Fortaleza mental: 8 claves para ser fuerte psicológicamente

Aprender a tener fortaleza mental es fácil si sabes cómo. A continuación una serie de claves esenciales.
Fortaleza mental: 8 claves para ser fuerte psicológicamente

Según el modelo de los tres cerebros de Paul MacLean nuestro cerebro está formado por tres capas: la reptiliana, la límbica y el neocórtex. Nuestra complejidad mental además vive muy alejada de los tiempos en los que se desarrollaron estas estructuras, por lo que es normal que a veces tengamos debilidades mentales en la sociedad en la que vivimos.

A continuación vamos a ver cuáles son la claves fundamentales para llegar a desarrollar una buena fortaleza mental. Para ser fuertes psicológicamente debemos tomar cierta perspectiva a la hora de afrontar la vida. Para seguir el camino que queremos hay que aprender a ser fuerte mentalmente.

Las 8 claves fundamentales para desarrollar fortaleza mental

Nuestra razón, nuestras emociones o nuestros hábitos nos marcan mucho. A veces de un modo que puede ser contraproducente, por lo que no debemos permitir que nuestra fortaleza mental quede alterada.

A continuación mostramos una serie de clave fundamentales para ser fuertes psicológicamente para llevar la vida que queremos. Se trata de unos sencillos consejos que pueden hacernos reflexionar sobre el modo en que estamos haciendo las cosas y el modo en que queremos hacerlas.

1. La capacidad de aceptación es esencial

No aceptar las cosas es una causa de bloqueo. Hay muchas personas que no están de acuerdo con algunas situaciones que a menudo consideran injustas, y dan vueltas a ello. En muchas ocasiones necesitamos sencillamente aceptarlas para poder mirar adelante y vivir sin tanto desasosiego.

Justamente desde esta posición es desde la cual podemos empoderarnos para hacer las cosas diferentemente. A pesar de la contradicción que pueda parecer haber, para luchar por nuestras ideas a veces hace falta este punto de aceptación.

2. Focalizarse en lo que podemos controlar

Muchas veces nos preocupamos en las cosas que podrían haber sido y que serán. Esto es un error muy extendido pero que nos lleva a muchas angustias que nos podríamos ahorrar. Lo que está en el pasado no está para nada en nuestra mano y no tienen ningún sentido pensar demasiado en ello.

En lo que se refiere al futuro hay ciertas cosas que tenemos que tener en cuenta, pero no todo vale. Obsesionarse en que tenemos que conseguir un ascenso, gustarle a tal persona o sobreproteger a nuestro hijo para que no le pase nada no son buenas decisiones. Hay ciertas cosas que están fuera del alcance de nuestra mano, por lo que preocuparse en demasía nos traerá más problemas que soluciones.

3. No dar demasiada importancia a las cosas

Hay muchas personas que le dan mucha importancia a todo. En estos casos acostumbra a pasar que en los casos en los que las cosas no salen como esperaban lo pasan mal, e incluso hay quien dramatiza.

No hay solución para aquellas personas que piensan que todo es trascendente. En el transcurso de los años van a seguir teniendo falta de fortaleza mental, pues para tirar adelante no es adecuado pensar que las cosas son tan importantes. Sobrevalorar las cosas nos pone una presión y una serie de barreras que hace más difícil poder alcanzar nuestros objetivos.

4. Pensar en nuestras prioridades

Una de las claves fundamentales para desarrollar fortaleza mental tiene que ver con establecer prioridades. La vida está llena de luchas y dificultades, por eso dedicar nuestra energía a causas que en realidad no deseamos es una auténtica pena. Además, hay que aceptar que tenemos que hacer ciertos sacrificios para alcanzar nuestros objetivos.

Vale la pena dedicar el tiempo necesario a preguntarnos cuáles son nuestras prioridades para luego actuar en consecuencia. Tomar una lista y apuntarlas para visualizarlas e interiorizarse será una gran idea. Todo para que nuestra vida pueda tomar el rumbo que realmente deseamos.

5. Comprometerse

Hay personas que no pasan la teoría a la práctica, y esto representa una debilidad muy grande. Para que la vida vaya por el camino que queremos debemos tomar partido y poner toda la carne en el asador.

Pensar en dejar las cosas para más tarde o para el día siguiente no es la actitud que debemos tomar si queremos tomar las riendas de nuestra vida. Por eso es muy interesante también hacernos rutinas, pues si sabemos que es el tiempo de hacer una cosa en particular va a ser más difícil procrastinar.

6. Valorar puntos fuertes y no esconder los débiles

Todo el mundo tiene fortalezas y debilidades. Esto es así para todas las personas, por lo que no vale pensar en que somos perdedores y que no podremos alcanzar nuestros objetivos. Puede que estos no sean los correctos, lo cual es otra cosa. Debemos alinear nuestras metas con nuestras capacidades.

Por otro lado tampoco hay que esconder nuestras debilidades. Hacerlo no hace más que gastar parte de nuestra energía y podría jugarnos malas pasadas; lo mejor es aceptarlas tal y como son. Solamente desde esta posición es posible trabajarlas para mejorarlas, y en cualquier caso no hay que sentir vergüenza alguna. Todo el mundo tiene.

7. Enfrentarse a los miedos

Decía Miguel de Cervantes que el verdadero valor se encuentra entre la cobardía y la temeridad. Todo el mundo tiene miedos, y de hecho el valiente no es el que no siente miedo alguno, sino el que se enfrenta a ellos.

Para poder llegar a tener fortaleza mental hay que superar las barreras que nos ponemos. Ser fuerte psicológicamente también significa llegar a mostrarnos que somos capaces de afrontar nuestros temores si es necesario.

8. Cuidar las relaciones sociales que importan

A muchas personas les sorprenderá, pero este es un punto importante. Rodearnos de personas que nos respeten, nos quieran y nos entiendan es fundamental. De hecho la vida social es una de las patas que sustentan la salud mental, pero va más allá y se relaciona con la fortaleza mental.

Dedicar nuestro tiempo a pasarlo con personas que son superficiales o tóxicas es una mala inversión. Estas personas van a gastar nuestra energía inútilmente, y no nos van a dar el apoyo que necesitamos para afrontar la vida de la mejor manera cuando lo necesitemos.

Bertrand nació en Barcelona en 1989. Es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialización en Psicología Educativa. También terminó estudios de posgrado en Economía por la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona. Fue Director Digital de las revistas Mente Sana y Tu Bebé y Saber Vivir en la editorial RBA. Actualmente es Director de Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología con más de 20 millones de lectores mensuales.