Espino blanco: qué es, sus 10 beneficios y contraindicaciones

El espino blanco ayuda a mantener la salud de tu corazón.
Espino Blanco

Existen muchas plantas con propiedades medicinales, algunas de las cuales forman parte del boticario tradicional de muchas culturas diferentes. El espino blanco -Crataegus monogyna-, también conocido como majuelo o espino albar, representa una de las especies comestibles de la familia de las Rosáceas con mayor importancia a nivel medicinal.

En este artículo comentaremos cuáles son los beneficios del espino blanco, explicándote las características y propiedades de esta planta medicinal, así como también las posibles contraindicaciones asociadas a su consumo.

El espino blanco: un arbusto medicinal

El espino blanco puede crecer como un árbol de hasta 10 metros de altura, pero también en forma de arbusto caduco. Se encuentra habitualmente en los bordes de los bosques, formando arbustos de alta densidad y resistencia, que también se utilizan a nivel agrícola para separar los campos de cultivo de los animales, que evitan atravesarlas.

Sus flores son de color blanco, de cinco pétalos, que crecen en grupos de unas 20 flores. Tiene espinas, como otras variedades de la familia de las Rosáceas, pero representa una de las pocas variedades comestibles que podemos encontrar en esta familia vegetal.

La tradición medicinal del espino blanco se remonta a la medicina tradicional china, cuya farmacopea incluye un enorme variedad de productos vegetales con propiedades que a día de hoy se están comprobando de manera científica, por diversos grupos de investigación en todo el mundo.

Estas propiedades medicinales provienen de los múltiples compuestos bioquímicos que las plantas producen durante su metabolismo natural, para desempeñar sus diferentes funciones fisiológicas. La baja concentración de estos compuestos fitoterapéuticos los hace indicados para la medicina preventiva y aquella destinada a aliviar afecciones crónicas.

En concreto, el espino blanco se ha utilizado tradicionalmente para tratar trastornos gastrointestinales, pero también cardíacos. En los últimos tiempos, sus efectos cardioprotectores han despertado el interés de la comunidad científica, que ha encontrado evidencias para su uso terapéutico ante afecciones como la hipertensión, la hiperlipidemia, la angina de pecho o la arritmia.

A nivel farmacológico, se sabe que tiene que ver con sus múltiples compuestos, como los flavonoides o terpenos, pero su mecanismo de acción no está bien caracterizado todavía.

Beneficios del majuelo

Flores del espino blanco

Los beneficios del espino blanco son varios, dependiendo de su método de uso. Sus principales efectos conocidos son sobre la salud cardiovascular, pero también se utiliza para paliar disfunciones del sistema digestivo, como sedante para reducir la ansiedad, además de ser un ligero diurético o para reducir el malestar derivado de la menstruación.

A continuación comentamos en detalle algunas de las propiedades medicinales del espino blanco. Muchas de ellas son sinérgicas, es decir, se complementan para producir mayores efectos, en especial aquellos que protegen el corazón y el sistema vascular:

1. Antioxidante

Los extractos de espino blanco están cargados de moléculas con propiedades antioxidantes. El estrés oxidativo es causante de múltiples patologías en el cuerpo humano, especialmente aquellas relacionadas con los procesos inflamatorios, reumáticos y cardiovasculares.

Se ha observado que extractos alcohólicos de los fitocomponentes activos del espino blanco disminuyen los efectos oxidativos del metabolismo del cuerpo, lo cual es de especial relevancia para la prevención de enfermedades cardíacas, una de las más afectadas por la acción oxidante.

2. Refuerza los latidos del corazón

También conocido como efecto inotrópico positivo, el espino blanco tiene la especial propiedad de reforzar los latidos del corazón.

Los extractos de espino blanco mejoran la actividad contráctil de los músculos encargados de cerrar la válvula mitral del ventrículo izquierdo, reduciendo la cantidad de sangre que fluye en el sentido contrario dentro del sistema atrioventricular.

3. Reduce la presión arterial

Las proantocianidinas, moléculas presentes en el extracto de espino blanco, son capaces de inducir la relajación de los vasos sanguíneos. Este efecto es especialmente importante en aquellos vasos alejados del corazón, que tienden a padecer más daños en presencia de las altas presiones sanguíneas, por su estructura más delicada.

4. Antiinflamatorio

La inflamación es un mecanismo natural de nuestro organismo, que la utiliza principalmente por motivos de defensa biológica. Cuando la inflamación se cronifica puede traernos muchos problemas de salud, incluyendo el deterioro de la salud cardiovascular que lleva a fallos cardíacos crónicos.

Los efectos antiinflamatorios del espino blanco se derivan principalmente de sus efectos antioxidantes, que disminuyen los niveles de moléculas como las interleucinas o el factor TNF-alfa, responsables de la respuesta inflamatoria.

5. Antiarrítmico

Las arritmias, especialmente aquellas de tipo nervioso, se pueden reducir mediante la toma de extractos de espino blanco. Esto se debe principalmente a sus efectos sedantes sobre el sistema nervioso simpático, que se encarga de "acelerar" nuestro organismo.

El extracto de espino blanco disminuye la excitabilidad del tejido cardíaco, aumentando el tiempo de descanso -conocido como periodo refractario- que nuestro corazón experimenta entre latidos. Esto ayuda a disminuir la velocidad de los latidos, disminuyendo la incidencia de arritmias.

6. Reduce el colesterol

El espino blanco tiene acción antilipemiante y anticolesterolemiante, lo que significa que reduce los niveles de lípidos de baja densidad en circulación por la sangre.

Este efecto del espino blanco se debe a que promueve la mayor expresión de receptores de LDL -lípidos de baja densidad-, que retiran estos lípidos de la sangre. También afecta al metabolismo del colesterol, promoviendo su transformación a ácidos biliares y disminuyendo la producción propia de colesterol que realiza nuestro organismo.

7. Previene la agregación de plaquetas

La acción antiagregante plaquetaria del espino blanco se debe a la inhibición de la fosfodiesterasa-3, que podemos encontrar en los trombos plaquetarios.

Desgraciadamente, estos efectos son relativamente débiles, aunque según las últimas investigaciones, no parece que estos interactúen con otros antiagregantes plaquetarios, lo que podría suponer su uso como suplemento para la medicación que ya se utiliza.

8. Mejora la recuperación del corazón tras un infarto

Tras una isquemia cardíaca aguda, nuestro corazón sufre daños por la infiltración de productos derivados de nuestro sistema inmune, como la elastasa neutrofílica o la generación de altas cantidades de agentes oxidantes.

Los pacientes que toman espino blanco tras padecer un infarto ven una reducción del área del corazón afectada después del infarto, en comparación con aquellos pacientes que no lo toman. Este efecto terapéutico es de los que más interés han despertado en la comunidad médica, ya que una reducción de las consecuencias del infarto puede alargar la vida de los pacientes isquémicos.

9. Relaja el sistema nervioso simpático

El sistema nervioso simpático es el que se encarga de colocarnos en un estado de activación o de alerta. Los extractos de espino blanco se utilizan de manera tradicional para tratar la ansiedad y la arritmia ansiosa, pero también nos ayuda a reducir el estrés e inclusive a combatir el insomnio.

10. Ayuda contra ciertas infecciones

El espino blanco tiene propiedades bacteriostáticas -impide la reproducción de las bacterias- y bactericidas -mata a las bacterias-. Estas propiedades son marcadas sobre las bacterias gram positivas, cuya morfología de pared celular permite que algunos de los compuestos del espino blanco actúen sobre ellas.

Dentro de las bacterias gram positivas se incluyen algunas, como Staphylococcus aureus, que tienen una alta relevancia en infecciones respiratorias y dérmicas de gravedad variable. Por suerte, el espino blanco también resulta un aliado frente a estas infecciones.

Efectos secundarios y contraindicaciones del espino blanco

El espino blanco no suele causar efectos secundarios en las personas sanas, siempre que se tome en las dosis recomendadas para cada uso durante no más de 16 semanas.

Eso sí, algunas personas presentan una sensibilidad al espino blanco que puede traducirse en náuseas, problemas gástricos, fatiga, insomnio y palpitaciones, aunque estos efectos secundarios son poco frecuentes.

Los múltiples efectos sobre la salud cardiovascular del espino blanco hacen que su toma sea peligrosa para aquellos pacientes que toman medicaciones para mejorar la salud cardíaca, de manera que estas personas deberán consultar con su médico antes de consumir esta planta medicinal.

Tampoco se recomienda a aquellas personas que deban someterse a una operación. El espino blanco dificulta la coagulación de la sangre, lo que supone un gran riesgo a la hora de recibir una operación, ya que aumenta las posibilidades de sangrados. No deberíamos tomar espino blanco como mínimo, dos semanas antes de la intervención quirúrgica.

Referencias bibliográficas

  • Pallardo Fernández, I. (2016). El espino blanco, en el corazón de la salud. Medicina E Investigación, 4(1), 35-41. doi:10.1016/j.mei.2016.01.002.

  • Wang, J., Xiong, X., & Feng, B. (2013). Effect ofCrataegusUsage in Cardiovascular Disease Prevention: An Evidence-Based Approach. Evidence-Based Complementary And Alternative Medicine, 2013, 1-16. doi:10.1155/2013/149363.

  • Rigelsky, J., & Sweet, B. (2002). Hawthorn: Pharmacology and therapeutic uses. American Journal Of Health-System Pharmacy, 59(5), 417-422. doi:10.1093/ajhp/59.5.417.

  • Shortle, E., O'Grady, M., Gilroy, D., Furey, A., Quinn, N., & Kerry, J. (2014). Influence of extraction technique on the anti-oxidative potential of hawthorn (Crataegus monogyna) extracts in bovine muscle homogenates. Meat Science, 98(4), 828-834. doi:10.1016/j.meatsci.2014.07.001.

Carmen Otegui

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.