Psicología
| por Bernat Cabrespina

Pirámide de Maslow: la jerarquía de las necesidades humanas

Según Maslow, primero de todo hay que satisfacer las necesidades más básicas.
Pirámide de Maslow

Históricamente la psicología ha abordado conceptos como el bienestar o las necesidades humanas. Desde la psicología clínica a la psicología del trabajo y de los recursos humanos, hace décadas que se dedica mucha investigación e interés a este tipos de cuestiones.

Así, la falta total o parcial de elementos que contribuyen al bienestar de las personas se relacionan directamente con las necesidades humanas. Algunas teorías han intentado dar un marco teórico a este asunto, siendo la Pirámide de Maslow y su jerarquía de las necesidades humanas la más reconocida.

¿Qué es la Pirámide de Maslow?

Ya la psicología de a principios del siglo XX comprendía que el conjunto de necesidades de una persona influye inevitablemente en su comportamiento. A partir de este supuesto, entre 1943 y 1954, el psicólogo estadounidense Abraham Maslow concibió el concepto de "jerarquía de necesidades".

Maslow categorizó las principales necesidades humanas, ubicadas dentro de una estructura jerárquica. Con él nació la teoría motivacional de la jerarquía de necesidades, hoy ampliamente conocida como Pirámide de necesidades de Maslow.

El autor afirmó que los individuos satisfacen sus necesidades en sentido ascendente. Esto significa que las necesidades de cada nivel deben satisfacerse, al menos parcialmente, para que puedan manifestarse las necesidades de los niveles superiores.

La jerarquía de las necesidades de la Pirámide de Maslow

La Pirámide de Maslow y la jerarquía de las necesidades humanas es una teoría muy famosa. A continuación se explican todos los niveles que el autor propuso inicialmente, si bien hay algunas propuestas posteriores del propio Maslow o de terceros.

La pirámide descrita corresponde a una escala de necesidades dividida en cinco niveles diferentes. Estos van desde el más básico, indispensable para la supervivencia del individuo, hasta el más complejo de todos.

Necesidades básicas

Las necesidades básicas son aquellas que se consideran esenciales para la supervivencia. Son las que pertenecen a la parte más baja de la pirámide, siendo las necesidades fisiológicas las primeras que hay que cubrir.

1. Necesidades fisiológicas

En la base de la pirámide se encuentran las necesidades fisiológicas. Estan son las que deben satisfacerse en primer lugar y que son fundamentales para la supervivencia del ser humano. Sin ellas sencillamente no se puede vivir de modo alguno.

Todo ser vivo tiene tendencia a luchar para la autoconservación, y el ser humano no es una excepción. Para pasar al siguiente nivel de la pirámide no solamente hay que cumplir mínimos, sino que es importante cubrir estas necesidades con un buen grado de calidad.

2. Necesidades de seguridad

Las necesidades relativas a la seguridad también se vinculan con el instinto de supervivencia. Para la siguiente parte de la Pirámide de Maslow es necesario disponer de un entorno que ofrezca protección, tranquilidad y cierto grado de previsibilidad.

Para cubrir las necesidades de seguridad, por lo tanto, hay que garantizar la protección individual. De este modo necesario poder confiar en la autonomía que ofrece tener un hogar y estabilidad laboral. Esto evita la preocupación y la ansiedad, y permite desarrollar una perspectiva de futuro.

3. Necesidades de pertenencia

La tercera de las necesidades es la de pertenencia o afiliación. Durante nuestra historia evolutiva eran vitales para la supervivencia, y aunque a día de hoy no lo puedan parecer continúan siendo fundamentales para la salud psicológica. Se trata de las necesidades de afecto, amor y de relaciones sociales en general.

Las necesidades de pertenencia representan la aspiración que tenemos todos y cada uno de nosotros de formar parte de una comunidad. Estas necesidades conducen a comportamientos dirigidos a dar y recibir amor, así como los que están destinados construir la propia nuestra identidad.

Necesidades relacionales

Las descritas hasta ahora son las necesidades básicas, cuya falta puede comprometer seriamente la supervivencia de un ser humano. A continuación se muestran los dos siguientes niveles de la Pirámide de Maslow de acuerdo con su trabajo original.

4. Necesidades de reconocimiento

El cuarto nivel es el de las necesidades vinculadas al reconocimiento de los demás. Se centra en el hecho de ser respetado y aceptado por los éxitos conseguidos y por las propias capacidades.

El individuo quiere sentir que las otras personas de la comunidad valoran sus competencias y actitudes, revelándose una persona reconocida. El prestigio y el éxito están muy vinculadas al imaginario colectivo que representan las necesidades de reconocimiento.

5. Necesidades de autorrealización

La punta de la Pirámide de Maslow y la jerarquía de las necesidades humanas es la autorrealización. Esta representa la culminación de la felicidad. Corresponde a la necesidad de expresarse mejor y de alcanzar los propios objetivos con total libertad.

En este sentido el individuo se muestra espontáneo, y su aspiración individual no es otra que explotar sus facultades mentales y físicas. Perseguir y conseguir los objetivos que uno se propone es la principal finalidad de la autorrealización, la cual se realiza de manera autónoma y sin condicionantes externos.

Críticas

A través de los diferentes niveles de la Pirámide de Maslow, las necesidades humanas se ven satisfechas progresivamente. La teoría explica que las necesidades básicas, una vez satisfechas, no deben reaparecer. Contrariamente, las necesidades que no son básicas renacen con nuevos objetivos para alcanzar más ambiciosos.

Sin embargo, existen críticas que contradicen algunas ideas de esta teoría. La primera es que la Pirámide de Maslow está fuertemente centrado en la autodeterminación del individuo. Los impulsos motivacionales responden a factores exclusivamente internos, ignorando la interacción entre el individuo y el mundo externo.

Además, la jerarquía de las necesidades humanas descrita en la Pirámide de Maslow se ha considerado muy rígida para explicar el comportamiento humano. Muchos psicólogos consideran que un sujeto no debe pasar necesariamente a través de todos los niveles de la jerarquía.

Otra consideración es que la teoría motivacional de la jerarquía de necesidades es unidimensional. No contempla que un individuo pueda ser impulsado por más de una necesidad al mismo tiempo, aunque sea con una intensidad diferente.

Referencias bibliográficas

  • Goble, F. (1970). The third force: The psychology of Abraham Maslow. Richmond, CA: Maurice Bassett Publishing.

  • Maslow, A.H. (1943). A theory of human motivation. Psychological Review, 50 (4), 370–396.

  • Maslow, Abraham H. (1996). Critique of self-actualization theory. En: E. Hoffman (Ed.), Future visions: The unpublished papers of Abraham Maslow. Thousand Oaks, CA: Sage, pp. 26–32.

  • Maslow, A.H. (1954). Motivation and personality. Nueva York (NY): Harper.

Bernat Cabrespina

Psicólogo

Bernat nació en Barcelona en 1987. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y máster Erasmus Mundus "Work, Organizational and Personnel Psychology (WOP-P)" por la Universitat de Barcelona y la Universidade de Coimbra en Portugal. Políglota y con formación adicional en nutrición, coaching y psicología evolucionista, tiene experiencia en psicología clínica y en recursos humanos. Actualmente es director de contenidos de MedSalud.com.