Dolor de rodillas: causas, síntomas y 6 formas de aliviarlo

El dolor puede producirse por muchas razones, pero siempre hay maneras de mitigarlo.
Dolor de rodillas

Sufrir dolor de rodillas es algo que puede pasar a personas de todas las condiciones. Personas mayores y jóvenes, deportistas y sedentarias, hombres y mujeres. Todas ellas pueden sufrir dolor de rodillas.

Afortunadamente existen diferentes formas de aliviarlo, pero para ello es imprescindible conocer las causas y los síntomas. Si se desconocen puede ser que alguna de las medidas para mitigar el dolor sea contraproducente, si bien hay remedios que siempre van bien para cualquiera de los casos.

¿Qué es el dolor de rodillas?

El dolor de rodillas genera molestias más o menos intensas en esta parte del cuerpo. Las razones pueden ser de lo más variadas, pero en cualquier caso la percepción sensorial es desagradable a causa de la estimulación de las diferentes terminaciones nerviosas.

Los traumatismos, la degeneración de los tejidos, la debilidad muscular y la inestabilidad de la articulación pueden dar lugar a diferentes problemas que acaban en dolor de rodillas. En algunos casos resulta mejor limitar el movimiento o dar estabilidad con una venda en ocasiones puntuales, pero no siempre es recomendable.

Por lo general existen siempre formas de aliviar el dolor de rodillas, pero hay que entender que las afecciones que son neurodegenerativas pueden no tener curación. En aquellos casos más severos y con poco margen de recuperación podría tenerse que considerar la cirugía.

Causas

Las causas que provocan el dolor de rodillas pueden ser de lo más variadas. La población joven acostumbra a sufrir dolores de rodilla agudos causados por traumatismos. Estos pueden dar lugar a contusiones, esguinces o lesiones de menisco y ligamentos.

Por otro lado, en las personas de más edad las causas acostumbran a estar vinculadas a procesos degenerativos. El sobrepeso o el estrés provocado por diferentes actividades deportivas o profesionales son algunas de las razones que provocan desgaste en los tejidos, lo cual se manifiesta al cabo de muchos años.

A continuación se presentan las principales afecciones que se relacionan con el dolor de rodillas.

1. Condromalacia

En la condromalacia de produce un ablandamiento del cartílago articular de la rótula, y afecta normalmente a la población adulta joven. En este tipo de lesión aparece el dolor de rodilla por fricción, ya sea por desalineamiento, sobrecarga, debilidad muscular o lesión.

2. Artrosis

La artrosis de la rodilla es una enfermedad que se desarrolla con el paso del tiempo. Los tejidos articulares, especialmente los cartílagos, van perdiendo densidad, elasticidad e hidratación. Eso hace que las estructuras que permiten el movimiento de la articulación presenten un deterioro y baje la eficiencia mecánica, produciéndose fricción y consecuentemente dolor en la rodilla.

3. Patología del menisco

Los meniscos son estructuras cartilaginosas que amortiguan y distribuyen las cargas en la rodilla. Garantizan la buena mecánica de la articulación, pero estos tejidos pueden sufrir lesiones traumáticas o degenerativas. Esto puede dar lugar a inflamación y daño más o menos extenso que repercute en dolor de rodilla.

4. Lesión en ligamentos

En la rodilla también pueden producirse lesiones en los ligamentos, los cuales tienen como principal función estabilizar la rodilla. Cuando hay algún problema por traumatismos u otras causas, la tensión que tiene que soporta la rodilla puede dar lugar a lesiones que dan lugar a dolor en la articulación.

5. Tendinitis

La tendinitis rotuliana es una afección que puede dar mucho dolor de rodilla. El hueso de la rótula está conectado a la tibia a través de este tendón, y ya fuerza generada por el cuádriceps y otros músculos se transfiere a través de él. Es, por lo tanto, esencial para el movimiento de doblar la pierna, pero cuando está inflamado produce dolor.

6. Otras causas

Las anteriores son algunas de las principales causas que pueden generar dolor de rodilla, pero existen más. Enfermedades y deformidades como la acondroplasia, los juanetes o enfermedad de Paget también pueden ocasionar problemas estructurales que dan dolor, así como otras afecciones como osteoporosis, bursitis y sinovitis.

Síntomas

Los síntomas pueden variar mucho dependiendo del tipo de lesión que se sufra. Por ejemplo, la artritis reumatoide, la gota y demás problemas que causan inflamación pueden dar lugar hinchazón, enrojecimiento y calor en la rodilla.

Estos dolores se dan en otros procesos degenerativos, pero también pueden estar ocasionados por traumatismos. Por ejemplo, el menisco puede romperse por esta causa, y el dolor puede ser intenso si se mantiene la rodilla recta (si bien en ocasiones el dolor puede ser leve).

En la condromalacia, en cambio, el síntoma más frecuente es un dolor sordo. Este se percibe alrededor de la rótula, y empeora cuando se bajan las escaleras o se camina cuesta abajo. Muchos corredores, ciclistas y futbolistas pueden sufrir este trastorno.

Por lo tanto, la forma en la que se manifiestan los síntomas depende del tipo de lesión, pues las causas como se ha visto pueden ser múltiples. No obstante se puede concluir que, a pesar de todo, sea cual sea la causa el dolor es compartido en todos los casos.

6 formas de aliviar el dolor de rodillas

El tratamiento para aliviar el dolor de rodilla puede ser muy variable. No obstante existen una serie de formas de mejorarlo que pueden ser muy recomendables dependiendo del caso.

A continuación se muestran diferentes soluciones que dan respuesta a la hora de mitigar los síntomas. Eso sí, hay que consultar antes al médico especialista si es adecuado aplicar estos remedios para la afección en cuestión.

1. Frío y calor

El frío y el calor son grandes aliados para combatir el dolor de rodillas. Para aquellas afecciones en las que se produzca calentamiento de la zona e inflamación, aplicar hielo durante diez minutos es suficiente para combatir estos problemas. Por otro lado hay lesiones en las que aplicar calor puede dar mucho confort.

2. Descanso

Puede parecer obvio, pero no todo el mundo lo tiene en cuenta. Dar descanso a los tejidos afectados puede ser muy importante para su recuperación, y es que a veces no damos tiempo a que el propio cuerpo pueda sanar. Hay que conocer el tipo de lesión que se tiene para entender cómo se debe hacer.

3. Consumir alimentos antioxidantes

La alimentación es muy importante para la salud del organismo. Aunque a muchas personas les pueda sorprender, consumir alimentos ricos en antioxidantes puede disminuir el dolor de ciertas afecciones. La razón es que combaten la inflamación interna de los tejidos, que causan presión y dolor.

4. Hacer actividad física

Hacer ejercicio es esencial, y siempre hay actividades que todo el mundo puede hacer. Evitar el sedentarismo es importante para la salud, y quienes tengan lesiones severas también existen opciones. Una de las actividades físicas más recomendables en estos casos es el Tai Chi, ya que las rodillas no soportan altas tensiones en ninguna de sus posiciones.

5. Adelgazar

Adelgazar es una de las mejores ayudas para combatir diferentes problemas de esta articulación. Las rodillas de las personas que tienen sobrepeso u obesidad deben soportar tensiones más elevadas, lo que puede llevar a una degeneración mayor de los tejidos.

6. Dormir con un cojín

Un cojín puede ser muy útil para quien tiene ciertas afecciones de rodilla. Poner un cojín entre las rodillas cuando se está tumbado de lado permite que las rodillas descansen mejor sin entrar en contacto entre ellas.

Referencias bibliográficas

Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.