Las 8 diferencias entre las hormonas y los neurotransmisores

Te explicamos las diferencias entre estos mensajeros biológicos.
Diferencias entre hormona y neurotransmisor

Los seres vivos con múltiples células y diversos sistemas de organización, como los animales, tienen la necesidad de que los múltiples tejidos mantengan vías de comunicación, para permitir la coordinación de las acciones del organismo. Gracias a las vías de comunicación que existen a nivel celular, podemos coordinar respuestas complejas que involucran diversas partes de nuestro cuerpo.

Algunas de las más conocidas vías de comunicación a nivel celular son las hormonas y los neurotransmisores. Ambos son tipos de mensajeros químicos, que se excretan a nivel celular para estimular de alguna forma otras células o tejidos, pero tienen marcadas diferencias debidas principalmente al objetivo que tienen estas dos vías de comunicación orgánicas.

¿Cómo son estas moléculas?

Para poder profundizar acerca de las diferencias que existen entre las hormonas y los neurotransmisores, lo mejor es que primero definamos como es cada uno de estos tipos de moléculas de comunicación celular.

1. Las hormonas

Las hormonas son productos celulares capaces de circular en fluidos orgánicos, como la sangre en el caso de los animales o la savia en el caso de las plantas, que también producen hormonas. Su principal función es la de actuar como mensajero químico, siendo capaces de transportar señales que se emiten desde la célula que las genera hasta su tejido diana, que puede estar en una parte completamente distinta del cuerpo.

Además de su capacidad de facilitar la comunicación a través de grandes distancias a escala corporal, son un grupo de moléculas cuya forma y composición es muy variada, pudiendo ser hormonas moléculas peptídicas como las proteínas, pero también moléculas como los terpenos, los fenoles o algunos tipos de lípidos, como en el caso de los esteroides.

El contacto de una hormona con su tejido diana puede tener una gran variedad de efectos, que dependen tanto de la hormona como de la célula receptora del mensaje. Entre los efectos que producen las hormonas podemos señalar:

  • La promoción del crecimiento
  • La promoción de la división celular
  • La diferenciación de ciertos tipos celulares
  • Cambios en el metabolismo de los alimentos
  • Cambios en la temperatura corporal
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Promoción de la maduración sexual

Las hormonas son moléculas de un solo uso. Una vez han entrado en contacto con su tejido u órgano diana, la molécula es destruída, así que no puede enviar el mensaje de nuevo. Estas se originan principalmente en las glándulas endocrinas, las encargadas de la producción y secreción de las hormonas. Entre ellas se encuentran el hígado, la glándula pituitaria, la tiroides, los ovarios o los testículos.

2. Los neurotransmisores

Los neurotransmisores también son biomoléculas que se encuentran en nuestro cuerpo, cuyo principal cometido es la comunicación intercelular. Estas moléculas se transmiten en concreto entre las neuronas, las células del sistema nervioso, a través de las sinapsis, las estructuras que se encuentran en los extremos de las neuronas permitiendo el paso de los neurotransmisores.

Las señales que envían los neurotransmisores son modulables. En la comunicación sináptica, pueden enviarse diferentes tipos de neurotransmisor a la vez, lo que permite una cierta variación de la señal, dependiente de la proporción y composición del conjunto de neurotransmisores que se envían de una neurona a otra.

Los neurotransmisores se acumulan en llamadas “vesículas sinápticas” dentro de la neurona emisora. Tras un estímulo nervioso, la neurona expulsa los neurotransmisores a través del final de su axón y estos se difunden a través del espacio sináptico, el “vacío” que hay entre las dos células involucradas en la comunicación por sinapsis. Estos neurotransmisores se unirán a receptores de membrana específicos, provocando efectos en la neurona receptora.

Sinapsis
Diagrama explicativo de una sinapsis.

Principales diferencias entre las hormonas y los neurotransmisores

Una vez definidas, podemos empezar a desgranar las principales diferencias entre estos dos tipos de molécula.

Cabe mencionar que existen neurotransmisores con función hormonal y viceversa, como es el caso de la noradrenalina, una molécula muy similar a la adrenalina. También es el caso de la dopamina, un neurotransmisor con funciones hormonales a sobre la glándula pituitaria, bloqueando la liberación de la prolactina.

1. Tipo de molécula

Las moléculas que cumplen la función de hormona son más variadas que las que cumplen la función de neurotransmisor. Entre las moléculas que pueden cumplir la función de hormona veremos principalmente péptidos, aminas, terpenos o esteroides, mientras que los neurotransmisores habitualmente son moléculas peptídicas, aminoácidos o gases.

2. Rango de actuación

Las hormonas tienen funciones de “largo alcance”. Esto significa que los órganos o tejidos diana de las hormonas suelen estar a una cierta distancia de la glándula que las segrega, comunicados por el riego sanguíneo. Un ejemplo sería la prolactina, que se libera en la glándula pituitaria pero tiene efecto en el sistema reproductor y excretor.

Los neurotransmisores en cambio, tienen un rango de actuación muy limitado. Las moléculas que actúan como neurotransmisores únicamente afectan a las células que conectan a través de uniones sinápticas. Eso sí, algunos neurotransmisores difunden por el espacio sináptico, afectando a la vez como hormona a las células adyacentes, y como neurotransmisor a las células conectadas por sinapsis.

3. Tejidos afectados

El rango de tejidos que afectan los neurotransmisores es mucho menor que el de las hormonas. La función hormonal tiende a ser multi-diana, a parte de a larga distancia. Las hormonas suelen producir respuestas coordinadas de varios órganos o tejidos, como en el caso de la adrenalina, que afecta a músculos, tejido conectivo, hígado…

Los neurotransmisores, en cambio, tienen una función mucho más reducida. Se encargan de transmitir mensajes, pero es entre células adyacentes. Estas células además pertenecen al mayormente al mismo tejido, excepto en las sinapsis neuromusculares,

4. Tejidos productores

Las hormonas afectan a diferentes tipos de tejidos, pero también están producidas por órganos muy diferentes entre sí. El sistema endocrino, que se encarga de producir y liberar las hormonas al torrente sanguíneo, está conformado principalmente por el hipotálamo, la glándula pituitaria, las glándulas tiroides y paratiroides, las glándulas adrenales, los órganos reproductores y el páncreas.

Los neurotransmisores son eminentemente unas moléculas del tejido nervioso, pudiéndose segregar únicamente por las neuronas.

5. Tiempo de respuesta

Las hormonas producen efectos que tienden a durar cierto tiempo, ya que sus efectos pueden tardar desde minutos hasta días después de su entrada en contacto con el tejido diana. La ventana temporal de acción de los neurotransmisores es mucho más rápida, de fracciones de segundo. Se liberan por la acción eléctrica del sistema nervioso, así que es un método de comunicación celular extremadamente veloz.

6. Seres vivos que las utilizan

Una gran diferencia curiosa entre neurotransmisores y hormonas, es que si bien las hormonas se producen en muchos otros seres vivos, como por ejemplo las plantas, los neurotransmisores son, que se sepa, moléculas únicas de los animales.

7. Modo de transmisión

Al comparar las definiciones de ambas moléculas, esta diferencia se hace patente. Las hormonas viajan por el torrente sanguíneo para afectar a otros tejidos, mientras que los neurotransmisores son un método de comunicación estrictamente sináptico entre células.

8. Modulación de sus efectos

Las hormonas se modulan principalmente por las fluctuaciones de sus niveles en sangre, que dependen de los sistemas que inhiben o promueven su liberación a otros tejidos, así como de la disponibilidad de receptores que haya (La hormona generalmente necesita de receptores específicos para actuar).

Los efectos de los neurotransmisores se modulan principalmente por la composición de neurotransmisores que se transmiten en en la sinapsis, además del efecto que producen depende del tipo celular afectado. Este efecto suele ser de “todo o nada”, según produzca activación de la siguiente célula o no.

Referencias bibliográficas

  • Purves D, Augustine GJ, Fitzpatrick D, et al., editors. Neuroscience. 2nd edition. Sunderland (MA): Sinauer Associates; 2001. What Defines a Neurotransmitter? Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK10957/.
  • Campbell M, Jialal I. Physiology, Endocrine Hormones, Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan-. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK538498/.

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Es Director Editorial de MedSalud, aportando su conocimiento a la línea de contenido de la revista.