Salud
| por Carmen Otegui

¿Por qué no me viene la regla? Las 10 causas más frecuentes

Todas las respuestas a una pregunta frecuente: ¿por qué se retrasa la menstruación.
Por qué no me viene la regla

La irregularidad de la regla es un tema que preocupa a muchas chicas. Hay algunas que tienen con un ciclo menstrual muy regular, mientras otras no tienen la misma suerte. A veces, incluso a unas y a otras la regla les sorprende por su demora.

Toda chica ha tenido alguna vez un retraso más allá de los cálculos realizados, pero es algo que puede inquietar. ¿Hay que preocuparse en estos casos en los que la regla no aparece en el período esperado? En el presente artículo vamos a ver si necesitamos tomar el asunto con seriedad o bien está todo bajo control.

Causas más frecuentes por las que no te viene la regla

Si existe un retraso del ciclo menstrual de días, una semana o más no significa que se esté embarazada como única opción posible. Existen otros motivos que explican este retraso, por lo que también las aspirantes a mamá tienen que evitar falsas ilusiones.

Para descubrir las principales causas del retraso del ciclo menstrual hemos realizado una selección de las más comunes. Ten en cuenta que algunas de las causas que aparecen a continuación no pueden autodiagnosticarse sin más. En caso de duda es pertinente atender a la consulta médica.

Ante la pregunta de por qué no está viniendo la regla, las siguientes son los razones más habituales.

1. El estrés

Ya sea por problemas académicos, laborales o familiares, lo cierto es que la vida de las mujeres es muy demandante. Las mujeres jóvenes de hoy en día tienen las exigencias propias de su generación y además a menudo tienen que romper los estereotipos de género que les presionan.

Este estrés impacta negativamente en muchas cosas de nuestra vida, y el ciclo menstrual no es una excepción. Altas tasas de estrés pueden hacer disminuir la cantidad de gonadotropinas, hormonas implicadas en la regulación del ciclo reproductivo de la mujer. Esto se traduce en la no ovulación, y por lo tanto la desaparición de la regla prevista.

Es preciso visitar a un especialista para eliminar la fuente de estrés y así de paso luchar para volver a poner en equilibrio al sistema hormonal

2. Medicamentos

Si estás tomando un nuevo fármaco y notas alguna irregularidad del ciclo menstrual, lo mejor es notificar al médico esa observación.

Hay que tener especial atención en el caso de que se esté tomando también la píldora anticonceptiva. Algunos fármacos son incompatibles y podrían llegar a tener efectos inhibitorios en la función normal de esta pastilla.

3. Cambios de turno

Las personas que se ven obligadas a realizar cambios de turnos laborales o de hábitos pueden tener unos ciclos un poco alterados, especialmente si los cambios no son graduales.

Para que el ciclo menstrual no quede afectado estos cambios deberían poder ser lo más graduales y a largo plazo posible, además de no muy frecuentes.

4. Aumento de peso

El índice de masa corporal es también un factor que puede condicionar la regularidad en la regla. Un peso excesivo puede influenciar el equilibrio hormonal y, por lo tanto, comportar irregularidad vinculada a la ausencia del ciclo menstrual.

Cuando se pierde el peso adicional la mayoría de mujeres recuperan la regularidad que tuvieron.

5. Pérdida de peso

En este caso, el índice de masa corporal es tan bajo que el cuerpo tiene déficits y no realiza ciertas síntesis hormonales. En los casos de anorexia es un síntoma común, y diferentes son razones psicosociales que puedes hacernos llegar a este punto hoy en día.

Pero hay que pensar que a lo largo de nuestra historia evolutiva eso no fue tan extraño. En épocas en las que faltaba comida, nuestro cuerpo “ahorraba” para mantener nuestra supervivencia. De hecho, además de lo que supone la regla era una estrategia para no quedar embarazada, pues en tiempos difíciles eso podía ser una sentencia de vida.

6. La gripe

Una enfermedad temporal como una gripe puede causar retraso en el ciclo menstrual. Nuestro cuerpo se ve envuelto en otra lucha para sanar, y lo mejor es reservar su energía para afrontar la afectación. Una vez el cuerpo se recupera, el periodo se recupera y debería aparecer un par de semanas después de haber ovulado.

7. Síndrome de ovarios poliquísticos

El síndrome de ovarios poliquísticos afecta entre el 5% y el 20% de las mujeres en edad reproductiva. Se trata de una enfermedad bastante compleja en la que se observan múltiples quistes en los ovarios y que acaba afectando específicamente al ciclo menstrual.

Las chicas que tienen este trastorno presentan acné y seborrea, lo que a menudo se asocia con una menstruación irregular. Los períodos a veces son muy fuertes en cuanto a sangrado, y las alteraciones de la ovulación pueden a comportar problemas de fertilidad.

8. Problemas de tiroides

El hipotiroidismo y el hipertiroidismo conducen a disfunciones del correcto funcionamiento hormonal y metabólico que altera nuestro cuerpo. Por lo general, se ralentiza (hipotiroidismo) o se acelera (hipertiroidismo) nuestra actividad orgánica, con los consecuentes problemas asociados.

Las mujeres se ven mucho más afectadas por estos problemas de la glándula tiroidea que los hombres. Por lo tanto, es normal que en estas condiciones también se altere el ciclo menstrual. El tratamiento se realiza mediante medicamentos, que permiten regular los problemas asociados a la enfermedad.

8. Pre-menopausia

Este periodo se encuentra entre la fase reproductiva y la fase no fértil de la vida de una mujer. Se trata de un periodo más o menos largo en el que los ciclos pueden ser menos frecuentes.

La probabilidad de fertilidad es reducida pero aún existente, por lo que aún es necesario utilizar métodos anticonceptivos.

9. Menopausia

Cuando una mujer entra en el periodo conocido como menopausia es porque el cuerpo ha dejado ya de ovular y, por lo tanto, de ser fértil. Se trata de un proceso natural en el cuerpo de la mujer que no debe sorprender a nadie.

Otras causas no naturales por la que una mujer deja de ovular son la quimioterapia y la histerectomía, es decir, la extracción del útero por vía quirúrgica.

10. Embarazo

Esta es la causa más evidente de todas las de la lista. Una mujer sin ninguna afectación de las anteriores y sexualmente activa tiene que pensar en el embarazo. Más allá de que se estén usando métodos anticonceptivos, esta debe ser la primer hipótesis a descartar.

En el caso de que se presente un sangrado vaginal diferente también se debe considerar esta opción. Una tercera parte de las mujeres embarazadas pueden tener pequeños sangrados durante el primer semestre.

Es especialmente importante estar atenta al ciclo menstrual porque, en el caso de estar embarazada, este será el primer síntoma. Y si se está embarazada es muy importante dejar de fumar, beber alcohol o consumir cualquier sustancia (drogas o fármacos) que pueda afectar al feto.

La única forma para saber si se está embarazada es mediante la prueba de sangre beta-hCG o la prueba de embarazo de farmacia. Otros métodos de los que puedas haber oído no son nada fiables. La prueba de embarazo es capaz de identificar si lo hay con solo un día de retraso (aunque es más fiable al cabo de una semana).

Referencias bibliográficas

  • Biggs, W.S y Demuth, R.H. (2011). Premenstrual syndrome and premenstrual dysphoric disorder. American Family Physician. 84 (8): 918–924.
  • Carlson, K.J., Stephanie A.E. y Ziporyn, T. (2004). The new Harvard guide to women's health. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.
  • Gray, M. (1995). Luna Roja: Los Dones del Ciclo Menstrual. España: Gaia Ediciones.

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.