Diencéfalo: partes, estructura y funciones

Te hablamos acerca del “hermano pequeño” del telencéfalo.
Diencéfalo

El tubo neural es la estructura embrionaria que da pie a la formación del sistema nervioso central.

Esta estructura se diferencia en 4 partes principales durante el desarrollo embrionario, el prosencéfalo, el mesencéfalo, el romboencéfalo y la médula espinal. De ellas, el prosencéfalo representa la parte más desarrollada en humanos, que acaba formando tanto el diencéfalo en el interior del cerebro como el telencéfalo, que lo recubre.

En este artículo hablaremos acerca del diencéfalo, una estructura cerebral interna con diversas funciones que abarcan desde el movimiento hasta las emociones o nuestro ciclo circadiano.

El diencéfalo, partes y funciones

El diencéfalo, a diferencia del telencéfalo que acaba formando la corteza cerebral y otras estructuras internas como los ganglios basales, se encuentra formando varias estructuras internas situadas a ambos lados del tercer ventrículo cerebral, una de las 4 cavidades llenas de líquido cefalorraquídeo que protegen al cerebro del movimiento y los impactos.

Tercer ventrículo diencéfalo

Estas estructuras están muy relacionadas entre sí y pueden colaborar para la realización de tareas concretas. El diencéfalo, además, es la parte del cerebro que integra la mayoría de información sensorial antes de transmitirla a la corteza cerebral, donde ésta es analizada y procesada.

Dentro de las diferentes partes del diencéfalo podemos destacar los siguientes.

1. El hipotálamo

El hipotálamo se encuentra, como su nombre indica, justo debajo del tálamo, otra estructura importante del diencéfalo. Se encuentra en una ubicación muy céntrica dentro del cerebro, al igual que la glándula pituitaria a la que está asociada.

Las funciones del hipotálamo son varias de importancia vital para el funcionamiento del organismo, como la homeostasis -el mantenimiento de las condiciones normales, como las de temperatura corporal-, así como también juega un papel en el deseo sexual, el hambre y la sed. También participa en procesos del sueño y la memoria, así como en la función de las hormonas sexuales.

El hipotálamo se considera uno de los mayores centros de control endocrino del cuerpo humano. Las señales que esta parte del diencéfalo emite condicionan gran cantidad de hormonas del sistema endocrino, gracias a la liberación de hormonas que estas provocan en la hipófisis, también conocida como glándula pituitaria.

2. El tálamo

El tálamo se corresponde con una de las estructuras de mayor tamaño en el diencéfalo, conformada principalmente de materia gris, rica en cuerpos neuronales.

A través del tálamo pasan impulsos nerviosos desde el sistema nervioso central hacia el periférico y viceversa, siendo este el lugar donde se integran las señales sensoriales para su posterior interpretación en otras zonas del cerebro, como en la corteza.

Tálamo

El tálamo está relacionado con procesos importantes del pensamiento, como la consciencia, el sueño o la capacidad de alerta. De hecho, el trastorno hereditario del insomnio familiar fatal es una enfermedad en la que principalmente se degenera el tálamo, haciendo que el paciente acabe por perder su capacidad de dormir, provocando la muerte. Otros daños al tálamo pueden resultar, por ejemplo, en estados comatosos de diferente gravedad.

Además está relacionado con el hipocampo, una estructura de la corteza cerebral con funciones relacionadas con la memoria a largo plazo. El tálamo también facilita las labores relacionadas con la memoria espacial, que nos permite asociar eventos y características a lugares de nuestro entorno.

Otras funciones del tálamo incluyen también el control del ciclo sueño-vigilia (también conocido como ritmo circadiano), además de ser clave en procesos relacionados con la capacidad de atención, la consciencia y la regulación emocional.

3. Glándula pituitaria

La glándula pituitaria, también conocida como hipófisis, es un pequeño cuerpo glandular que se encuentra anexado al hipotálamo. Se encarga de traducir los impulsos neuronales que le llegan a través de la estructura diencefálica por su conexión con las neuronas hipotalámicas, en señales hormonales con efectos por todo el organismo y de mayor duración que los impulsos nerviosos.

Tiene conexión con el sistema límbico, encargado del control emocional, además de controlar otras partes importantes del sistema endocrino, como la glándula tiroides o las glándulas adrenales, así como también las gónadas, encargadas de producir las hormonas sexuales.

Otras funciones de la glándula pituitaria incluyen la secreción de hormonas que controlan el crecimiento, la presión sanguínea, el gasto energético, el control osmótico de los riñones, el control de la temperatura, el alivio del dolor, además de ciertos procesos relacionados con el embarazo y la lactancia.

4. El epitálamo

El epitálamo es una parte dorsal del diencéfalo, que está formada principalmente por las habénulas -núcleos celulares con funciones límbicas y motrices- y la glándula pineal. Tiene funciones importantes dentro del sistema límbico, conectándolo con otras partes del cerebro, que por ejemplo incluyen el control del ritmo circadiano a través de la glándula pineal.

Su posición céntrica en el cerebro llevó a algunos pensadores como René Descartes a asumir -de manera errónea- un rol de esta glándula como “asiento del alma”, teniendo supuestas funciones importantes en la memoria o las emociones.

Evolutivamente, la glándula pineal está relacionada con el ojo parietal, un órgano fotosensor que puede encontrarse en algunos reptiles y anfibios, que les permiten detectar con mayor precisión los cambios en la iluminación del ambiente.

El ritmo circadiano es un sistema de "reloj biológico" que marca los días y las noches de acuerdo con la luz solar. Varios factores de nuestro organismo están regulados por este reloj biológico, que no es único de los humanos ni tan solo de los organismos que presentan cerebro, ya que estos ritmos se han observado también en plantas, hongos y bacterias.

5. El subtálamo

El subtálamo es una estructura compleja situada en el tronco del encéfalo, formada tanto de estructuras de materia blanca rica en axones neuronales como de materia gris, compuesta principalmente de cuerpos neuronales. Se encuentra limitando la zona talámica del diencéfalo con la zona del tegmentum, que pertenece al mesencéfalo. Además, tiene una conexión lateral con el hipotálamo.

El subtálamo se encarga de integrar parte de la información motriz, especialmente aquellos aspectos involuntarios, gracias a su acción conjunta con el cuerpo estriado, parte del telencéfalo. Estos incluyen los reflejos o el mantenimiento de la postura.

El subtálamo también tiene relación con la regulación de la información óptica y vestibular -aquella que tiene que ver con el equilibrio-. Los trastornos que afectan al subtálamo suelen presentar síntomas motrices, como es el caso de la Corea de Huntington.

6. Retina y nervio óptico

El nervio óptico es una parte del diencéfalo, ya que se encuentra fijado a esta estructura cerebral. Al igual que la retina, estas estructuras visuales se forman a partir de células del diencéfalo embrionario, pero se diferencian del resto del tejido neuronal. Estas estructuras traducen la luz a impulsos nerviosos, que luego se analizarán en el resto del encéfalo.

El nervio óptico se encuentra fijado al diencéfalo y la propia retina se trata de una parte de células provenientes del diencéfalo embrionario.

Referencias bibliográficas

  • Gray, Henry (1858), Anatomy: Descriptive and Surgical, London: John W. Parker and Son
  • Hall, John E. (2011). Tratado de fisiología médica (Decimosegunda edición). Barcelona: Elsevier. pp. 714-716. ISBN 978-84-8086-819-8
  • Evarts, E V; Thach, W T (1969). "Motor Mechanisms of the CNS: Cerebrocerebellar Interrelations". Annual Review of Physiology. 31: 451–98. doi:10.1146/annurev.ph.31.030169.002315.
  • Zarranz JJ, Arteagoitia JM, Atarés B, Rodríguez-Martínez AB, Martínez-de-Pancorbo M, et al (2007). «Las encefalopatías espongiformes o enfermedades por priones en el País Vasco». GacMedBilbao 104 (2): 64-69. PMID 10371520. doi:10.1016/S0304-4858(07)74572-9.
  • Burgess, N., Maguire, E., & O'Keefe, J. (2002). The Human Hippocampus and Spatial and Episodic Memory. Neuron, 35(4), 625-641. doi:10.1016/s0896-6273(02)00830-9.
Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.