Los 10 tipos de motivación personal (definiciones y ejemplos)

Nuestra conducta puede verse condicionada por diferentes tipos de motivación.
Los 10 tipos de motivación personal (definiciones y ejemplos)

La motivación es una palabra que en latín significa "causa del movimiento". La etimología nos ayuda muchas veces a entender el sentido original de un término, y en el caso de motivación es clara la idea que hay detrás de la palabra..

La motivación es el tipo de razón por la cual realizamos ciertas acciones. Y es que no todas las personas se ven impulsadas de la misma manera a la hora de emprender sus acciones. Existen diferentes tipos de motivación personal que vamos a ver en este artículo (con definiciones y ejemplos).

¿Qué es la motivación?

Todas las acciones que realizamos durante el día en el fondo tienen una motivación u otra. Desde los actos más cotidianos como comer hasta las conductas más previsoras como preparar una boda tienen al menos una motivación personal detrás.

Por lo tanto, la motivación ha sido un concepto de gran interés en la psicología. Se trata de un aspecto básico que determina nuestra conducta, y que es responsable de que realicemos todo tipos de actos. Desde aquellos tan básicos relacionados con la supervivencia inmediata hasta conductas intencionadas que persiguen determinados objetivos durante años.

De todos modos, lo cierto es que existe una teoría única sobre la motivación. La pirámide de Maslow o los tres factores de McClelland son de las más conocidas, y intentan explicar los tipos de motivación personal que nos llevan a llevar a cabo diferentes conductas

Los 10 tipos de motivación personal

Tanto la parte consciente de nuestra mente como el inconsciente pueden generar nuestras motivaciones. A veces nos parece tener muy claro las razones que nos haces actuar de una forma determinada, si bien no siempre es así.

A continuación vamos a ver los diferentes tipos de motivación que existen. Veremos que las definiciones y los ejemplos representan la gran variedad de razones por las que el ser humano puede ver incentivada su conducta.

1. Motivación extrínseca

La motivación extrínseca va íntimamente ligada a la idea de premio o recompensa. Se trata de un caso muy claro de incentivación de una conducta, que no es otra que la idea de que se gozará de un beneficio que será dado externamente si se hace alguna cosa.

Si a un niño le dices que si se porta bien le vas a regalar un juguete, este se intentará portar bien. Del mismo modo, si a una persona le dices que por comer un insecto va a ganar 5.000 euros es posible que se lo coma, cosa que sinó casi seguro que nunca haría.

2. Motivación intrínseca

La motivación intrínseca está muy vinculada al placer asociado al crecimiento personal. Realizar ciertas actividades resulta mucho factible cuando la persona tiene un alto grado de motivación intrínseca.

Por ejemplo, hay muchas personas que aprenden yoga o hacen algún tipo de deporte solamente por el placer que esta actividad les da. Si bien puede dar pereza, sobre todo cuando no se tiene el hábito adquirido, estas personas consiguen superarla gracias a su gran motivación intrínseca.

3. Motivación positiva

Una motivación positiva se relaciona con el beneficio del mantenimiento de una conducta. En este caso no se tiene en cuenta si la motivación es externa o interna, sino el hecho de que la persona haya conseguido mantener el buen hábito en cuestión por pensar en los beneficios asociados.

4. Motivación negativa

En la motivación negativa se hace énfasis en que se mantiene la conducta para evitar algo. Por ejemplo, puede ser que la persona evite tomar drogas por no ser juzgado por su entorno como familia, amigos, sociedad, etc. (motivación externa) o porque considera que hacerlo le conllevará malestar al día siguiente, problemas en la vida cotidiana, perder la salud, etc. (motivación interna).

5. Motivación básica

La motivación hace referencia al grado de compromiso que se tiene con una actividad. Se utiliza sobre todo en el mundo del deporte, y se fundamenta en la motivación que se genera en la autosuperación dentro de la disciplina en cuestión. Los resultados y el rendimiento marcan el grado de satisfacción en base a este tipo de motivación básica.

6. Motivación cotidiana

La motivación cotidiana es aquella referente al día a día. También es muy usada en el mundo del deporte, y tomando como ejemplo a una persona que practica algún tipo de actividad física, está motivación va ligada al grado de placer y satisfacción a nivel inmediato que le produce la actividad en cuestión.

7. Motivación centrada en el ego

La motivación centrada en el ego se alimenta de la comparación. Una persona con mucha motivación de este tipo se motiva cuando se compara con otras personas y ve que puede desmarcarse. Sucede en deportistas pero también el ámbito del trabajo, en comparaciones a nivel materialista, etc.

8. Motivación centrada en la tarea

La motivación centrada en la tarea se relaciona con las impresiones acerca de una actividad. Una persona puede verse muy motivada cuando ve que las cosas le salen. Por ejemplo, si un jugador de baloncesto ve que progresa porque entiende la táctica y perfecciona la técnica puede verse muy motivado y mejorar, mientras que hay otras personas que no se motivan solamente con esto.

9. Motivación homeostática

La motivación homeostática explica la conducta humana a través de la satisfacción de las necesidades más primarias. El cuerpo intenta dar respuesta a sus necesidades como el hambre y la sed, pero también otras más instintivas. Por ejemplo, una persona puede actuar de cierta manera debido al deseo de mantener relaciones íntimas con alguien.

10. Motivación emocional

Este tipo de motivación tiene que ver con las emociones que siente una persona. Es una de las más complejas, y es que una conducta puede ser motivada por ciertos traumas, trastornos mentales, necesidad de apego, etc. Un ejemplo serían las relaciones amorosas o de amistad, en las que la persona busca satisfacer las necesidades propias de los seres sociales que somos.

Referencias bibliográficas

Bertrand nació en Barcelona en 1989. Es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialización en Psicología Educativa. También terminó estudios de posgrado en Economía por la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona. Fue Director Digital de las revistas Mente Sana y Tu Bebé y Saber Vivir en la editorial RBA. Actualmente es Director de Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología con más de 20 millones de lectores mensuales.