Huesos del brazo y el antebrazo: ¿cuáles hay y cómo son?

Repasamos los huesos que conforman el brazo humano, y explicamos sus características.
Huesos del brazo y el antebrazo

Los brazos son unas extremidades de fundamental supervivencia para el ser humano, dado que permiten un amplio repertorio de movimientos y, concretamente la mano, tiene un control preciso de movimientos delicados tales como escribir, hacer gestos, tocar un instrumento...

El motivo por el cual esta extremidad puede realizar este tipo de movimientos es el hecho de que, ya hace miles de años, nuestro antepasados empezaron a desplazarse de forma bípeda liberando las manos y permitiendo utilizarlas para manipular objetos.

Vamos a ver en profundidad qué se entiende por brazo desde el ámbito de la anatomía en contraposición con su significado más popular, además de entrar en detalle sobre todos los huesos que conforman esta articulación.

¿Qué es exactamente el brazo?

Estrictamente hablando, el brazo es la parte superior de las extremidades superiores, es decir, el segmento que va del codo hasta la escápula. Sin embargo, en un sentido más general, se utiliza como sinónimo de toda la extremidad.

Así pues, partiendo de la definición más popular en la cultura general, el brazo no está compuesto únicamente por el hueso húmero, sino también de otros dos, el radio y el cúbito, los cuales son los que se ubican en la parte del antebrazo, además de los huesos de la mano y la muñeca.

En este artículo vamos a mencionar todos los huesos que forman parte de la extremidad superior humana, pero vamos a presentarlas de acuerdo a cómo se segmenta en anatomía, es decir, dividiéndola en brazo, antebrazo, muñeca y mano.

Huesos del brazo

A continuación vamos a conocer el único hueso del brazo, su anatomía y más información interesante. Estamos hablando del húmero.

1. Húmero

Como hemos indicado, se trata del hueso que constituye la sección que, anatómica y estrictamente hablando, forma el brazo.

Este hueso, cuyo nombre científico es “humerus”, se trata del hueso principal de la extremidad y es el cuarto hueso más largo del cuerpo humano. Se conecta a la espalda mediante el omóplato o escápula, que forma el hombro, y al resto del brazo mediante los huesos cúbito y radio, formando el codo.

La cintura pectoral, que está formada por la clavícula y la escápula, se articula con el brazo mediante el hombro. En esta sección del hueso húmero se encuentra la cabeza humeral, una estructura con forma esférica que es la que forma el hombro propiamente dicho.

Cuando esta extremidad se mueve, los músculos implicados son el trapecio, el deltoides, el romboide y los músculos del manguito de rotadores.

Huesos del antebrazo

Anatomía brazo

El antebrazo está formado por dos huesos: el cúbito y el radio. Vamos a conocer su anatomía y sus características.

2. Cúbito

También se le llama “ulna” y es, junto con el radio, uno de los dos huesos del antebrazo, siendo el más largo y grande.

El cúbito es prácticamente recto, con una ligera curvatura cóncava, y tiene tres caras y tres bordes. En su extremo proximal se encuentra el olécranon, una sección con un una forma que es similar a la de una llave inglesa, que permite articularse con el otro hueso del antebrazo, formando y protegiendo el codo.

3. Radio

Al igual que el cúbito, el radio o “radius” tiene tres caras y tres bordes, y se posiciona de forma casi paralela al otro hueso del antebrazo.

Se diferencia del cúbito por el hecho de ser más curvado y cóncavo, además de ser un poco más pequeño y delgado.

Gracias a no ser recto, posibilita la movilidad de la extremidad, permitiendo que se extienda y se flexione.

En la parte que forma el codo, a diferencia del cúbito, el radio acaba con una forma redondeada y se encaja al olécranon.

En su extremo más distal, el radio se ensancha y forma la articulación del antebrazo junto con la muñeca.

Huesos de la muñeca y la mano

El esqueleto de la mano se divide en carpo, metacarpo, palma de la mano y falanges.

Gracias a sus características óseas y musculares, la mano permite movimientos delicados y complejos, como lo son escribir, las manualidades o incluso una operación quirúrgica.

4. Carpo o huesos carpianos

Se trata de una estructura compuesta por ocho huesos, los cuales forman la muñeca.

Los ocho huesos están dispuestos formando dos hileras:

  • Hilera proximal: escafoides, semilunar, piramidal y pisiforme.
  • Hilera distal: trapecio, trapezoide, hueso grande y hueso ganchoso.

5. Metacarpo o huesos metacarpianos

Se trata de cinco huesos que constituyen la parte ósea de la palma de la mano. Se ubican entre los dedos y la muñeca.

Estos huesos reciben nombres de números ordinales: primero, segundo, tercero, cuarto y quinto hueso metacarpiano.

6. Falanges o huesos de los dedos

Las falanges son pequeños huesos que constituyen los dedos.

Los dedos meñique, anular, medio e índice tienen tres falanges cada uno: falange proximal, falange media y falange distal. Los pulgares tienen solo dos, dado que carecen de las falanges medias. En total, cada mano humana tiene 11 falanges.

Gracias al hecho de que los pulgares sean dedos con menos huesos y estar ubicados apartados del resto de dedos, disponen de mayor libertad, además de adquirir la importante función de actuar como ganchos a la hora de manipular objetos.

Estas falanges son muy similares a las que forman los dedos de los pies, que también reciben el nombre de falanges.

Huesos de la mano

Funciones principales

Los huesos del brazo permiten, junto con los músculos y nervios que se encuentran en la extremidad, realizar los siguientes movimientos.

1. Movimiento de extensión

Es el movimiento de esta articulación que da lugar al mayor ángulo entre dos huesos del brazo.

2. Movimiento de flexión

Reduce el ángulo que se encuentran en la articulación.

3. Movimiento de supinación

Consiste en situar la palma de la mano mirando hacia el frente, y suele ser la posición en la que se encuentra el cuerpo humano cuando es representado anatómicamente.

Los músculos supinador y bíceps braquial supinan el antebrazo tirando del radio. Estos músculos hacen que el hueso radio en dirección opuesta a la de los músculos pronadores.

4. Pronación

Es un movimiento de rotación de la mano mediante la rotación de la articulación que la une con el radio, sin implicar a la articulación del hombro.

Este movimiento se realiza mediante la acción de los músculos pronadores cuadrado y redondo.

Otras funciones de los huesos del brazo y el antebrazo

Además de dar estructura a los brazos, los antebrazos y las manos, los huesos de las extremidades superiores intervienen en el mantenimiento de la homeostasis corporal. Esto es debido a que, junto con el resto de los huesos del cuerpo, sirven de almacén de minerales tales como el calcio.

Además de esto, participan en el proceso de la hematopoyesis, es decir, contribuyen en la formación y maduración de células sanguíneas como plaquetas y leucocitos.

También cumplen con funciones locomotrices muy importantes, algo que se puede ver cuando se corre, dado que permite posicionar los brazos de tal manera que se pueda presentar una menor resistencia al aire. Además de esta función locomotriz, sirven para extender los brazos ante la pérdida de equilibrio, y así distribuir de una forma más homogénea el peso.

Referencias bibliográficas

  • Clarke, B. (2008). Normal Bone Anatomy and Physiology. Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 3(3): 131–S139.
  • Palastanga, N. (2000). Anatomía y movimiento humano: estructura y funcionamiento. Barcelona: Paidotribo.
  • Aramburo, F. (1984) Guía de anatomía humana. Barcelona, España. Editorial Fontalba.

Nahum Montagud es graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Además, posee un Postgrado de Actualización de Psicopatología Clínica en la UB.