¿Por qué me despierto cansado? 9 causas posibles, y qué hacer

Varios factores pueden causar esta fatiga recurrente.
Por qué me despierto cansado

Normalmente, el cansancio es un fenómeno que simplemente nos avisa de que deberíamos reposar y darle tiempo a nuestro cuerpo para que se recupere.

Se trata, en definitiva, de una experiencia normal en el día a día de las personas sanas, algo totalmente natural y que solo refleja algo que ya sabemos: que nuestro organismo está sujeto a limitaciones y necesita contar con momentos para regenerarse y cargar energías.

Sin embargo, el cansancio, expresado de determinadas maneras, también puede ser una señal de que algo no va bien. De hecho, la fatiga persistente es un síntoma típico de una gran variedad de alteraciones de la salud física y psicológica.

En este artículo nos ceñiremos a uno de esos casos en los que el agotamiento debería ponernos en alerta, y veremos las posibles respuestas a una pregunta que se hace mucha gente: ¿por qué me despierto cansado?

¿En qué consiste la fatiga?

El cansancio o fatiga es una experiencia de relativo malestar en el que el cuerpo nos avisa de que nuestro cuerpo no puede funcionar con el rendimiento óptimo. No debe ser confundido con el sueño, que es otro fenómeno vinculado específicamente a la falta de unos hábitos sanos a la hora de dormir (ya sea por falta de horas de sueño o por otros trastornos vinculados al insomnio), si bien en muchas ocasiones ambos se solapan.

Así, el cansancio aparece, por ejemplo, cuando hemos estado utilizando mucho nuestra capacidad muscular y ya no nos quedan más fuerzas, pero también puede surgir a causa de un exceso de actividad nerviosa. En el primer caso, la fatiga nos indica que necesitamos dejar tiempo a que algunas fibras musculares se regeneren debido a las microrroturas, y en el segundo, hay que permitir que nuestras neuronas entren en un estado de reposo (por ejemplo, tras una jornada intensa de estudio).

En definitiva, el cansancio aparece como “tope” para que no le exijamos a nuestro sistema nervioso o músculo-esquelético aquello que ya no está en condiciones de realizar, al menos por el momento. Ahora bien, detrás del proceso de desgaste físico o psicológico que ha llevado a la aparición de la fatiga podemos encontrar hechos naturales y típicos del día a día, o fenómenos patológicos (no necesariamente de extrema gravedad) que debemos tratar o intentar frenar.

Cuando nos damos cuenta de que al despertar estamos cansados, es muy probable que pase lo segundo, ya que lo normal tras dormir es tener la energía suficiente para pasar la jornada.

Síntomas

Los síntomas concretos en los que se expresa el cansancio son los siguientes:

  • Dificultad para mantener la concentración.
  • Pérdida transitoria de fuerza física.
  • Problemas para recordar información de la memoria a corto plazo.
  • Pérdida de interés por aficiones que requieren algo de movimiento.
  • Pérdida de interés por mantener relaciones sociales activas.

¿Por qué me despierto cansado? Posibles causas

Estas son las causas más probables por las que, en las horas siguientes a despertar tras la principal jornada de sueño, el cansancio permanece.

1. Sueño acumulado

Si se lleva varios días sin dormir bien, el simple hecho de conseguir disfrutar de un sueño de ocho horas puede no ser suficiente para que el cuerpo recargue energías.

En este caso, es importante no ceder a los hábitos que nos han llevado a dormir poco en los días anteriores, y seguir dedicando las horas necesarias al descanso.

2. Depresión

El cansancio constante es una de las señales típicas de que se tiene depresión, si bien no es la única y por sí sola no indica la presencia de este trastorno.

Ante la sospecha de que puedes estar sufriendo depresión, es muy importante que acudas a psicoterapia cuanto antes.

Fatiga

3. Distimia

La distimia es un trastorno del estado de ánimo similar a la depresión (que también pertenece a esta categoría). Se distingue de la anterior, sobre todo, en que sus brotes son de mayor duración y los síntomas son algo más atenuados.

En cualquier caso, su presencia también afecta al funcionamiento bioquímico del cerebro, y hace que se tenga menos energía y en general menos ganas de involucrarse en tareas y en interacciones sociales (un fenómeno conocido como abulia).

Ante la distimia, lo que se debe hacer es lo mismo que hay que hacer ante cualquier trastorno psicológico: buscar ayuda profesional.

4. Mala alimentación

Otra de las posibles causas de que te sientas cansado o cansada tras despertarte tiene que ver con la alimentación. Incluso si crees que comes lo suficiente, es probable que los alimentos que consumes no sean lo suficientemente nutritivos, con lo que a tu organismo le faltarán materiales para regenerar los tejidos celulares desgastados por la actividad del día a día.

No hay que olvidar que el simple paso del tiempo no hace que el cuerpo realice las tareas de mantenimiento. Por consiguiente, revisa tus hábitos alimenticios y asegúrate de que cuentas con todos los macronutrientes y las vitaminas necesarias.

5. Uso de fármacos

Algunos medicamentos pueden producir como efecto secundario cansancio a lo largo de todo el día. Esto no solo ocurre en medicamentos diseñados específicamente para actuar en el cerebro, como los antipsicóticos o los ansiolíticos.

Si crees que esta fatiga puede deberse a este consumo habitual de fármacos, acude a tu médico, para que valore la posibilidad de buscar medicación alternativa. No dejes de tomar el fármaco de manera unilateral sin contar con supervisión médica y sin tener la posibilidad de probar otra medicina, para no correr riesgos (muchas veces, interrumpir abruptamente el uso de estas sustancias sin que lo indique el profesional de la salud es peligroso).

6. Abuso del alcohol

El alcohol tiene un efecto depresor en la actividad del sistema nervioso, y empeora significativamente la calidad del sueño. Si has empezado hace poco a consumir alcohol, es muy importante que dejes de hacerlo y te comprometas a mantener a raya la posible aparición de la adicción.

Si ya has empezado a manifestar síntomas típicos de la adicción, acude a terapia cuanto antes: será necesaria intervención psicológica y médica.

7. Insomnio

Algunos casos de insomnio pueden causar un malestar asociado más al cansancio que a la sensación de sueño.

Si has estado notando este tipo de fatiga causado por dificultades para conciliar el sueño, despertares frecuentes en medio de la noche o incapacidad de seguir durmiendo tras las primeras pocas horas, acude al médico, y si el problema persiste, ve también a psicoterapia.

8. Astenia

La astenia es una alteración que suele estar vinculada desajustes en el equilibrio hormonal del cuerpo, y muchas veces surge ligado a cambios estacionales o climatológicos. Para tratar el cansancio por astenia, acude al médico.

9. Trastornos de ansiedad

Los problemas como la agorafobia, la fobia social o el Trastorno de Ansiedad Generalizada pueden generar tal desgaste en el sistema nervioso, que este no llega a regenerarse del todo durante las horas en las que se duerme. Por eso, es posible seguir sintiendo cansancio al despertarse.

Si crees que experimentas trastornos de ansiedad y de estrés, acude al psicólogo para contar con asistencia profesional cuanto antes.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders: 5.ª ed. (DSM-5). (2013). Arlington (VA), Washington, DC: American Psychiatric Association.
  • Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Insomnio en Atención Primaria (2009). Guías de práctica clínica en el SNS Ministerio de Sanidad y Política Social. Madrid: Ministerio de Ciencia e Innovación.
  • National Collaborating Centre for Mental Health. Depression. (2009). The treatment and management of depression in adults (updated edition). National Clinical Practice Guideline Number 90. London: British Psychological Society and Royal College of Psychiatrists.
  • Organización Mundial de la Salud. CIE 10. (1992). Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Las Enfermedades. Trastornos Mentales y del Comportamiento: Descripciones Clínicas y pautas para el Diagnóstico. Madrid: Meditor.
Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.