Cuerpo calloso del cerebro: anatomía, funciones y partes

Esta zona del cerebro actúa como una especie de puente entre ambos hemisferios.
Cuerpo calloso

El cuerpo calloso es una de las partes del cerebro más visibles y llamativas cuando se estudia el sistema nervioso humano.

Se trata de una estructura compacta que actúa como “puente” entre los hemisferios del cerebro, y está situada al fondo de la cisura interhemisférica y sobre el septum pellucidum y los ventrículos laterales.

Veamos cuáles son las características de este componente del encéfalo y qué funciones realiza.

¿Qué es el cuerpo calloso?

El cuerpo calloso es una estructura de forma alargada y dispuesta perpendicularmente con respecto a la cisura interhemisférica, de manera que cada uno de sus extremos se adentra en un hemisferio diferente.

Se trata, fundamentalmente, de un tracto nervioso compuesto por fibras comisurales. Veamos con más detalle qué significan estos términos.

El cuerpo calloso como tracto

Un tracto nervioso es un conjunto de neuronas que se proyectan en una misma dirección, manteniendo conectadas entre sí partes del sistema nervioso del sistema nervioso central.

Su estructura análoga en el sistema nervioso periférico son los nervios, que se parecen mucho a estos tanto en características estructurales como en sus funciones: mandar impulsos nerviosos de un lado a otro, para que la información de un núcleo de procesamiento de la información pase a otro y este la pueda seguir procesando y actuando en consecuencia.

De este modo, los tractos nerviosos tienen el aspecto de “fajos” de neuronas que viajan juntas, de manera más o menos paralela pero manteniéndose dentro de los límites de una formación compacta. Ahora bien, tanto el cuerpo calloso como el resto de tractos nerviosos comparten la característica de que están compuestos por algo llamado “materia blanca”.

Cuerpo calloso del cerebro

¿Qué significa esto? Más allá de describir el aspecto que tienen estas estructuras si las observamos a ojo (pues parecen bastante más pálidas que el resto de áreas del encéfalo), este término indica que la presencia de mielina en estas áreas es mayor.

La mielina es un conjunto de células nerviosas pertenecientes a la categoría de las células gliales que cubren el axón de las neuronas, es decir, su parte más alargada y que conecta el soma neuronal (el cuerpo de la neurona, el cual contiene su núcleo) con otras células nerviosas a las que es posible mandar un impulso nervioso. Su función principal es permitir que las señales eléctricas queden canalizadas y viajen más rápidamente alrededor del axón, al mantener este aislado de su entorno.

Así, el cuerpo calloso no está compuesto simplemente por grupos de neuronas amontonadas entre sí. Está compuesto por una agrupación de partes muy concretas de estas células: los axones, cuyo aspecto es blanquecino a causa de la mielina que los cubre, contrastando así con la materia gris que forma la corteza cerebral (en la que predominan los cuerpos de las neuronas, y no tanto los axones).

El cuerpo calloso como conjunto de fibras comisurales

Otra de las características que hemos visto acerca del cuerpo calloso es que contiene fibras comisurales. Esto significa, simplemente, que los fajos de axones que lo forman no viajan en cualquier dirección, sino que lo hacen en un sentido muy concreto: de un hemisferio cerebral al otro, en ambos sentidos.

Teniendo en cuenta que la anatomía del cerebro se caracteriza por la existencia de dos hermisferios cerebrales, uno a la izquierda y otro a la derecha, y que estos están relativamente aislados entre sí (al quedar separados en buena parte de su superficie por la cisura interhemisférica), ya podemos empezar a intuir que las fibras comisurales importan mucho, porque por ellas viaja información que solo dispone de unos puntos muy limitados para poder acceder al otro lado del cerebro.

Pero esto lo veremos de una manera más detallada en la siguiente sección.

Partes y estructura interna

A pesar de que a ojo el cuerpo calloso parezca una estructura compacta y relativamente homogénea, lo cierto es que es posible distinguir varias partes que lo componen.

Estas partes del cuerpo calloso son, en el orden que va del extremo más frontal al más occipital, el rostrum, el genu, el tronco y el esplenio.

1. Rostrum

El rostrum es el extremo del cuerpo calloso que queda más cerca de los lóbulos frontales, y se va estrechando a medida que se proyecta hacia la parte baja del septum pellucidum, la membrana que mantiene separados los dos ventrículos laterales. Mantiene una conexión relativamente directa con el quiasma óptico.

2. Genu

El genu, o rodilla del cuerpo calloso, se llama así porque crea una curva muy pronunciada hacia abajo y hacia atrás, de manera que queda un poco más cerca de los lóbulos cerebrales que el rostrum. Por ella cruzan fibras nerviosas que mantienen conectados las cortezas prefrontales del hemisferio izquierdo y derecho.

3. Tronco

El tronco está justo detrás del genu, y se conecta con el fórnix y con el área septal, de manera que las estructuras subcorticales pueden mandar información a ambos hemisferios.

4. Esplenio

El esplenio es fácil de distinguir del resto de partes del cuerpo calloso porque es el extremo trasero, que está pegado al istmo del giro cingulado y tiene una terminación redondeada. Tiene asociaciones nerviosas con los lóbulos temporales y occipitales de cada hemisferio, y con la glándula pineal.

Funciones

Cuerpo calloso del cerebro humano

Como se puede intuir por lo visto hasta ahora, la principal función del cuerpo calloso consiste en comunicar áreas del encéfalo entre las que hay una distancia relativamente grande, y que además se encuentran en áreas situadas en diferentes hemicuerpos. En comparación a otras estructuras del cerebro en las que predomina la materia gris, aquí no se procesa tanto la información, más bien es llevada de un lado a otro.

De este modo, es posible que el cerebro integre información que debe ser procesada en su conjunto teniendo en cuenta el trabajo hecho por grupos de neuronas ubicados a ambos lados del cerebro.

Además de esto, si cierta zona de un hemisferio cerebral queda lesionada, se cree que el cuerpo calloso permite que la función que antes realizaba esta zona incapacitada “migre” al otro lado del cerebro, y sea llevada a cabo por otros núcleos de células nerviosas situadas allí.

La callosotomía

La callosotomía es lo que ocurre cuando, en un contexto clínico o científico, se secciona el cuerpo calloso para que no pueda seguir comunicando ambos lados del cerebro. Esto es un cambio importante en el funcionamiento del sistema nervioso central, dado que aunque hay otras comisuras interhemisféricas, el cuerpo calloso es con diferencia la más grande.

En general, cuando esto ocurre (muchas veces, como último recurso a la hora de mitigar los síntomas de epilepsias muy severas) aparece lo que se conoce como síndrome de la desconexión callosa.

Entre sus síntomas principales encontramos los problemas de coordinación tanto motores (por ejemplo, vestirse) como de percepción del entorno, al quedar buena parte del cerebro dividido en dos mitades aisladas entre sí. Por ejemplo, puede aparecer el síndrome de la mano ajena, en la que se siente que una de las manos actúa siguiendo su propia voluntad, como si uno mismo no pudiera controlarla.

Referencias bibliográficas

  • Doron, K.W.; Gazzaniga, M.S. (2008). Neuroimaging techniques offer new perspectives on callosal transfer and interhemispheric communication. Cortex; A Journal Devoted to the Study of the Nervous System and Behavior. 44(8): pp. 1023 - 1029.
  • Kandel, E.R.; Schwartz, J.H. & Jessell, T.M. (2001). Principios de neurociencia. Madrid: McGraw-Hill Interamericana.
  • Von Plessen, K.; Lundervold, A.; Duta, N.; Heiervang, E.; Klauschen, F.; Smievoll, A.I.; Ersland, L.; Hugdahl, K. (2002). Less developed corpus callosum in dyslexic subjects—a structural MRI study. Neuropsychologia. 40 (7): pp. 1035 - 1044.
Adrián Triglia

Adrián Triglia

Psicólogo y escritor

Adrián Triglia (Barcelona, 1988) es psicólogo, divulgador y miembro del equipo de Edición de MedSalud, así como Director Editorial de la revista digital Psicología y Mente. Es coautor de los libros "Psicológicamente Hablando" y "¿Qué es la Inteligencia?".