Ansiedad al empezar un nuevo trabajo: qué hacer para combatirla

Un miedo bastante común: los primeros días en una nueva oficina.
Ansiedad nuevo trabajo

La ansiedad es una de las formas de malestar más estudiadas por la psicología, y también una de las que se dan con mayor frecuencia en todo tipo de personas. Sin embargo, tiene una peculiaridad: el repertorio de situaciones diferentes que pueden desencadenar una reacción ansiosa por nuestra parte es increíblemente amplio.

Y es que si bien ningún estado psicológico surge en nosotros de manera espontánea sin que el contexto haya jugado un papel en ello, en el caso de la ansiedad esto aún está más claro.

Se trata de un estado de activación intensa de nuestro sistema nervioso que aparece cuando percibimos algún riesgo real o imaginado. En este artículo veremos qué se puede hacer cuando esta fuente de ansiedad es algo que frecuentemente interpretamos como una amenaza: el hecho de empezar en un nuevo puesto de trabajo.

La ansiedad al iniciar un nuevo trabajo: ¿por qué surge?

Por muy buen currículum que creamos tener, hay situaciones profesionales que sentimos que nos superan, incluso si técnicamente estamos capacitados para ejercer la labor que debemos desempeñar. Estos son algunos ejemplos de ello.

1. El ritmo al que debemos aprender es demasiado alto

Algo tan simple como tener que orientarse por una oficina nueva a la vez que alguien nos enseña cómo funciona la dinámica de trabajo y quiénes son nuestros superiores, por ejemplo, puede generar una sobrecarga en nuestra capacidad para retener información, algo que desencadena ansiedad.

Esta información puede ser repasada y consultada de nuevo más adelante, pero cuando nos ocurre esto es complicado saber mantener una perspectiva objetiva de lo que está ocurriendo: solo notamos que se nos bombardea con diferentes datos en distintas localizaciones que debemos memorizar cuanto antes.

2. Las ganas de dar una buena primera impresión

Otro de los aspectos que suele generar ansiedad en un nuevo trabajo es la voluntad de ofrecer una buena imagen ante los demás, ya que no nos conocen. Pero esto puede ser complicado para quienes encuentren engorroso socializar en contextos formales de trabajo, dado que en estas situaciones hay ciertos protocolos.

Eso sí, también es cierto que hay personas que en las interacciones informales se muestran inseguras y que por el contrario se sienten cómodas en un ambiente menos dado a la improvisación como el trabajo.

3. El periodo de prueba

No todos los trabajos tienen periodo de prueba inicial, pero en aquellos en los que se utiliza, puede llegar a ser una bomba de ansiedad para quienes estén predispuestos a estresarse.

4. La incomodidad por el flujo de trabajo

Incluso si sabemos que damos una buena imagen y que nuestras habilidades alcanzan de sobras para cumplir satisfactoriamente los objetivos de la empresa, hay aún otro factor que puede producir ansiedad: el sentirnos exasperados al tener que operar con un workflow que consideramos mal diseñado.

Esta frustración que produce cómo se malgastan tiempo y recursos simplemente porque los superiores no quieren replantear la organización del trabajo se va acumulando hasta que muchas veces estallamos.

¿Qué hacer para combatir este tipo de estrés laboral?

Si necesitas ayuda porque no sabes cómo afrontar el estrés al empezar un trabajo nuevo, sigue estos consejos que te ofrezco a continuación.

1. Anota tus dudas

Cuando notes que hay algo que no sabes, en vez de sucumbir a los pensamientos catastrofistas, apúntalo y tenlo a mano. Así aprenderás mucho más rápido a trabajar bien.

2. Asegúrate de repartir bien tu tiempo

Aunque estés empezando, probablemente desde el primer día ya tengas una cantidad razonable de tareas que atender. Para no ceder ante la ansiedad, planea un horario que te ayude a ir al día con tus responsabilidades y, de paso, a ver qué partes se te resisten más con el paso de las horas y de los días.

3. Concéntrate en la tarea que puedes resolver en unas pocas horas o minutos

Al trabajar, procura no pensar en todo lo que aún te queda por hacer, y en vez de eso piensa en la tarea que estás realizando en el momento. De esta manera tendrás siempre en mente una meta capaz de motivarte en el aquí y ahora, y las posibilidades de que te distraigas con pensamientos estresantes serán más bajas.

4. Entrena técnicas de relajación

Las técnicas de relajación te ayudarán a oxigenarte mejor y a no notar tanto los efectos de la fatiga, la tensión muscular y otros síntomas molestos de la ansiedad. Además, las puedes aplicar casi en cualquier lugar, incluso en la oficina.

5. Ten localizada a la persona a la que le puedes preguntar

Esta persona no tiene por qué cumplir el rol de mentor de una manera formal; aunque es preferible contar con alguien que te supervise y te oriente, esta posibilidad no siempre existe. En cualquier caso, cuando tengas dudas, ordénalas según su importancia y pregúntaselas a alguien cualificado para responderlas, sin ningún pudor.

Eso sí, en el caso de que responderte no sea una de sus funciones, asegúrate de dejar claro que se trata de una conversación informal a modo de favor.

6. Acude al psicólogo

Rizaldos

Los psicólogos contamos con mucha experiencia tratando problemas de ansiedad, ya que es una de las alteraciones más habituales. Si tu empresa no cuenta con uno, busca por tu zona o considera la posibilidad de recurrir a la terapia online, la cual puedes realizar desde casi cualquier lugar tranquilo con conexión a Internet.

Además, muchos psicólogos nos especializamos en esta forma de asistencia psicológica a distancia, así que es difícil que surjan problemas de coordinación o de comprensión de la tecnología necesaria para tener estas sesiones.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Fifth ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  • Rynn MA, Brawman-Mintzer O (October 2004). "Generalized anxiety disorder: acute and chronic treatment". CNS Spectrums. 9 (10): 716 - 23.

Miguel Ángel Rizaldos es psicólogo clínico con más de 20 años de trayectoria mejorando la salud emocional de las personas. Es uno de los pioneros en terapia psicológica online en Europa y es autor de varios libros de divulgación.