¿Qué es la Espondiloartritis? Causas, tipos y síntomas

Te explicamos esta familia de enfermedades reumáticas.
Espondiloartritis

Las secuelas de las infecciones son muy diversas. En algunos casos, pueden permanecer durmientes en nuestro cuerpo para atacar una vez nuestras defensas estén demasiado bajas, como es el caso del virus responsable del herpes. En algunos otros, pueden dejar secuelas duraderas en nuestro sistema inmune.

Las espondiloartritis son un grupo de enfermedades también conocidas como espondiloartropatías. Son enfermedades que afectan a las articulaciones, produciendo inflamación que limita el movimiento e incluso puede llegar a inhabilitar a los pacientes, en los casos más graves. Afectan aproximadamente a un 1,9% de la población, pero existe mucho desconocimiento acerca de estas enfermedades.

Qué es la espondiloartritis

Las enfermedades que se consideran espondiloartritis o espondiloartropatías también se conocen como enfermedades reumáticas seronegativas. Son enfermedades que causan artritis pero que distinguen del resto de enfermedades reumáticas, entre otras cosas, por sus bajos valores de factor reumático en sangre, un factor característico de otras afecciones articulares y autoinmunes, como la artritis reumatoide o el lupus.

El factor reumático es un indicador que se utiliza para determinar la cantidad de anticuerpos en nuestra sangre que reaccionan contra la parte estable de las inmunoglobulinas, la llamada Fc o fracción cristalizable. Nuestros anticuerpos tienen zonas que varían mucho, permitiéndoles detectar diferentes antígenos, pero también tienen zonas que se mantienen más o menos igual, para realizar funciones como la interacción con receptores celulares.

Un elevado factor reumático es característico de enfermedades en las que nuestro sistema inmune está demasiado activo, provocando daños a nuestro organismo a nivel sistémico. Las espondiloartritis son especiales en este sentido, ya que los análisis de sangre no detectan una elevada actividad autoinmune en estas enfermedades capaces de generar artritis.

Síntomas generales

A pesar de las diferentes patologías que se incluyen dentro de la familia de las espondiloartritis, estas tienden a causar algunos síntomas comunes. Principalmente estas enfermedades afectan a los lugares de unión entre los ligamentos y los tendones con los huesos, conocida como “entesis”. Especialmente en estas áreas, la enfermedad puede manifestarse de dos formas:

  • Inflamación, dolor y rigidez de la columna y/o de las extremidades

  • Degradación del hueso que provoca deformidades de columna y dificultades en el movimiento de otras articulaciones, como la cadera o los hombros.

  • Te podría interesar: "Tendinitis: causas, síntomas y tratamiento"

Causas y prevalencia

Las causas de las diferentes espondiloartritis no están bien caracterizadas. Hoy en día se sabe que estas enfermedades aparecen gracias a la participación de elementos genéticos propios de cada individuo, junto a ciertos elementos ambientales como la alimentación o la contracción de ciertas infecciones, como la clamidia en el caso de la artritis reactiva, también conocida como Síndrome de Reiter.

Las personas con mayor posibilidad de contraer una espondiloartritis son los varones de ascendencia caucásica o relacionada con tribus norteamericanas o árticas, de aproximadamente 40 años de edad. Esto significa que el sexo, la edad, la situación geográfica y la carga genética de los individuos juegan un papel en la aparición de estas enfermedades.

Para algunas enfermedades, como la espondilitis anquilosante (la más habitual de las espondilopatias), se han detectado más de 30 variantes genéticas relacionadas con una mayor probabilidad de padecer la enfermedad. Una de ellas es el marcador genético HLA-B27, un gen relacionado los receptores celulares que coordinan el complejo mayor de histocompatibilidad,

El marcador HLA-B27 se encuentra en la mayoría de personas que desarrollan espondiloartritis, además de ser una variante genética más habitual en las personas de etnia caucásica o con ascendencia de tribus norteñas. Esto explica la mayor incidencia de las espondiloartritis en estos colectivos. Aun así, en poblaciones más diversas genéticamente, la asociación entre el HLA-B27 y las enfermedades reumáticas pierde fuerza, lo que indica a otros elementos genéticos involucrados en la aparición de la enfermedad.

En las poblaciones caucásicas, tener el gen HLA-B27 aumenta nuestra probabilidad de padecer una espondiloartritis en un 1%, pero este porcentaje aumenta hasta el 10% si alguno de nuestros padres también era portador de esta variante. Esto puede deberse a variantes genéticas involucradas en la espondiloartritis desconocidas por el momento.

Las infecciones bacterianas también son un factor importante en la aparición de ciertos tipos de espondiloartritis, especialmente aquellas denominadas como artritis enteropáticas, como por ejemplo el síndrome de Crohn o la colitis ulcerosa. El papel de las infecciones bacterianas en la aparición de enfermedades artríticas todavía está bajo investigación, pero su correlación es conocida.

Espondiloartritis - Gráfico

Tipos de espondiloartropatías

Las espondiloartropatías seronegativas pueden manifestarse de múltiples formas. Existe un peligro real en el 10% de los casos de personas que las padecen de acabar padeciendo secuelas de larga duración, especialmente del tipo artrítico. Esto causa graves daños a la calidad de vida de los afectados, además de representar un impacto económico importante el perder periódicamente un % de la población activa.

Entre los principales tipos de espondiloartropatías podemos ver:

1. Espondiloartritis anquilosante

La espondiloartritis anquilosante es el tipo de espondiloartritis más habitual. Tiene un fuerte componente hereditario, siendo mucho más frecuente en personas con parientes directos afectados por esta enfermedad. El alelo HLA-B27 se encuentra en aproximadamente el 90% de los afectados por espondiloartritis anquilosante, afectando especialmente a hombres blancos entre cerca de los 40 años de edad.

  • Los síntomas de este tipo de espondiloartritis incluyen inicialmente:
  • Dolor de espalda recurrente
  • Rigidez matinal, especialmente en la baja espalda
  • Movimientos espasmódicos de los músculos paravertebrales

A medida que la enfermedad evoluciona, las dificultades posturales y de movilidad pueden llegar a afectar a la capacidad pulmonar o incluso impedir la capacidad de acostarse horizontalmente. En algunos casos, se ven afectadas las articulaciones periféricas, como los dedos, o producirse una grave artritis de cadera.

Afecta especialmente a las articulaciones de la columna vertebral, especialmente aquellas de la parte baja de la espalda (como la articulación sacroilíaca). Como en el resto de espondilitis, la afectación de tendones y ligamentos, así como de otras articulaciones como la del esternón con las costillas o los hombros, es habitual.

2. Artritis reactiva

La artritis reactiva también es conocida como el Síndrome de Reiter. Su nombre radica en que parece ser provocada por una infección, ya sea de tipo urogenital como del aparato digestivo.

La artritis reactiva ha afectado a personajes célebres como Nacho Vidal, provocando síntomas artríticos, de inflamación en articulaciones, entesis y tendones, además de lesiones a nivel ocular y de otras mucosas, como las mucosas genitales. En muchas ocasiones, el tratamiento de este trastorno requiere el tratamiento de la infección bacteriana inicial.

3. Artritis psoriásica

Un trastorno que afecta al 30% de los pacientes de psoriasis. Es más frecuente en pacientes afectados por VIH, o aquellos con alelos relacionados con espondiloartropatías, como HLA-B27.

La psoriasis puede aparecer previamente o posteriormente a la afectación de las articulaciones. Como en el resto de espondiloartritis, las principales zonas de afectación son la baja espalda y la columna vertebral, aunque pueden verse afectadas otras articulaciones como las de los dedos o entesopatías como la tendinitis, especialmente cerca del calcáneo o el epicóndilo.

4. Artritis enteropáticas

Existen enfermedades entéricas, que afectan a nuestro sistema digestivo, que también están consideradas espondiloartritis seronegativas. Los principales ejemplos son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Además de los típicos síntomas intestinales, como la diarrea crónica, la pérdida de peso, la fiebre, el sangrado rectal u otras molestias abdominales, las artritis enteropáticas pueden causar complicaciones fuera del sistema digestivo, también a nivel artícular.

Es habitual que las rodillas, tobillos, codos y muñecas se vean afectadas de forma asimétrica, iniciándose dolores súbitos seguidos de hinchazón de las articulaciones derivada de la acumulación de líquidos. Desgraciadamente, la evolución de la espondiloartritis causadas por enteropatías suele estar desvinculada de la mejora de la salud gastrointestinal y debe tratarse paralelamente.

Referencias bibliográficas

  • Zarco, P., González, C., Rodríguez de la Serna, A., Peiró, E., Mateo, I., & Linares, L. et al. (2015). Manifestaciones extraarticulares en pacientes con espondiloartritis. Características basales de la cohorte de pacientes con espondiloartritis del estudio AQUILES. Reumatología Clínica, 11(2), 83-89. doi:10.1016/j.reuma.2014.04.003.
  • Mulero Mendoza, J. (2007). De la clínica al tratamiento: Diagnóstico precoz de espondiloartritis. Reumatología Clínica, 3, 15-18.
  • Carmona, L. (2012). Clinical pathway for patients with spondyloarthritis/Vía clínica para pacientes con espondiloartritis. International Journal Of Integrated Care, 12.

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Es Director Editorial de MedSalud, aportando su conocimiento a la línea de contenido de la revista.