Mecanismos de defensa: las 15 estrategias psicológicas de afrontamiento

Existen diferentes mecanismos de defensa que responden a diferentes formas de encarar la vida.
Mecanismos de defensa

Todo el mundo tiene que buscar estrategias psicológicas de afrontamiento. La complejidad de la vida es tal que a diario hay que solucionar conflictos internos, los cuales se generan a partir de la necesidad de adaptarse al mundo.

Los instintos y la propia capacidad de resolución de problemas pueden mediar la representación de la realidad, dando lugar a los mecanismos de defensa. En este artículo hablamos de estas estrategias psicológicas de afrontamiento, las cuales fueron acuñadas por la psicología psicoanalítica.

15 mecanismos de defensa para afrontar la vida

Los mecanismos de defensa pueden ser más o menos funcionales. Dependen parcialmente del grado de madurez y la capacidad de resolución de problemas que tiene la persona, siendo a veces las únicas salidas que han sabido encontrar.

Hay que pensar un mecanismo de defensa disfuncional afecta en primera instancia a la propia persona que lo desarrolla. Los mecanismos de defensa pueden ser estrategias psicológicas de afrontamiento que causen problemas también a terceros, pero las personas acostumbras a hacer las cosas lo mejor que pueden.

Patológicos

Los mecanismos de defensa patológicos rara vez son adaptativos. Si bien transitoriamente pueden resultar funcionales, a la larga traen más problemas por el simple hecho de que la persona se aleja de la realidad mediante pensamientos que rozan el delirio.

1. Negación

En este mecanismo de defensa el individuo niega la realidad cuando tiene que enfrentarse a situaciones desagradables o que considera inaceptables. Es una estrategia psicológica con un fuerte componente desadaptativo

2. Distorsión

La distorsión aparece cuando la negación no es suficiente para conservar la integridad. La persona interpreta parcialmente lo que le interesa para tal fin, siendo capaz de abrir la puerta a la fantasía.

3. Proyección

En la proyección el individuo trata de sentirse ajeno. Los sentimientos o ideas que provocan dolor se proyectan hacia otras persona o cosas, tratando de no relacionarlas con su persona. Implica desasimilación, contrariamente a la introyección (mecanismo de defensa que aparece más adelante).

4. Complejo de inferioridad

Este mecanismo de defensa se basa es la idea de ser inferior a los demás. Es muy desadaptativo, pues la sensación de ser más débil que la otra gente es un sentimiento que trae mucho sufrimiento y pocas soluciones.

5. Fantasía

La persona que desarrolla este mecanismo de defensa mezcla elementos. La realidad se funde con elementos de carácter mágico o sobrenatural por medio de mundos simbólicos o arquetípicos.

Inmaduros

Estos mecanismos de defensa se caracterizan por afrontar la realidad de un modo inmaduro. Son maneras de afrontar la realidad que en ocasiones responden a impulsos generados por instintos primarios y que se alejan de un análisis racional de la situación.

6. Agresividad

La agresividad es un mecanismo de defensa que recurre a la violencia o al deseo de ejercerla. Puede expresarse de forma inconsciente y es una tendencia que se expresa como un intento de defenderse ante una situación injusta u hostil.

7. Idealización

En la idealización uno mismo se piensa mejor de lo que realmente es. Esto hace que sienta que tiene atributos deseables y que merece más de lo que tiene, pudiendo empezar luchas sin sentido alguno.

8. Desplazamiento

El desplazamiento implica una falta de afrontamiento de los problemas. Este mecanismo de defensa puede ser problemático ya que se descarga una frustración ante una persona o situación que no es la que la ha generado.

9. Regresión

La regresión premia un funcionamiento mental “más infantil”. Desarrollar un comportamiento con características propias de etapas infantiles es una manera de desviar la atención de la raíz de un problema.

Neuróticos

Estas estrategias de afrontamiento tienen un componente psicológico neurótico. Son mecanismos de defensa que pueden servir para sobrellevar muchas situaciones, pero que llevadas al extremo pueden acarrear también graves problemas para la integridad psíquica de la persona.

10. Psicosomatización

La psicosomatización recurre al dolor físico como mecanismo de defensa. La impotencia ante una situación provoca tal alteración psicológica que acaba expresando una sintomatología física sin base orgánica.

11. Disociación

En la disociación se produce un olvido de los eventos o pensamientos dolorosos: Se trata de un mecanismo de defensa a nivel inconsciente que puede resultar adaptativa, pues el pensamiento consciente no tiene que afrontar ciertas situaciones innecesarias.

12. Represión

Los deseos, los pensamientos o los impulsos quedan anulados en la represión. El individuo los percibe como peligrosos, quedando fuera de su consciencia por entrar en conflicto con su entorno social.

Maduros

Estos mecanismos de defensa son los que se relacionan con respuestas más maduras. Se trata de estrategias psicológicas de afrontamiento que tienen ventajas adaptativas para la supervivencia del individuo.

13. Anticipación

La anticipación implica adoptar soluciones para afrontar problemas futuros. Es uno de los mecanismos de defensa más maduros y adaptativos, y se realiza para afrontar situaciones que producen angustia, estrés o malestar.

14. Altruismo

El altruismo se considera un mecanismo de defensa por algunos autores. Puede ser muy adaptativo, pero también se puede considerar maximizar el interés de los otros por delante del propio llega a limitar el ejercicio de la vida propia.

15. Racionalización

Se recurre a la racionalización para cambiar la perspectiva de la realidad. Cuando el motivo real de un suceso no es aceptable para la persona, esta busca una explicación alternativa que construye por medio de la razón para autoconvencerse de algo.

Referencias bibliográficas

Bernat nació en Barcelona en 1987. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y máster Erasmus Mundus "Work, Organizational and Personnel Psychology (WOP-P)" por la Universitat de Barcelona y la Universidade de Coimbra en Portugal. Políglota y con formación adicional en nutrición, coaching y psicología evolucionista, tiene experiencia en psicología clínica y en recursos humanos. Actualmente es director de contenidos de MedSalud.com.