Los 7 tipos de afasias y sus características

Algunas lesiones en el encéfalo pueden causar distintos tipos de trastornos en el lenguaje.
Tipos de afasias

Las afasias son trastornos del lenguaje debidos a lesiones en el encéfalo, las cuales producen un funcionamiento anómalo en esta parte del sistema nervioso.

Pero el encéfalo humano es un conjunto de órganos muy complejo, y por eso diferentes tipos de lesiones darán paso a diferentes síntomas. Por ello, los neurólogos, psicólogos y psiquiatras distinguen entre diferentes tipos de afasias, cada uno de los cuales está asociado a una afectación distinta en el uso del lenguaje y a una región cerebral dañada.

En este artículo veremos un resumen de los tipos de afasias existentes, explicando cuáles son sus síntomas y causas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las lesiones que producen estas alteraciones pueden tener lugar solamente en el hemisferio en el que ocurren la mayor parte de los procesos mentales asociados al lenguaje, y que normalmente es el hemisferio izquierdo.

Los 7 tipos de afasias

Cuando pensamos en nuestra capacidad de usar el lenguaje, es posible que entendamos esta habilidad psicológica como un todo, algo que no puede ser dividido en diferentes procesos mentales.

Sin embargo, el estudio de casos clínicos de personas con distintos tipos de afasias nos muestra que allí donde solo parece haber una facultad mental llamada “lenguaje”, hay en realidad varios procesos que se coordinan entre sí para permitirnos desenvolvernos bien en la emisión y comprensión de mensajes mediante símbolos y signos, tanto en el lenguaje hablado como en el escrito.

Como normalmente en personas sanas estos procesos siempre se expresan juntos, su existencia como algo individual y separado del resto nos pasa desapercibida, pero las diferencias que hay entre ellos quedan evidenciadas en ciertos pacientes con lesiones cerebrales.

Veamos pues cuáles son estos tipos de afasias, en qué se diferencian, y qué síntomas manifiestan.

1. Afasia de Wernicke

Es la afasia de Wernicke, también llamada afasia receptiva o afasia de comprensión, la zona del cerebro que queda dañada es la parte trasera de la circunvolución temporal superior, o área de Wernicke.

Se trata de una zona de la corteza cerebral situada en la parte del lóbulo temporal más cercana al lóbulo parietal, y está asociada a la comprensión del lenguaje. Además, debe su nombre a que fue descubierta como tal por el neurólogo Carl Wernicke.

Por otro lado, otras partes del encéfalo que quedan muy cerca del área de Wernicke y muchas veces también están dañadas en pacientes con este tipo de afasia son el giro supramarginal y el giro angular.

Los síntomas de la afasia de Wernicke tienen que ver sobre todo con la comprensión del lenguaje, ya sea oral o escrito, y también por los graves problemas a la hora de decir frases con sentido.

Tanto el habla como la escritura de estos pacientes son fluidas, pero hay un excesivo uso de palabras funcionales y poco contenido real, además de que no se consigue hilar frases con sentido. Además, se tiene muchos problemas a la hora de repetir las frases escuchadas.

Por lo general, las personas con este tipo de afasia no renuncian completamente a hablar a pesar de que no entienden ni se hacen entender, y presentan logorrea (incontinencia verbal).

2. Afasia de Broca

Este tipo de afasia, también conocido como afasia expresiva, se diferencia del anterior en que aquí la producción del lenguaje está más afectada que la comprensión del lenguaje, que en algunos casos se mantiene casi intacta.

La alteración neurológica que produce este trastorno es una lesión en el área de Broca, una parte del lóbulo frontal que interviene en la producción del lenguaje, si bien también tiene cierto papel en su comprensión.

Así, las personas con afasia de Broca entenderán lo que se les dice cuando se les habla, y también es muy probable que entiendan lo que leen, pero serán incapaces de hablar y escribir de una manera mínimamente fluida.

En comparación con los pacientes con afasia receptiva, los pacientes con este trastorno del lenguaje prefieren no hablar demasiado, y no presentan logorrea. Sin embargo, tal y como pasa en el caso anterior, aparecerán problemas a la hora de repetir frases que escuchen decir a otros.

3. Afasia de conducción

Este es uno de los tipos de afasia menos frecuentes. Se caracteriza por preservar la capacidad de comprender el lenguaje hablado y de producir lenguaje hablado de manera fluida (aunque contiene parafrasias, la sustitución de sílabas, palabras y frases por otras sin sentido en ese contexto).

El ámbito más afectado es la repetición del habla: al pedirle a un paciente con afasia de conducción que repita una frase, su fluidez de habla desaparecerá y tendrá serias dificultades incluso a la hora de decir la primera sílaba.

Se cree que la parte del cerebro lesionada que es la causa de este tipo de afasia es el fascículo arqueado, un grupo de neuronas que conectan entre sí las áreas de Broca y de Wernicke, si bien lo más probable es que también existan otras zonas más superficiales que estén afectadas.

4. Afasia transcortical motora

En la afasia transcortical motora la capacidad de repetir frases escuchadas se mantiene casi intacta, pero hay dificultades severas a la hora de iniciar el habla, mientras que la comprensión del lenguaje queda menos dañada.

Se cree que la causa de este tipo de afasia está en una lesión de ciertas áreas del lóbulo frontal, cuya disfuncionalidad haría que no existiese apenas conexión entre las partes del cerebro encargadas de la producción del habla y las funciones ejecutivas, dedicadas a iniciar acciones por voluntad propia.

5. Afasia transcortical sensorial

Tal y como pasa en la afasia transcortical motora, en esta alteración se preserva relativamente bien la facultad de repetir lo que otros dicen de manera oral, pero a diferencia de la anterior, el habla es fluida (aunque con sustitución de palabras por otras que son inadecuadas) y la comprensión del lenguaje es mala.

Así, la afasia transcortical sensorial es parecida a la afasia de Wernicke, pero a diferencia de esta se puede repetir las frases escuchadas.

La lesión del cerebro asociada a este tipo de afasia es similar a la que está detrás de la de Wernicke, aunque algo por debajo, de manera que el área de Wernicke no queda tan dañada como en la afasia receptiva.

6. Afasia anómica o amnésica

Tal y como su nombre indica, este trastorno se caracteriza por la anomia: la incapacidad o dificultad a la hora de encontrar la palabra correcta para expresar algo. Pertenece al tipo de las afasias fluidas, como la de Broca o la de conducción, pero a diferencia de lo que ocurre en estas la incapacidad de hilar un discurso coherente no aparece de manera constante y repartida en todo lo que se dice, sino de manera más aisladas, en momentos en los que cuenta encontrar una palabra concreta.

Por otro lado, los pacientes que presentan esta condición tienen ciertos problemas a la hora de repetir frases y comprender el lenguaje hablado, pero no se quedan bloqueadas completamente al intentarlo, tal y como sí pasa con otros tipos de afasia.

No se conoce de manera detallada qué lesiones son la causa de esta alteración, pero se hipotetiza que ocurren en los lóbulos parietal y temporal del hemisferio cerebral en el que predominan los procesos del lenguaje.

7. Afasia global

La afasia global es lo más parecido que hay a un trastorno que afecta a todos los procesos mentales relacionados con la producción y comprensión del lenguaje, incluida la repetición de este. Así, se trata de un tipo de afasia no fluida en la que no se puede repetir lo que dicen otros y tampoco se puede comprender lo escuchado y lo leído.

Normalmente, las lesiones cerebrales que la producen afectan a amplias zonas del hemisferio cerebral en el que domina el lenguaje, especialmente el área de Wernicke y todas las áreas de la zona trasera de la cisura de Silvio, aunque también suelen quedar dañadas partes vinculadas al área de Broca.

Referencias bibliográficas

  • Kuljic-Obradovic, D.C. (2003). Subcortical aphasia: three different language disorder syndromes?. European Journal of Neurology.
  • Nolen-Hoeksema, S. (2014). Neurodevelopmental and Neurocognitive Disorders. In Abnormal Psychology (6th ed.). New York: McGraw-Hill.

Bertrand nació en Barcelona en 1989. Es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialización en Psicología Educativa. También terminó estudios de posgrado en Economía por la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona. Fue Director Digital de las revistas Mente Sana y Tu Bebé y Saber Vivir en la editorial RBA. Actualmente es Director de Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología con más de 20 millones de lectores mensuales.