¿Qué es el lóbulo frontal y cuáles son sus funciones?

Explicamos la anatomía y las funciones de este lóbulo del cerebro humano.
Lóbulo frontal

El lóbulo frontal es uno de los cuatro lóbulos en que se divide el cerebro humano. Éste tiene una importancia destacada, ya que desarrolla las funciones ejecutivas, relacionadas con la resolución de problemas, la flexibilidad mental, la atención y la memoria de trabajo.

También está implicado en el movimiento y en la expresión del lenguaje. En este artículo conoceremos en qué zonas se divide, cuáles son sus funciones y qué implica una lesión en cada una de sus diferentes partes.

¿Qué es el lóbulo frontal?

El cerebro humano está dividido en cuatro lóbulos: el occipital, el parietal, el temporal y el frontal. Cada lóbulo se encarga de unas funciones determinadas, y se localiza en una zona concreta del cerebro; por otro lado, la lesión de cada lóbulo implica unas alteraciones u otras. Es decir, cada una de estas divisiones está especializada en uno o más campos determinados.

En lóbulo frontal es el lóbulo que se relaciona, a grandes rasgos, con las funciones ejecutivas, el control de la conducta y el movimiento. Por su parte, las funciones ejecutivas engloban aquellos procesos destinados a procesar y organizar la información adecuadamente, tales como la planificación o la organización.

Además, también engloban otro tipo de procesos más adaptativos, tales como la toma de decisiones o la resolución de conflictos. El lóbulo frontal, a su vez, incluye una zona más concreta aún del cerebro: la corteza o área prefrontal. Este lóbulo es la zona más primitiva del cerebro, y la que antes se origina a nivel anatómico.

Lóbulos del cerebro

Funciones

¿Cuáles son las funciones del lóbulo frontal? Las funciones son muy diversas, y se encuentran localizadas en las distintas partes del mismo lóbulo.

Vamos a ver las zonas más importantes del lóbulo frontal y las funciones en qué están implicadas:

1. Corteza motora

La corteza motora se encuentra en el lóbulo frontal del cerebro, y sus funciones se relacionan con el control de los movimientos voluntarios que realiza la persona. Los movimientos voluntarios no solo abarcan las extremidades, como se suele pensar, sino también la articulación del lenguaje expresivo y el movimiento ocular.

Dentro de esta corteza encontramos, además, el área de Broca, considerada el “centro del lenguaje expresivo”. Esta área permite la articulación y expresión del lenguaje; por otro lado, también está implicada en los movimientos que permiten escribir.

2. Corteza prefrontal

La corteza prefrontal es de vital importancia en el desarrollo del cerebro; de hecho, la consideran su máxima expresión, y el área más primitiva, como ya hemos visto. Esta corteza está implicada en el desarrollo de las funciones cognitivas y ejecutivas. Las funciones cognitivas son funciones de orden superior, y controlan la conducta y las emociones.

La cognición se relaciona con la atención, los diferentes tipos de memoria, la resolución de problemas, la flexibilidad mental, etc. Por otro lado, la corteza prefrontal recibe información del sistema límbico (relacionado con las emociones).

Lesiones

Las lesiones en el lóbulo frontal pueden originarse por diversas causas, pero básicamente están provocadas por traumatismos craneoencefálicos (TCE), que son golpes fortuitos en la cabeza que hacen que ésta se zarandee de tal forma que pueda ocasionar importantes fracturas a nivel craneal. Este tipo de golpes, obviamente, afectarán al cerebro y su funcionamiento.

Las lesiones en el lóbulo frontal originan síntomas básicamente de desinhibición conductual; así, una persona con una lesión en el lóbulo frontal, habrá perdido ese “filtro social” que le indica cuándo y cómo debe actuar cuando se encuentra en sociedad, y cuándo y cómo no debe hacerlo porque le podría perjudicar o estaría mal visto socialmente.

Sin embargo, podemos concretar aún más las zonas de lesión del lóbulo frontal y sus efectos.

1. Lesiones en las áreas motoras

Estas áreas incluyen la área motora primaria y la área premotora. Una lesión en ellas puede provocar importantes déficits en el aprendizaje y la ejecución del movimiento.

2. Lesiones en el lóbulo frontal izquierdo

Una lesión en esta zona puede provocar afasia de Broca, dificultades de lenguaje, apraxias (incapacidad para realizar movimientos con algún propósito) y agrafias.

Concretamente, la afasia de Broca es un trastorno del lenguaje muy conocido y bastante frecuente, caracterizado por dificultades a la hora de producir el lenguaje, así como otros síntomas como la anoma, el agramatismo y un lenguaje repetitivo. Sin embargo, la comprensión se suele conservar bastante bien.

3. Lesiones prefrontales

Las lesiones en el área prefrontal del lóbulo frontal, ya mencionado, suelen conllevar alteraciones en las funciones ejecutivas y en la memoria de trabajo (ésta última nos permite manipular y utilizar la información en diferentes tareas).

Por otro lado, la lesión también suele provocar una alteración en la memoria prospectiva (aquella memoria que nos permite recordar “planes o tareas que debemos hacer”, como por ejemplo una reunión que tenemos en 15 días).

3.1. Síndromes prefrontales

Dentro de las lesiones prefrontales, además, encontramos tres tipos de síndromes prefrontales (o alteraciones) que pueden aparecer las siguientes.

3.1.1. Síndrome disejecutivo

Este síndrome aparece por lesiones en la región dorsolateral de la área prefrontal. El síndrome disejecutivo provoca una incapacidad para generar nuevas hipótesis, así como dificultades para resolver problemas complejos. El paciente también muestra una baja flexibilidad mental que se evidencia cuando le presentas ciertas tareas o cuando intenta cambiar de foco atencional.

Además, tiende a ser perseverante, se estanca en un mismo tema. A nivel verbal, su fluidez en el habla se reduce, y también presenta un déficit atencional importante; le cuesta concentrarse y se distrae con facilidad.

Por otro lado, el Síndrome disejecutivo también puede generar alteraciones emocionales importantes, así como dificultades motoras, ya que, como hemos visto, el lóbulo frontal también está implicado en el movimiento. Así, la persona se vuelve más “robótica” para pensar y razonar, más fría.

3.1.2. Pseudodepresión

En la pseudodepresión, causada también por una lesión prefrontal, concretamente en la región medial cingular de la corteza prefrontal, aparecen síntomas de apatía y de pérdida de iniciativa y energía (abulia). La persona se mueve más lentamente (hipocinesia), habla menos (hipolalia), le cuesta planificarse y también presenta alexitimia (es incapaz de identificar las emociones).

Es decir, en la pseudodepresión la persona tiende a estar muy decaída y las funciones van “a menos”.

3.1.3. Pseudopsicopatía

La pseudopsicopatía aparece por una lesión en la región orbitofrontal de la corteza prefrontal. Este cuadro clínico origina síntomas de alteración de la personalidad y las emociones, así como una gran impulsividad y desinhibición. El paciente también se muestra irritable, ecopráxico (hace gestos obscenos), en ocasiones eufórico (o con moria; es decir, con una euforia superficial) y hipercinético (se mueve mucho).

Por otro lado, su juicio social de la realidad está alterado, y puede actuar de forma inadecuada socialmente (en público). Además, en este caso, al contrario que en el anterior cuadro, la sintomatología es más bien de “exceso”.

Referencias bibliográficas

  • Carlson, N. (2005). Fisiología de la conducta. Madrid: Pearson Educación.

  • Navas-Collado, E. y Muñoz-García, J.J. (2004). El síndrome disejecutivo en la psicopatía. Rev Neurol, 38 (6): 582-590.

  • Netter, F. (1989). Sistema nervioso. Anatomía y fisiología. Barcelona: Salvat.

Laura nació en Barcelona en el año 1994. Es Graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil. Redactora y divulgadora científica en Psicología y Mente y en MedSalud.