Miscelánea
| por María Trujillo

Me aburro y no sé qué hacer: 10 ideas para divertirte

El aburrimiento puede parecer muy tedioso, pero si lo pensamos también representa una oportunidad.
Me aburro y no se que hacer: 10 ideas para divertirte

Hay veces que sencillamente no sabemos qué hacer. Nuestra mente siente cierta apatía y nos decimos: "me aburro y no sé qué hacer". Como idea hay que decir que el aburrimiento en realidad tiene su valor, y es que cuando nos divertimos sabemos valorar las cosas. Es decir, a veces necesitamos aburrirnos.

De todos modos enfocaremos este artículo con el sentido de oportunidad que supone el aburrimiento. A veces sencillamente no se nos ocurre todo lo que podemos hacer durante ese rato en el que estamos aburridos.

¿Por qué me aburro?

A veces confundimos aburrimiento con sentir tedio hacia las tareas que debemos realizar. Es común postergar aquello que no queremos realizar y fastidiarnos hasta que nos las hacemos. Cuando esto pasa un corto descanso está bien, pero solamente para retomar la actividad con más decisión.

Si no lo hacemos así lo que tenemos pendiente nos abruma. Y entonces dejamos que nuestro tiempo pase sin mucho sentido, impidiéndonos disfrutar del tiempo libre pero a la vez sintiéndonos presos de nuestras tareas no acabadas.

Contrariamente también podemos aburrirnos porque cuando finalmente tenemos tiempo efectivo para hacer cualquier cosa en realidad no sabemos qué hacer. Estudiantes, personas sin trabajo, personas con trabajo pero que tienen tiempos muertos o gente que está de vacaciones puede llegar a pensar: "me aburro, no sé qué hacer". A continuación 10 ideas para divertirnos.

10 ideas para divertirme cuando me aburro y no sé qué hacer

La causa del aburrimiento puede interpretarse simplemente como una falta de estímulos. En nuestro entorno a veces percibimos estímulos repetitivos. El aburrimiento básicamente se da cuando se percibe que faltan de cosas interesantes para hacer (física o intelectualmente). Afortunadamente, en este artículo daremos ideas divertidas a quienes puedan pensar: "me aburro y no sé qué hacer"

A continuación vamos a ver diferentes alternativas para aprovechar los momentos de aburrimiento. Todo puede llegar a representar una ocasión, y es que con las ideas que veremos muchos querrían poder aburrirse.

1. Practicar alguna actividad física

Una buena manera de quitarnos la apatía es hacer ejercicio. No hace falta tener compañía o mucho equipamiento para realizar deporte, podemos simplemente ir a correr, ir en bicicleta o hacer yoga, pilates o zumba con videos de youtube. Si hacemos actividad física nuestra mente se activará y las endorfinas liberadas nos harán sentir mejor.

2. Quedar con amigos

Los momentos de aburrimiento a menudo desaparecen si los pasamos con amigos. Compartir tiempo con amigos permite que nos estemos socializando con personas con las que nos reímos y compartimos intereses. ¡Y en cualquier caso siempre es más divertido aburrirse en compañía!

3. Jugar

El juego es algo que siempre nos entretiene. Existen muchos juegos en los que no necesitamos a más personas, pues hoy en día tenemos los videojuegos, las aplicaciones de móvil, etc. Pero lo mejor es jugar con alguien. Tal vez no se te ha ocurrido que, además de jugar con amigos, puedes jugar con alguien de tu familia. Jugar con padres o hermanos es una excelente idea para pasar el tiempo y compartir algo con ellos.

4. Organizar tu vida

A veces pensamos: "me aburro, no sé qué hacer. No tengo ideas para divertirme" cuando la realidad es que tenemos siempre cosas que organizar. Un buen consejo o idea es ocuparnos de organizar las tareas de la semana, un viaje, una excursión, una cena con excompañeros del colegio, unas compras que debemos realizar, ... además de ocuparte en el futuro lo agradecerás.

5. Leer

¿Tienes algún libro pendiente de leer? La lectura es otra oportunidad para aprovechar cuando nos sentimos aburridos. Existen millones de libros con maravillosas historias, y si no te has enganchado a la lectura es que aún no has encontrado el tipo de libro que necesitas. Revisa en casa, seguro que hay algún excelente libro al que no le has dado aún la oportunidad que merece.

6. Comprobar la agenda de actividades de tu pueblo o ciudad

Todo pueblo o ciudad tiene una agenda de actividades culturales, deportivas, etc.. A veces no nos enteramos de cosas que suceden a nuestros alrededores y que nos gustarían. Pueden ser conciertos, torneos, obras de teatro o cine, fiestas folclóricas, mercadillos, etc.

7. Aprender algo nuevo

Existen "hobbies" que además de entretener te edifican. Aprende alguna cosa que siempre hayas pensado que te gustaría y que represente una fuente de valor. Ejemplos de este tipo de actividad serían aprender a tocar un instrumento, aprender un nuevo idioma o aprender a hacer trucos de magia.

8. Cocinar

Hay quienes piensan "me aburro" y "no sé qué hacer", pero no se les ocurren ideas divertidas. Pero hay muchas, como por ejemplo, mejorar las habilidades culinarias. Ampliar tu repertorio de recetas es una excelente idea para invertir tu tiempo y poder sorprender a esa persona especial en el futuro. Puedes incluso pedir a amigos o familiares que te enseñen sus recetas y pasar un buen rato con ellos.

9. Dibujar

A todos nos gusta dibujar de pequeños, pero somos pocos los que mantenemos esta actividad. Sin duda es una pena, pues se trata de una actividad que puede hacer volar nuestra imaginación, a la vez que supone un reto. Ver que podemos recuperar el "feeling" con este arte es muy gratificante, y también ver que somos capaces de mejorar poco a poco.

10. Hacer pasatiempos

Si realmente no te motiva ninguna de las anteriores opciones siempre te quedarán los pasatiempos. En los años 30 se publicó el primer libro de pasatiempos, vendiendo más de medio millón de unidades en apenas una semana. Es una actividad que no requiere esfuerzo (ni físico ni psíquico) y que te mantiene concentrado y absorto, lo cual servirá para evitar el aburrimiento.

Referencias bibliográficas

María Trujillo

Comunicóloga

María nació en Bogotá en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Santo Tomás y estudió un Máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila (México). Empezó su carrera como locutora en radios locales colombiana, extendiendo su carrera profesional radiofónica en México mediante diferentes colaboraciones, incluídos en trabajos de producción. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.