Medicina
| por Xavier Rico Garófalo

Bilirrubina, qué es y por qué en ocasiones la tenemos alta

Conocida por muchos, entendida por pocos. Aquí te explicamos qué es la Bilirrubina.
Bilirrubina

La bilirrubina es una molécula que está presente en nuestra sangre y gracias a Juan Luis Guerra, también en nuestra consciencia colectiva.

En este artículo veremos qué es la bilirrubina y por qué a veces sube (Como pequeño avance, dejamos claro que no tiene mucho que ver con mirar y no ser mirado).

¿Qué es la Bilirrubina?

La bilirrubina es una proteína que se encuentra de forma natural en la sangre, fruto de la degradación natural de la hemoglobina. A diferencia de la hemoglobina, que aporta color rojo a la sangre, la bilirrubina da a los tejidos una coloración amarillenta, cosa que se hace patente cuando nos fijamos en los hematomas viejos, que pasan de un color violáceo a amarillo-verduzco.

Habitualmente, producimos unos 4mg de bilirrubina por cada kilo/día. Cerca del 80% de esta bilirrubina es fruto del metabolismo natural de los glóbulos rojos, cuya vida media es de unos 100 o 120 días, y que al degradarse liberan suhemoglobina, que será metabolizada por el cuerpo para facilitar su excreción mediante un proceso llamado glucuronidación, dando así lugar a la bilirrubina.

La bilirrubina tiene mucha facilidad para dispersarse por el cuerpo, así que es necesaria su conjugación con otras moléculas para su procesado correcto. Encontraremos entonces bilirrubina directa, también llamada bilirrubina conjugada, que se une en el hígado al ácido glucurónico para su excreción a través de la vesícula biliar, donde pasará al tracto gastrointestinal para abandonar el cuerpo en la orina y las heces.

La bilirrubina indirecta, o no conjugada se puede unir a proteínas del suero sanguíneo como la albúmina, aunque también puede encontrarse sin estar conjugada con ninguna proteína. Esta forma de bilirrubina es más dañina para el organismo, ya que es capaz de atravesar incluso la barrera hematoencefálica, pudiendo causar daños en el cerebro.

Esta molécula también es responsable de la coloración de las heces y la orina, aunque los niveles muy altos de bilirrubina (mayores a 3mg por decilitro de sangre) provocan una coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos, llamada ictericia.

¿Por qué sube?

Enfermedades como las anemias hemolíticas, que bajan la vida media de los glóbulos rojos, pueden desencadenar en una subida de la bilirrubina. La subida de la bilirrubina y la ictericia están estrechamente relacionadas con enfermedades hepáticas, puesto que un mal funcionamiento del hígado provoca una acumulación de bilirrubina libre, al no poder procesar la bilirrubina que el cuerpo va generando con tanta facilidad por culpa del daño hepático.

Existen además enfermedades genéticas raras, como el síndrome de Gilbert o de Crigler-Najjar, cuyos afectados sufren de deficiencias en enzimas necesarias para el procesamiento natural de la bilirrubina por glucuronidación.

Las causas más comunes de la subida de la bilirrubina en adultos son las piedras biliares, que obstruyen el conducto biliar impidiendo la excreción de la bilirrubina, las inflamaciones hepáticas o del conducto biliar, o los procesos de colestasis, habituales especialmente en embarazadas, donde el flujo biliar normal está alterado.

En neonatos en cambio, la ictericia es bastante común, alrededor del 60%, llegando a incidencias del 80% en bebés prematuros nacidos antes de las 37 semanas de embarazo. Esto se debe a que los neonatos tienen una alta tasa de producción y destrucción de glóbulos rojos, mientras que su hígado es pequeño y está poco desarrollado, así que no es capaz de procesar toda la bilirrubina que se está generando continuamente.

La ictericia neonatal se suele resolver en un plazo menor a dos semanas sin necesidad de intervención médica, pero en los casos en los que la bilirrubina llegue a niveles demasiado altos es necesario tratarla mediante transfusiones de sangre o fototerapia, ya que el daño cerebral que causa la bilirrubina (llamado kernícterus o ictericia nuclear) puede dejar secuelas permanentes.

Diagnóstico

La ictericia en sí es fácilmente identificable, pero sus causas son variadas y requieren de pruebas diagnósticas para determinar la causa del aumento de bilirrubina.

Con este fin, se pueden separar las causas en tres categorías que permiten expeditar el diagnóstico.

1. Causas Prehepáticas

Suceden antes de que la bilirrubina se conjugue con el ácido glucurónico y llegue al hígado. Son fácilmente identificables por la falta de valores aumentados de bilirrubina en orina y pueden presentar un ensanchamiento del bazo. Estas son habitualmente fruto de anemias o la reabsorción de hematomas.

2. Causas Hepáticas

Corresponden a una disfunción del hígado, por ejemplo por cirrosis o cáncer hepático. Son identificables por la inflamación hepática, el incremento de proteínas indicadoras de daño hepático y la presencia de bilirrubina en orina. En casos de hepatitis, es posible hacer pruebas genéticas para determinar si es de origen vírico o bacteriano. Las pruebas genéticas nos permitirían descartar también enfermedades como el Síndrome de Gilbert, que tiene un componente genético.

3. Causas Posthepáticas

Son las que suceden después de que la bilirrubina salga del hígado, habitualmente causadas por obstrucciones del ducto biliar, la mayoría de ellas piedras en la vesícula biliar. En estos casos, una intervención quirúrgica puede ser la única manera de mejorar la condición del afectado.

Tratamiento

El tratamiento de la ictericia como tal en adultos no es siempre necesario, como por ejemplo cuando hablamos de trastornos como el síndrome de Gilbert, pero sí puede serlo el tratamiento del agente causante de la enfermedad. Las piedras vesiculares pueden necesitar cirugía para que se de la mejora del paciente y aquellos casos en los que exista un daño hepático por abuso de sustancias, será necesario el cese de la exposición al causante para que se pueda dar la mejoría.

Aun así, para casos que no requieren tratamiento, podemos acelerar el paso de la bilirrubina (y del color amarillo que esta acarrea) por nuestro cuerpo evitando el alcohol, las carnes rojas y tomando laxantes según la necesidad.

Referencias bibliográficas

  • Mosqueda, L. (2005) The life cycle of bruises in older adults. Journal of American Geriatrics.
  • Braunstein, Evan (2019) Overview of Hemolytic anemia.

Xavier Rico Garófalo

Genetista

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Actualmente colaborando con MedSalud.