Los 6 lóbulos del cerebro humano (anatomía, funciones e imágenes)

Explicamos las principales divisiones del cerebro humano.
Lóbulos del cerebro

El cerebro humano es la parte arrugada, llena de surcos y circulaciones , que se encuentra en la cima del sistema nervioso central humano.

Está conformado por más de 80.000 millones de células, que coordinan gran cantidad de funciones del organismo, desde el pensamiento y la consciencia hasta el movimiento y las sensaciones.

Este órgano está organizado en dos hemisferios, izquierdo y derecho, que a su vez se separan en 6 lóbulos cerebrales, porciones geográficas del cerebro que se correlacionan con funciones concretas en el organismo.

En este artículo hablaremos de los 6 lóbulos del cerebro, incidiendo en los varios procesos y funciones con los que están relacionados.

Características del cerebro humano

El cerebro humano sigue la misma estructura que la que puede observarse en otros cerebros de mamíferos, pero su córtex cerebral - la capa más externa del cerebro, organizada en surcos y circunvoluciones- es proporcionalmente más voluminoso que el de cualquier otro animal.

Pesa alrededor de 1.5 kgs, representando un pequeño porcentaje de nuestra masa corporal. Aun así, consume la misma cantidad de energía que necesita todo el sistema músculo-esquelético en reposo.

La actividad del cerebro controla múltiples funciones orgánicas, gestionadas por circuitos neuronales organizados en regiones específicas del órgano. El córtex cerebral, organizado en hemiferios y lóbulos, se encarga de funciones tales como la consciencia, el pensamiento, las emociones, el lenguaje o la memoria.

Estructura y funciones de los 6 lóbulos

El cerebro se divide en dos hemisferios simétricos, conectados por una red neuronal conocida como corpus callosum-el cual, curiosamente, puede eliminarse sin implicar graves disrupciones en la vida de los individuos-. Estos hemisferios se dividen a su vez en seis lóbulos distintos, relacionados con diferentes funciones cerebrales:

  • El lóbulo frontal
  • El lóbulo parietal
  • El lóbulo occipital
  • El lóbulo temporal
  • El lóbulo insular
  • El lóbulo límbico
Diagrama lóbulos

Cada uno de estos lóbulos está relacionado con una serie de funciones concretas, pero eso no significa que estas se lleven a cabo únicamente en esta zona del cerebro, únicamente que tienen una gran implicación en el llevado a cabo de las diferentes tareas cerebrales.

Esto es fácilmente demostrable cuando observamos que las lesiones cerebrales provocan efectos que dependen de la localización del daño.

A continuación, explicamos las características y funciones de los distintos lóbulos cerebrales.

1. Lóbulo frontal

El lóbulo frontal está colocado en la parte más frontal del cerebro, como su nombre indica. Está separado del lóbulo parietal por una "grieta" conocida como el surco central y separado también del lóbulo temporal por el surco lateral.

El lóbulo frontal está involucrado en tareas como el razonamiento, el control motriz, las emociones o el lenguaje, llevadas a cabo en el córtex prefrontal, el córtex motor y el área de Broca, respectivamente.

Los daños al lóbulo frontal provocan deficiencia en el control emocional, la capacidad de planear o de razonar. Existe un perfecto caso ilustrativo en la trístemente célebre historia de Phineas Gage, un trabajador de una línea de ferrocarril que recibió una terrible herida laboral, una estaca en el lóbulo frontal.

El señor Gage sobrevivió a esta herida, quedando ciego del ojo izquierdo por la acción mecánica de la estaca. Lo curioso del caso de Phineas Gage es que tras su accidente cambió completamente de personalidad, con graves dificultades para controlar sus emociones, vocabulario o inclusive para planear tareas, todo partes de la personalidad relacionadas con el lóbulo frontal.

La corteza motora primaria también se encuentra incluída dentro del lóbulo frontal. Se trata de una fina “cinta”, cercana al surco central, que se encarga de movimientos voluntarios. Este área dedica cierto espacio para procesar los movimientos de cada una de nuestras partes del cuerpo.

El espacio dedicado a cada parte depende principalmente de la complejidad del movimiento, por ejemplo, cada uno de nuestros dedos está controlado por una sección de tamaño similar a la que el lóbulo frontal dedica a una pierna entera.

El lóbulo frontal es una de las estructuras más desarrolladas en los humanos, en comparación con sus parientes más cercanos. Mientras más cercano es un animal al ser humano, filogenéticamente hablando, mayor es el nivel de desarrollo de su lóbulo frontal.

2. Lóbulo parietal

El lóbulo parietal se encuentra justo detrás del lóbulo frontal, si trazamos un camino desde los ojos a la nuca. Está separado del lóbulo frontal por el surco central, que linda tanto con la corteza motora central de este como con el córtex somatosensorial primario, que se incluye dentro del lóbulo parietal y se encarga de procesar la información táctil.

Otras áreas del lóbulo parietal se encarga de unir otras informaciones sensoriales, como la temperatura o el dolor. Gracias a la acción del lóbulo parietal, podemos distinguir diferentes estímulos sensoriales cercanos como eventos discretos, en lugar de como una única estimulación. Es decir, nos deja saber, por ejemplo, cuántos dedos nos están tocando.

Esta capacidad se ve reducida si el lóbulo parietal ha sufrido daños, así que existen pruebas de la función del lóbulo parietal que se basan en probar la capacidad de discernir cuántos puntos de contacto nota el paciente.

Test Lóbulo Parietal

3. Lóbulo temporal

El lóbulo temporal está localizado en el lateral de la cabeza. Está separado del lóbulo frontal por la cisura lateral y también se encarga de procesar información sensorial, al igual que el lóbulo parietal. En este caso la información no es táctil, sino principalmente auditiva.

En este lóbulo se encuentra el área de Wernicke, que al igual que área de Broca, está relacionada con el lenguaje, en este caso con su comprensión. Aquellas personas con lesiones en el área de Wernicke suelen tener problemas a la hora de comprender el lenguaje, pero no para producir lenguaje comprensible.

Area de Broca
Fuente: Lumenlearning

Además, está relacionada con el procesado de la memoria y las emociones. La parte más cercana al centro del cerebro contiene el hipocampo, parte del sistema límbico, una estructura relacionada con la memoria y la transformación de las memoria de corto plazo en memoria de largo plazo.

El hipocampo es una de las partes más rápidamente afectadas durante los trastornos de demencia, como el Alzheimer. Las lesiones en esta zona del lóbulo temporal también están relacionadas con procesos amnésicos.

4. Lóbulo occipital

Situado en la parte más posterior del cerebro, el lóbulo occipital es el principal encargado de procesar la información visual, particularmente dentro del córtex visual, un área contenida en este lóbulo.

Las imágenes que se procesan dentro del lóbulo occipital en diferentes áreas según la proximidad del individuo al objeto observado. El daño al lóbulo occipital puede resultar en alteraciones de la visión como la ceguera.

5. Lóbulo insular

El lóbulo insular es uno de los lóbulos internos del cerebro. Consiste en una parte de la corteza cerebral que se encuentra plegada profundamente dentro del surco lateral, que separa el lóbulo temporal del parietal y el frontal. Se cree que tienen un rol importante en la consciencia, pero se sabe que tienen un papel importante en las emociones y la homeostasis.

lóbulo-insular

El lóbulo insultar tiene funciones en procesos tales como la empatía, la compasión, la consciencia o las experiencias interpersonales. No es de extrañar entonces que el lóbulo insular tenga un papel importante en ciertas patologías psicológicas y psiquiátricas.

6. Lóbulo límbico

El lóbulo límbico es otro de los lóbulos internos del cerebro. Es una estructura en forma de semicírculo que atraviesa partes de los lóbulos frontales, parietales y temporales. También es conocida como arquicorteza, que junto a la paleocorteza representan las estructuras de la corteza cerebral más antiguas evolutivamente hablando.

Su función está relacionada con el sistema límbico y aquellas necesidades propias de la vida primitiva, pero sus funciones no están tan bien caracterizadas como las de los otros lóbulos.

Referencias bibliográficas

  • Rosales-Reynoso, M., Juárez-Vázquez, C., & Barros-Núñez, P. (2018). Evolución y genómica del cerebro humano. Neurología, 33(4), 254-265. doi:10.1016/j.nrl.2015.06.002,

  • Westmoreland, B. et al. Medical Neurosciences: An Approach to Anatomy, Pathology, and Physiology by Systems and Levels. New York: NY. Little, Brown and Company, 1994.

  • Carlson, Neil R. (2007). Psychology : the science of behaviour. New Jersey, USA: Pearson Education. ISBN 978-0-205-64524-4.

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Es Director Editorial de MedSalud, aportando su conocimiento a la línea de contenido de la revista.