Psicología
| por Elvira Cuesta

Personas maduras: 15 características psicológicas que tienen en común

La madurez psicológica no se expresa de forma directa mediante la experiencia o la edad.
Personas maduras

La madurez es algo que va mucho más allá de la edad. No hay duda de que hay una serie de rasgos psicológicos que hacen que una persona pueda considerarse madura, algo positivo a todos los efectos.

De todos modos no siempre es fácil definir qué es ser maduro, por lo que . En este artículo se analizan punto por punto todas las características que distinguen a las personas maduras.

¿Qué es ser una persona madura?

El concepto de “madurez” en ocasiones puede llevar a confusión. La razón principal es que se trata de una palabra polisémica, lo que significa que puede significar diferentes cosas.

Tal vez el significado más generalizado de la palabra es de algo que está crecido, que tiene la cualidad de haberse desarrollado plenamente. Esto se aplica para alimentos como frutas o verduras, pero también se utiliza para describir un periodo vital de una persona. Se trata de una edad en la que esta ya se ha desarrollado con total plenitud sin haber entrado aún en la vejez.

Sin embargo hay otro significado que no tiene que ver íntegramente con las cualidades psicológicas de alguien. Una persona madura es aquella que tiene una serie de características que la distinguen como sensata, de buen juicio o incluso prudente.

Es por lo tanto una condición aplicable a las personas sin importar verdaderamente su edad. Una persona de la tercera edad puede ser muy inmadura, del mismo modo que un adolescente puede ser muy madura.

También en los casos de los niños puede haber mucha madurez, y es usual oír a decir: “es muy maduro/a por la edad que tiene”. Así pues, aunque no haya una relación directa, sí que culturalmente hay cierta tendencia a vincular la experiencia o la edad con la madurez.

15 características claves de las personas maduras

Es bastante fácil reconocer a una persona inmadura, pero ¿sabemos distinguir las características de las personas maduras? A veces las señales son menos obvias, y más después de entender que no es algo vinculado a la edad.

A continuación se muestran cuáles son los rasgos pertenecientes a las personas psicológicamente maduras. No obstante hay que tener presente que la madurez es en sí misma un proceso de adquisición, y nunca se es maduro al 100% y en todas las facetas de la vida.

1. Saber lo que se quiere

Una persona madura sabe lo que quiere y se enfoca en lo que le importa. Es capaz de identificar las cosas por las cuales hay que luchar y renunciar a lo que no representa la mejor forma de dedicar sus energías.

2. Independencia

Madurez implica no tener relaciones de dependencia hacia otros. Además de disfrutar de pasar tiempo a solas, las personas maduras no necesitan irremediablemente a otras personas para conseguir sus objetivos

3. Control emocional

El control emocional es una de las características más claras de las personas maduras. Una de las señales de la inmadurez son las reacciones desairadas sobre cosas que no gustan, provocando inestabilidad emocional.

4. Cuidado de las relaciones sociales

Las personas maduras entienden la importancia de tratar con los demás. Se trata de personas que alimentan sus relaciones sociales, y que no tienen problemas en renunciar a la compañía de las compañías tóxicas.

5. Atrevimiento

Una persona madura entiende que en la vida hay que asumir ciertos riesgos. El cambio es tal vez la única constante en este mundo, y hace falta apostar por los propios deseos para tomar partido.

6. Inteligencia

No hay duda de que la inteligencia es una característica de las personas inteligentes. Sin embargo no hay que interpretar la inteligencia de la forma equivocada, y es que existen muchas formas de ser inteligente.

7. Priorizar

Quien es maduro sabe priorizar. Muchas personas inmaduras pueden cometer el error de no dedicarse a lo que toca en cada momento, lo cual puede conducir a algunos fracasos. Además es importante atender a lo importante además de lo urgente.

8. Aprendizaje de los errores

Este es el punto en el que la experiencia y la edad puede jugar su papel. La persona madura toma nota de los errores del pasado, sacando provecho de esta experiencia para actuar con más sabiduría.

9. Actitud crítica

Las personas maduras tienen actitud crítica hacia lo que pasa en el mundo. Hay mucha gente que vive su día a día actuando de ciertas formas sin plantearse realmente si o “normal” es lo que vale la pena hacer.

10. Realismo e imaginación

El realismo y la imaginación juegan un papel muy importante en las personas maduras. Por realismo se entiende la capacidad de entender la manera en la que funciona el mundo, pero parte de este mecanismo necesita buenas dosis de imaginación.

11. Establecer metas

En la vida es necesario tener proyectos. La persona madura entiende este hecho, y por lo tanto busca la manera de crear sus propias metas. Perseguirlas y disfrutar del camino es una de las formas más claras de expresar la madurez.

12. Seguridad

Quien es maduro no tiene miedo al rechazo y entiende que no gustará a todo el mundo Este tipo de persona tiene la autoestima y la seguridad suficiente como para hacer las cosas que quiere, independientemente de que alguien pueda criticar su labor.

13. Autorregulación

Quien tiene madurez sabe cuando hay que poner toda la carne en el asador y cuando no. Nuestra energía no es infinita, y hay que administrarla de forma sabia para poder llevar a cabo todas las responsabilidades de forma correcta y al mismo tiempo disfrutar de la vida.

14. Compromiso

El compromiso es esencial para las personas maduras. Disponerse a cumplir con su palabra es una de sus principales características, y es que la responsabilidad es de vital importancia para ellas.

15. Empatía

Normalmente una persona madura tiene capacidad para entender a los demás. No siempre es así, pero lo habitual es alguien necesitado pueda recurrir a una persona madura para pedirle escucha y consejo.

Referencias bibliográficas

Elvira Cuesta

Psicóloga

Elvira nació en Madrid en 1994. Es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y actualmente está estudiando el Máster en Psicología General Sanitaria en la Universidad de Barcelona. Compagina sus estudios con ser colaboradora de MedSalud.com.