Parálisis del sueño: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Esta experiencia suele suponer un malestar que, por suerte, es pasajero.
Parálisis del sueño

Lo que vamos a describir a continuación no se trata de una película de miedo: te despiertas pero no puedes mover tus piernas ni tus brazos. No puedes hacer movimientos, la voz no te sale… Cuando consigues abrir los ojos, te encuentras presa del pánico y muy nervioso. ¿Te ha ocurrido alguna vez?

Bien, pues si te ha pasado no eres el único. En realidad le ocurre a muchas personas. Es lo que se denomina la parálisis del sueño y, afortunadamente, hoy se le puede dar una explicación muy sencilla.

Hace muchos años, no se conocía ningún razonamiento científico por lo que se atribuía a algo sobrenatural o divino; era el diablo o los demonios solían ser los protagonistas de estas experiencias.

Hoy, la mejor forma de afrontarla es con el conocimiento: qué es exactamente, por qué sucede y cómo lo gestionamos.

Qué es la parálisis del sueño

Se trata de un síntoma de narcolepsia y no es tan extraño que suceda en personas sanas. El cuerpo se paraliza durante el sueño y, un neurotransmisor (la glicina), impide a los músculos moverse durante el sueño. La parálisis del sueño se expresa en el momento en el que las capacidades motrices del cuerpo son bloqueadas al despertarse; es decir, que la consciencia cambia del estado de sueño al estado de vigilia, pero el control voluntario de los músculos del cuerpo no responde.

Por lo tanto, la parálisis del sueño surge como una falta de coordinación entre partes del cerebro y las funciones del sistema nervioso encargadas de activar los músculos a voluntad.

Parálisis del sueño trastorno

De esta manera, si la persona que lo sufre se despierta, sus músculos no conectan con el cerebro ya que permanecen en la fase REM del sueño por lo que siguen estando inertes.

Según Christopher French, profesor de psicología del Colegio Goldsmith de Londres, estimó en un estudio que “del 20 al 60 por ciento de la población adulta normal ha experimentado parálisis del sueño una vez al menos. Alrededor del 5 por ciento de la población han acusado varios otros síntomas de alteración asociados con este trastorno”.

French explica cómo “los efectos más corrientes incluyen las alucinaciones visuales —luces, sombras, una figura humana o de animal en la habitación— y las alucinaciones auditivas, como escuchar ruido de voces o de pasos. También puede ocurrir que la persona sienta opresión en el pecho y le cueste trabajo respirar”.

La parálisis del sueño generalmente comienza a una edad temprana y va ocurriendo con más frecuencia durante la etapa de la adolescencia. La parálisis, normalmente, es cada vez menos común a medida que envejecemos y, con frecuencia, los síntomas pueden desaparecer a los 30 años de edad.

Causas de estos episodios

Se ha podido asociar el estrés con los trastornos del sueño. Y también con episodios de ansiedad o tensión aumentan los episodios de parálisis del sueño.

¿Qué ocurre cuando nos despertamos durante el sueño REM? Puede ocurrir que esa especie de falta de tonto muscular no llegue a su fin por lo que nos podemos encontrar con que apenas nos podemos mover. Como el cerebro estaba soñando, esto puede dar lugar, en ocasiones, a alucinaciones.

1. Los horarios irregulares de sueño

Las siestas frecuentes o un descanso irregular pueden aumentar la aparición de la parálisis del sueño. Por lo tanto, es muy aconsejable para la mayoría de las personas que lo sufren un horario de sueño regular. Además la falta de sueño puede ser perjudicial para la salud física y psicológica.

2. Problemas psiquiátricos

Hay personas con alguna patología psiquiátrica que pueden sufrir de este fenómeno. En este caso, han de estar bien tratados por un especialista y con la medicación adecuada. Pueden notar calambres en las piernas y se puede originar después de un cambio en los medicamentos.

3. La narcolepsia influye

Las personas con narcolepsia también pueden tener estos episodios de parálisis del sueño. Pueden llegar a ser prescritos con antidepresivos para, sobre todo, evitar que sueñen en sus descansos. Esta medicación les aliviará bastante.

Qué hacer para evitarla

La parálisis del sueño constituye una experiencia muy estresante y la persona afectada siente que es impotente en relación a la sensación desagradable que le pasa. El mejor tratamiento es el conocimiento. El saber todo lo posible sobre las causas de este trastorno, ayuda a reducir nuestro miedo.

Durante los episodios de parálisis, se aconseja también intentar mover los músculos de la cara y de los ojos de un lado a otro para acelerar que el ataque termine. En los casos graves, donde la parálisis se produce al menos una vez por semana, se puede usar un medicamento para tratar de mitigar estos episodios.

Por lo tanto, para reducir al mínimo el número crisis, se aconseja a los pacientes hacer lo siguiente:

  • Dormir lo suficiente.
  • Mantener un horario regular de sueño.
  • Reducir el estrés.
  • Hacer deporte es beneficioso, pero nunca justo antes de ir a la cama.
  • Tener buenos hábitos con los horarios a la hora de dormir.
  • Antes de dormir evitar la cafeína.
  • Estaría bien tomar un baño o ducha antes de ir a dormir.
  • Evita dormir boca arriba. Puede ser una causa para favorecer la parálisis.

Otros datos de este trastorno

Si padeces la parálisis del sueño intenta extraer conclusiones. Es decir, examina los detalles de tu experiencia como cuánto tiempo dura el episodio, la posición en la que estabas, momento y estado emocional antes y después de tu parálisis, duración… Si decides acudir a un especialista, serán datos que le vendrá muy bien conocer.

Cuando la persona experimenta la parálisis sin alucinaciones, puede durar pocos segundos aunque parezcan una eternidad. Si te concentras en el movimiento, se puede salir de ella rápidamente.

Algo tremendo es que las personas que sufren este trastorno son incapaces de hablar, gritar para pedir ayuda o realizar ningún movimiento. Lo único que podrás hacer es un poco ruido gimiendo silenciosamente. Para ello, es importante que las personas con las que convives identifiquen rápidamente que estás teniendo parálisis del sueño, si se puede. Te podrán despertar y sacar de ahí aunque no es fácil que lo identifique.

Referencias bibliográficas

  • Cheyne, J. A. (2003). Sleep Paralysis and the Structure of Waking-Nightmare Hallucinations. Consciousness and Cognition.

  • Jalal, Baland. (2016). How to Make the Ghosts in my Bedroom Disappear? Focused-Attention Meditation Combined with Muscle Relaxation (MR Therapy)—A Direct Treatment Intervention for Sleep Paralysis. Frontiers in Psychology.

Virginia Toboso

Virginia Toboso

Periodista especializada en Salud y Bienestar

Periodista graduada en la Universidad Complutense de Madrid, formación que se complementa con un Master en Dirección Comercial y Marketing y un Postgrado en Social Media & Community Management. Cuenta con dilatada experiencia en el campo de la comunicación, del social media y en continuo acercamiento a los nuevos entornos sociales. Ejerce como periodista y social media manager para varias empresas especializadas en los campos de salud, bienestar y nutrición.