoholismo

El alcohol es una sustancia tóxica, especialmente para el hígado. Este órgano es el que se encarga de metabolizar la mayor parte del alcohol que entra en el cuerpo humano, y un consumo desmesurado de esta sustancia puede dar lugar a enfermedades tales como la cirrosis y problemas hepáticos que dan lugar a lesiones y cicatrices internas.

10. Tabaquismo

El tabaco es muy dañino para la salud, y también para el hígado. Las sustancias nocivas que contiene el tabaco generan muchos radicales libres que oxidan células de todos el cuerpo. Además, existen muchos compuestos tóxicos que lleva el tabaco que acaban en el hígado, pues es el principal órgano del cuerpo para filtrar la sangre y separar las sustancias nocivas.

11. Enfermedades renales

Algunas enfermedades renales también pueden aumentar los niveles de GGT. La insuficiencia renal o la enfermedad renal crónica son algunas de las enfermedades responsables que pueden alterar la normalidad de los valores de la GGT.

12. Toxicidad medicamentosa

Algunos fármacos también causan daños hepáticos. Como es conocido, los fármacos tienen efectos secundarios, y el daño hepático es uno de los habituales. En algunos casos es un mal menor cuando se está combatiendo una enfermedad seria como el cáncer, pero en ocasiones la causa puede encontrarse en no practicar una medicación segura.

Referencias bibliográficas

Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.