Las 5 diferencias entre la Psicología y la Pedagogía

Estas dos disciplinas tienen puntos en común, pero también diferencias notables.
Diferencias psicología y pedagogía

Sin lugar a dudas, la psicología y la pedagogía han sido dos ciencias que han contribuido en el progreso de la sociedad.

Ambas disciplinas comparten el hecho de interesarse por las personas, para garantizar su máximo bienestar y hacer que se desarrollen de la forma más óptima en el conjunto de la sociedad.

Puede ser que, debido a esto, no hay unos límites bien remarcados entre estas dos disciplinas y, si tenemos en cuenta que la psicología tiene una rama que toca aspectos de la pedagogía, esto llega a confundir todavía más.

Incluso, a día de hoy, hay quienes creen que la relación entre estas dos disciplinas es que una está dentro de la otra. Para aclarar un poco el por qué estas dos ciencias son dos disciplinas diferentes y qué es aquello que las caracteriza vamos a abordar en este artículo las diferencias entre la psicología y la pedagogía.

Psicología y pedagogía: definiciones

Antes de abordar con mayor profundidad cuales son las diferencias entre la psicología y la pedagogía, es necesario explicar de qué se tratan estas dos disciplinas y qué tienen en común.

Psicología

La psicología (del griego “psyché”, “alma, actividad mental” y “logos”, “conocimiento”) es el estudio científico de la mente humana y sus funciones, en especial aquellas que están detrás de cómo nos comportamos y se constituye como una ciencia de la salud y también social. Así pues, esta ciencia trata de comprender al ser humano teniendo en cuenta a tres dimensiones: conductual, afectiva y cognitiva.

A lo largo de su historia, han ido surgiendo diferentes corrientes psicológicas, tratando de explicar desde su propio punto de vista la relación entre la mente humana y el comportamiento en contextos particulares.

Pedagogía

Por el otro lado, la pedagogía (del griego “paidíon” “niño” y “agogós” “guía””) es la ciencia que trata sobre la educación, en especial a la enfocada hacia niños y adolescentes.

Esta disciplina centra su acción en organizar el proceso educativo, con la intención de poder lograr que los alumnos aprendan los conocimientos y las pautas de comportamiento para ser personas adaptadas a la sociedad y constituirse como adultos de provecho. La pedagogía está dentro de las ciencias sociales y de la educación.

¿En qué se parecen?

El principal aspecto que comparten ambas disciplinas es la intención de ofrecer conocimiento a la sociedad, con la finalidad de hacerla un lugar mejor en el que los ciudadanos que viven en ella logren el mayor bienestar posible.

Además, tanto el psicólogo como el pedagogo deben tener capacidades asertivas y empáticas, dado que trabajan con personas. Ambos tipos de profesionales deben saber cómo interactuar con las personas a las que va dirigida su intervención, ya sea en un ámbito educativo o en uno más psicoterapéutico.

Cabe indicar que una de las ramas de la psicología se mezcla con el objeto de estudio de la pedagogía: la psicopedagogía. Esta rama del conocimiento se define como la parte de la psicología que se centra en estudiar los fenómenos psicológicos para llegar a una formulación más adecuada de los métodos didácticos utilizados en clase.

Principales diferencias entre la Psicología y la Pedagogía

A continuación vamos a ver cuáles son las principales diferencias entre la psicología y la pedagogía.

1. Campos de estudio

La psicología es una ciencia que centra su atención en los procesos mentales y cómo estos explican el comportamiento de las personas, ya sea éste patológico o normativo. Para ello, aborda aspectos tales como la inteligencia, las emociones y la vida de las personas.

Habitualmente, la intervención de los psicólogos se realiza de forma reactiva, es decir, cuando la persona ya está sufriendo un problema que debe ser solucionado.

Esta problemática no necesariamente tiene por qué ser un trastorno mental, pero sí que es cierto que muchos psicólogos son requeridos con la finalidad de solucionar un problema en vez de evitarlo.

La pedagogía se centra en la educación y la formación, sobre todo de personas jóvenes. Para ello se pretende dotar a los miembros de la sociedad de conocimientos que harán que puedan desenvolverse como ciudadanos bien adaptados en un futuro.

Para lograr que el proceso educativo sea lo más eficiente posible, es necesario analizar a los alumnos, tanto cuando están aprendiendo en el aula como cuando lo hacen en otros lugares, ya sea su hogar o la biblioteca.

En base a la información obtenida de los alumnos, los pedagogos elaboran métodos para poder potenciar las capacidades deseadas en el alumnado.

La acción de la pedagogía es preventiva y formativa, dado que trata de evitar que las dificultades vistas durante los primeros años de escolarización se transformen en algo más grave en etapas posteriores.

2. Objetivos

Como ya se ha comentado antes, el principal objetivo de la psicología es tratar de describir de la forma más objetiva posible el comportamiento humano, además de darle una explicación. Con ello se pretende poder predecir e influir sobre la conducta.

En el caso de la pedagogía, se pretende mejorar el proceso educativo. Para ello, los pedagogos centran sus fuerzas en ofrecer una formación integral a los alumnos, teniendo en cuenta sus capacidades y talentos sin obviar las posibles dificultades que puedan manifestar.

3. Áreas de trabajo

Dado que hay diferentes tipos de psicólogos y las especializaciones dentro de este ámbito son numerosas, los profesionales de la psicología pueden ser encontrados en muchos lugares.

Haciendo un repaso de las ramas de esta disciplina que estarían dentro de las ciencias de la salud, encontramos a psicólogos que realizan psicoterapia y diagnostican, como es el caso de los psicólogos clínicos y los que se han especializado en neurología.

Por el lado de las ciencias sociales, tenemos al psicólogo social, al organizacional y los que se especializan en recursos humanos. También hay psicólogos educativos.

Así pues, la psicología está presente en: hospitales, empresas, órganos gubernamentales, centros de investigación, escuelas y universidades.

Los pedagogos se pueden encontrar en varios lugares, principalmente en escuelas, institutos y universidades. Sin embargo, también hay pedagogos en museos, ONGs, centros de estimulación temprana…

4. Profundización en biología

La psicología es una ciencia social, pero también está dentro del campo de la salud. Esto quiere decir que los psicólogos precisan de algunos conocimientos relacionados con fisiología, anatomía y, sobre todo, biología.

Es cierto que dentro de la psicología hay múltiples ramas, algunas de las cuales, como pueden ser el ámbito de la psicología social o la psicología de las organizaciones, no centran su foco de interés en las causas biológicas del comportamiento.

Cabe decir que tampoco debe caerse en el error de pensar que todo el comportamiento humano puede reducirse a simples explicaciones biologicistas.

Sin embargo, para el psicólogo, en especial el clínico, es de fundamental importancia conocer cómo el cerebro está implicado en el comportamiento humano.

El cerebro es una órgano muy complejo, y está detrás de muchas capacidades. Por decir unas pocas, este órgano es el responsable de atención y percepción, lenguaje, memoria o la inteligencia en términos generales.

Los pedagogos puede que necesiten conocer algunos datos sobre biología, sin embargo, esta ciencia no adquiere la misma importancia que tiene para los psicólogos.

El funcionamiento fisiológico del cerebro del niño y del adolescente es algo que si bien puede resultar interesante, no se vuelve un conocimiento imprescindible para que el pedagogo pueda llevar a cabo su tarea profesional.

5. Relación con la enseñanza

Mientras que la psicología aborda con mucho detenimiento aspectos de la biología, la pedagogía hace lo mismo pero con los procesos de la enseñanza.

Aunque una de la ramas de la psicología, la psicología de la educación, toma como foco de interés a los procesos psicológicos que intervienen durante el aprendizaje, lo cierto es que no se tiene tanto interés en la psicología general.

La pedagogía se centra en ver qué conductas relacionadas con el aprendizaje se dan en contexto del aula, además de elaborar herramientas y métodos que faciliten la formación a los alumnos.

La didáctica, la cual es una rama dentro de la propia pedagogía, trata de perfeccionar técnicas y métodos de enseñanza, teniendo siempre en cuenta a todas las personas que intervienen.

El pedagogo debe tener en cuenta tanto la perspectiva del alumno como la del profesor cuando se está compartiendo un conocimiento.

Los pedagogos tienen en cuenta cómo se debe planear la enseñanza en función de la franja de edad de los alumnos, sus dificultades tanto dentro de lo normal o problemas que pueden indicar algún tipo de discapacidad.

Los pedagogos deben saber detectar a aquellos alumnos que están pasando por dificultades, ver cuál es la gravedad del problema y abordar un método para poder asegurarse de que el conocimiento es plenamente adquirido y evitar que el niño o el joven se quede atrás.

Pero no únicamente se centra en cómo aprenden los alumnos, también da importancia a cómo instruir a los profesores y otros agentes activos en el sistema educativo para garantizar que su tarea docente es cumplida satisfactoriamente.

Referencias bibliográficas

  • Ramírez, R. (2008). La pedagogía crítica. Una manera ética de generar procesos educativos. Folios (28): 108-119.
  • Cuesta, R., Mainer, J., Mateos, J. et al. (2005) Didáctica crítica. Allí donde se encuentran la necesidad y el deseo. Con-ciencia Social. 17-54.

Nahum Montagud es graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Además, posee un Postgrado de Actualización de Psicopatología Clínica en la UB.