Juegos de pareja: 10 divertidas opciones con retos y preguntas

Algunos de los juegos de la lista son toda una provocación. ¿Te atreves a jugar con tu pareja?
Juegos de pareja

En la vida hay que saber cómo pasarlo bien con esa persona tan especial. Hay muchos momentos especiales, como ir a comer, hacer un viaje, etc. Sin embargo a veces la felicidad reside en cosas sencillas y sin coste alguno.

Una de las posibilidades para pasar un buen rato con alguien es a través de juegos de parejas. Se trata de divertidas opciones con retos y preguntas que permiten pasar un rato muy entretenido, a veces hasta inolvidable.

10 juegos de pareja divertidos con retos y preguntas

Cuando dos personas están bien juntas no hay que hacer grandes cosas. En este artículo se habla de un recurso que siempre viene bien, pues puede ser ideal para una tarde de sábado o domingo.

En cualquier ocasión en la que sencillamente se quiera interaccionar y disfrutar de una buena compañía, los juegos de pareja son una divertida opción. En muchas ocasiones tienen retos y preguntas de los más singulares.

1. Me pongo tus zapatos

Me pongo tus zapatos es un juego en el que la pareja se intercambia los papeles. La gracia es que uno hace lo que el otro normalmente hace. Esto puede ser desde asumir roles como cocinar y pasear el perro hasta cambiarse la ropa.

La magnitud del juego la elige la propia pareja. Según las normas o acuerdos que se pacten puede incluso durar días. En ocasiones es pura diversión, y en otras incluso permite entender un poco más la vida de la otra persona.

2. Verdad o reto

Verdad o reto es un juego muy conocido. Se juega por turnos, y una persona empieza preguntando a la otra si desea escoger “verdad” o “reto”. Si escoge verdad debe responder una pregunta sin poder eludir una contestación, si escoge reto debe hacer lo que se le ordene.

Sin duda es un juego de parejas sólo apto para personas dispuestas a todo. Normalmente se dota a este juego de un componente picante, siempre y cuando las personas estén dispuestas.

3. Reto de las compras

El reto de las compras es muy versátil. Se trata de que hay que preparar un regalo para entregárselo a la otra persona el día se haya acordado. Puede ser algo muy banal o inocente, aunque puede ser todo lo contrario.

Muchas personas aprovechan para comprar lencería sexy o hacerle algún tipo de broma a su pareja. Realmente la mente humana es una caja de sorpresas, y quien quiera jugar a este juego de parejas debe atenerse también a las posibles consecuencias.

4. Sostener la mirada

Sostener la mirada es un clásico juego entre dos personas. El objetivos es estar mirándose directamente a los ojos hasta que uno de los dos no pueda más. La razón puede ser cualquiera (vergüenza, necesidad de hacer otra cosa, etc.), pero quien deja de mirar al otro pierde.

Es un reto que puede durar muy poco o muchísimo, pero al final llega un momento en el que uno debe ceder. ¿Crees que podrías ganar a tu pareja a este juego?

5. Pintarse el cuerpo

Pintarse el cuerpo puede ser una actividad de lo más divertida. En el mercado se pueden encontrar pinturas que no son dañinas para la piel y de hecho las hay que son hasta comestibles.

Pasar un sábado o domingo por la tarde con la pareja y este tipo de pinturas puede dar para mucho. Se pueden hacer multitud de diseños en el cuerpo del otro, e incluso se puede incorporar algún tipo de juego picante.

6. Test de intimidad

El test de intimidad es un juego muy claro. Sencillamente se trata de trasladar a la otra persona una serie de cuestiones vinculadas a su vida íntima. En este tipo de situaciones se aprovecha para divertirse con el otro y también para resolver algunas incógnitas.

Puede acordarse el número total de preguntas a hacer a la otra persona, e incluso puede disponerse de tiempo para pensarlas antes del día de la verdad. Se trata de un juego de parejas de preguntas que sin duda es todo un reto.

7. Juego de los post-it

El juego de los post-it puede ser tan divertido como tierno. Se trata de utilizar post-it para dejar mensajes a la otra persona en diferentes sitios de la casa o en algún lugar en concreto.

Estos mensajes pueden contener frases divertidas, así como reproches de todo tipo. Tanto se puede dejar un mensaje de amor dentro de la nevera como poner un post-it en el baño recriminando haber dejado la tapa del váter levantada.

8. Juegos de manualidades

Son muchas las personas que a medida que se hacen mayores dejan de hacer manualidades. Por esta razón puede ser divertido recuperar el/la niño/a que aún se tiene dentro y jugar con el/la niño/a que hay dentro de la pareja.

Para ello existen múltiples opciones divertidas que van más allá del juego de parejas. Se puede comprar plastilina y competir para ver quien hace el mejor muñeco, o bien cualquier tipo de objeto decorativo para el hogar.

9. Juegos de preguntas

Existen muchos juegos que contienen preguntas para competir con tu pareja. Hoy en día existen muchas aplicaciones que permiten hacerlo, siendo uno de los más representativos los juegos de preguntas tipo Trivial.

A algunas personas no les interesa mucho hacer preguntas de conocimiento general, pero puede ser entretenido si se quiere contrastar quien es mejor. Por otro lado, se puede poner algún tipo de castigo para quien no sepa preguntas de una categoría en cuestión.

10. ¡STOP!

¡STOP! es un juego que puede poner a alguien en más de un apuro. Es muy sencillo de jugar, y lo que se tiene que hacer es simplemente no moverse cuando la otra persona dice esta palabra. Se debe negociar la cantidad de veces una persona se lo puede decir a la otra, por ejemplo dos veces a la semana.

Cuando una persona recibe la orden “STOP” debe para durante 5 minutos, sea donde sea que se encuentre. Por ejemplo, podría encontrarse en unas escaleras mecánicas o en una taquilla para comprar entradas de cine. Las situaciones embarazosas están garantizadas.

Referencias bibliográficas

  • Brett, I. (2019). The Floor is Lava: and 99 more games for everyone, everywhere. Londres: Headline Home.

  • Mann, S. (2017). El arte de saber aburrirse. Barcelona: Plataforma Editorial.

  • Navarro, A. (2014). Nunca más aburridos fuera de casa. Madrid: Anaya.

María Trujillo

María Trujillo

Comunicóloga

María nació en Bogotá en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Santo Tomás y estudió un Máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila (México). Está especializado en periodismo en el ámbito médico y científico. Empezó su carrera como locutora en radios locales colombiana, extendiendo su carrera profesional radiofónica en México mediante diferentes colaboraciones, incluídos en trabajos de producción. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.